Sur de la Florida

Drogas a domicilio: condenan a último miembro de red que distribuía opiodes por correo

Postal Service vehicles are parked behind a fence in this file photo.
Postal Service vehicles are parked behind a fence in this file photo. AFP/Getty Images

El último de los miembros de una red de narcotraficantes que utilizaba el Servicio Postal de EEUU (USPS) para importar y distribuir drogas fue sentenciado este viernes a 80 meses de prisión en el sur de la Florida, según la Fiscalía del Distrito Sur de la Florida.

Johan Stephen Paniagua, de 26 años, residente de Miami-Dade, ordenó en China varios kilogramos de análogos de fentanilo —una sustancia mucho más poderosa que la morfina— y pentilona, desarrollada en la década del 60.

Para recibir la droga, dicen los investigadores, Paniagua reclutó a Saul Rivera, de 33 años, un empleado de USPS.

Rivera sacaba los paquetes del Servicio Postal y luego los distribuía entre los narcotraficantes. Cuando Rivera no estaba trabajando, Paniagua utilizó a Jacqueline Santiago, trabajadora de USPS, para sacar la droga del correo. Ernest Lee Warren, de 40 años, trabajó como mula transportando la droga para Paniagua.

Rivera y Warren se declararon culpables de conspiración para poseer con la intención de distribuir el análogo de una sustancia controlada en el Estado. Recibieron 48 y 24 meses de prisión, respectivamente.

Santiago fue acusada de robo y sentenciada a finales de febrero a libertad condicional.

La investigación de esta red de tráfico de drogas fue realizada por la agencia South Florida High Intensity Drug Trafficking Area, establecida en 1990 y conformada por agencias federales, estatales y locales para evitar el tráfico de drogas y el lavado de dinero en la región.

“La epidemia de opioides es una emergencia nacional de salud que no se ignorará”, dijo la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan.

“La Oficina del Procurador de los Estados Unidos y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley siguen comprometidos con el procesamiento de personas que importan y distribuyen ilegalmente analgésicos recetados, incluidos opioides sintéticos como el fentanilo. El abuso sistemático de opioides representa un grave peligro para la seguridad de las personas”, añadió.

Fajardo alentó a los ciudadanos a que denuncien a los traficantes de drogas y opioides.


Antonio J. Gómez, Inspector Postal de la División de Miami, dijo que el Servicio de Inspección Postal continuará trabajando para detener el flujo de drogas en nuestra comunidad.

“Hacer cumplir las leyes que defienden el sistema de correo de la nación contra el uso ilegal, es el núcleo de nuestra misión”, afirmó.

“El fentanilo, originalmente recetado para combatir el dolor extremo asociado con el cáncer y los cuidados paliativos al final de su vida, se ha convertido en una de las drogas más mortíferas en la calle”, añadió Christopher D. Maston, directivo del Aeropuerto Internacional de Miami.


Las sobredosis de fentanilo “están aumentando” y sus víctimas “no conocen la edad, la demografía o la región geográfica”, alertó.

Siga a Mario J. Pentón en Facebook y Twitter: @mariojose_cuba.
  Comentarios