Sur de la Florida

Reina de Belleza se defendió con un bate. Dos años después del incidente, demanda a la Policía

Vanessa Barceló es una ex reina de belleza con dos títulos, uno en Miami Lakes, otro en Hialeah. Barceló, sin embargo, está más orgullosa del éxito que ha obtenido como empresaria.

La joven dijo que ha trabajado muy duro para sacar adelante su negocio de tortas personalizadas para diferentes tipos de fiesta, tanto bodas como cumpleaños, y hacerle publicidad por internet a sus productos. Sin embargo, en los dos últimos años, dijo, la vida no ha sido precisamente dulce para ella.

La internet no ha olvidado el sonado incidente que tuvo con un bate hace dos años. La ex Miss Miami Lakes fue arrestada por la policía de Hialeah durante una fiesta de Navidad que celebró en su casa, tras haberla acusado de pegarle en la cara a un visitante con un bate Nike de aluminio.

La historia de 2016 se convirtió en viral junto con una foto que le tomó la policía vestida con un ridículo suéter de muñecos de nieve, que era el tema de la reunión navideña. Desde entonces, dice Barceló, ha sido bombardeada con irónicos y burlones comentarios en sus páginas de Instagram, Facebook y YouTube, y su negocio no ha parado de tener dificultades.


“Si te sale mal un pastel, ¿también tomas un bate y le pegas”, dice uno de los comentarios. Ahora, el abogado que representa a Barceló presentó un aviso de intención para demandar a la Ciudad de Hialeah, al departamento de policía y al agente que la arrestó, argumentando que se le violaron sus derechos civiles, lo que ha arruinado su reputación y dañado su negocio.

Barceló ha debido soportar “la pérdida de muchas oportunidades de trabajo, angustia y sufrimiento mental, humillación y miedo”, según el aviso. En realidad, nunca le pegó a nadie con el bate, testificaron Barceló y varios testigos durante una audiencia en julio, sino que apuntó con el bate a un invitado que estaba borracho y ella creyó que iba a agredir a su prima —también embriagada— que estaba en un dormitorio del piso superior.


Los fiscales estuvieron de acuerdo y retiraron el cargo, en tanto un juez de Miami determinó que Barceló actuó en defensa propia cuando le pegó una cachetada al hombre en su propiedad, y le desestimó el cargo. “Todavía hay muchos que piensan que le pegué con un bate”, dijo Barceló. “Y que me salí con la mía”.

James DeMiles, abogado de Barceló, presentó recientemente un aviso de intención para demandar a la ciudad, al departamento de policía y al agente Nicholas López. Bajo las leyes de la Florida , Barceló debe esperar seis meses para presentar la demanda federal.

Un portavoz de la policía de Hialeah, así como funcionarios de la ciudad, no quisieron comentar sobre el caso. Por lo general, la policía está inmune a demandas que tienen que ver con arrestos. Sin embargo, el equipo legal de Barceló se está apoyando en un enfoque nuevo que se basa en los términos de la controversial ley de la Florida Defiende tu Territorio (Stand Your Ground), que ordena que la policía debe determinar “causa probable de que la fuerza que se empleó fue ilegal”.

Según el aviso, el agente López llevó a cabo “una investigación muy deficiente” sobre el incidente. “De haber hecho lo que estaba obligado a hacer, la vida de esta mujer no se habría echado a perder”, dijo.

La noche del 21 de diciembre de 2016, Barceló celebraba una fiesta navideña en su casa para hacerle promoción a su compañía. Invitó a amigos, familiares y vecinos, así como a Dave Duperon, un DJ de la estación Power 96 radio que conoció a través de una amiga.

Barceló dijo que cuando Duperon llegó esa noche a su casa, ya llegó borracho y de inmediato empezó a comportarse agresivamente, lanzándole licor a los demás invitados. A la sazón, su prima de 26 años se embriagó tanto que se quedó dormida en un sofá de la sala. Según testigos que testificaron en la audiencia, Duperon trató de llevarla a un baño del primer piso, pero Barceló la volvió a llevar al sofá. Momentos después, dijeron los testigos, Duperon se llevó a la mujer en los hombros hacia el dormitorio principal del segundo piso.

Cuando Barceló subió, se encontró a Duperon cuando trataba de quitarle la blusa a la muchacha, tras decir que solo quería meterla bajo la ducha. Barceló intervino y bajó para buscar a dos amigos que la ayudaran, pero Duperon había cerrado la puerta de la habitación y enseguida ella supo las intenciones que tenía.

El grupo le exigió a Duperon que se fuera de la casa y fue entonces que se desató una pelea. Duperon comenzó a insultar y a maldecir a Barceló y a dos de sus amigas mientras bajaba las escaleras para marcharse de la casa, le dijeron testigos al juez.

Durante la reyerta, Barceló se apoderó del bate de softbol que tenía en un armario y lo amenazó con él. “Le dije que se fuera”, dijo Barceló. Los testigos dijeron que Duperon le arrebató el bate a Barceló, salió de la casa y se puso a dar batazos en el aire contra varias personas.

Un guardia de seguridad de la urbanización llegó y le quitó el bate. Un amigo de Barceló le pegó a Duperon en la cara y lo tiró al suelo. Después, cuando trataba de incorporarse, Barceló le pegó una cachetada. El juez dijo que Barceló tenía justificación en creer que Duperon podría “empeorar la situación” y amenazarla a ella o a otros invitados.

Barceló afirma que cuando llegaron los patrulleros se negaron a escuchar su versión de los hechos, y la arrestaron, acusándola de haber agredido a Duperon. A pesar de que la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade concluyó que Barceló nunca golpeó a Duperon con el bate y le retiró las dos acusaciones, la idea de que le pegó con el bate aún continúa.

Tras el aparatoso incidente, su negocio ha ido en picada. El video ha sido visto más de 2.5 millones de veces. Barceló dijo: “A la gente le gusta ver la desgracia de otros”.

  Comentarios