Sur de la Florida

¿Tiene pensado pasar unas vacaciones de primavera enloquecidas? Entonces, no venga a Miami Beach, advierte la policía

Estudiantes se divierten en South Beach en marzo de 2015.
Estudiantes se divierten en South Beach en marzo de 2015. Miami Herald

Si piensa que pasar unas vacaciones de primavera perfectas incluye tragos de tequila en la playa, música estridente de su automóvil a las cuatro de la madrugada y fumar marihuana en público, entonces Miami Beach no es el lugar ideal para usted.

Este es el mensaje que el Departamento de Policía de la ciudad le envió esta semana a estudiantes universitarios en cartas donde advierte que —después de unas vacaciones de primavera llenas de todo tipo de problemas el año pasado— la isla tiene planeado una política de cero tolerancia con cualquier comportamiento que afecte la calidad de vida de los residentes.

“En los últimos años, Miami Beach se ha visto plagada de una conducta inadmisible por parte de los estudiantes universitarios durante las vacaciones de primavera, a tal punto que ahora debemos tomar medidas más severas para solucionar esa situación”, escribió en varias cartas Daniel Oates, jefe de la Policía, dirigidas a universidades, fraternidades y hermandades de todo el país.

“De modo que le pido que nos ayuden a compartir con los estudiantes el siguiente mensaje: ‘Si viene a Miami Beach a pasar las vacaciones de primavera, debe obedecer nuestras leyes. Si no lo hace, entonces será arrestado’ ”.

Las cartas, que se mandaron a la administración de las universidades más grandes de la Florida y Georgia, a muchas universidades en otros estados, y a todas las organizaciones nacionales de hermandad y fraternidad— forman parte de una nueva estrategia que la ciudad espera que sirva para controlar mejor los ruidosos días de vacaciones de primavera.

Esta semana, la Policía envió más de 200 cartas y tiene planeado mandar más, señaló Oates. Igualmente, Miami Beach podría pagar anuncios en las redes sociales para compartir información con los estudiantes universitarios sobre las reglas de la ciudad.

Mientras muchas ciudades le dan la bienvenida a la muchedumbre que acompaña a las vacaciones de primavera como un impulso para aumentar la industria turística, Miami Beach se ha convertido en un destino estudiantil demasiado popular.

El año pasado, durante el sábado más enloquecido de la temporada de vacaciones de primavera, la zona de entretenimiento de South Beach se vio absolutamente abrumada. Una gran confusión por ruidos enormes que algunos visitantes confundieron por disparos, provocó una estampida en una Ocean Drive repleta.

Preocupada por la gran cantidad de personas que abarrotaban las calles, la policía cerró temporalmente el viaducto MacArthur a los vehículos que querían entrar. Los residentes también se han quejado de que la diversión ha escapado de las manos, y han mencionado el consumo cada vez mayor de marihuana, las borracheras, y el orinar en público.

Algunos estudiantes universitarios fueron arrestados por delitos como beber en sitios públicos durante las vacaciones de primavera del año pasado, según reportes de arresto que se pudieron obtener. Oates dijo que no tiene a mano las estadísticas de los arrestos durante vacaciones de primavera, pero dijo que la cifra de detenciones no da una idea correcta de toda la situación.

El sábado en que la policía tuvo que cerrar el tráfico en el viaducto MacArthur, por ejemplo, Oates dijo que tal vez no se hicieron muchos arrestos ya que los agentes se concentraron en controlar el tráfico y la multitud. Ninguna de las ideas para solucionar los problemas que plantearon los funcionarios de la ciudad llegó a concretarse, pero Miami Beach tomó medidas para solucionar la lluvia de quejas que se recibieron.

En abril, la policía anunció un operativo para detener a los conductores que ponían la música en un volumen muy alto. Los violadores que se negaron a bajar el volumen después de una primera advertencia fueron arrestados, dijo la policía. La Comisión de Miami Beach votó a favor de prohibir el alquiler de motonetas en el mes de marzo, durante el momento más álgido de las vacaciones, tras argumentar problemas de seguridad, ya que los conductores se desplazaban a gran velocidad, entrando y saliendo del tráfico y apoderándose de las sendas destinadas a las bicicletas.

Ese comportamiento, que ocurre gran parte del año, se convierte en más peligroso cuando las calles están llenas de personas, argumentaron los que propusieron la prohibición. De igual modo, Miami Beach aumentó el presupuesto para pagos de horas extras del Departamento de Policía durante eventos especiales, lo que quiere decir que el próximo año los visitantes verán más agentes en la calle que el año anterior, dijo Oates.

“El mensaje de nuestra comunidad y nuestros funcionarios se debe a que el año pasado el desorden fue tan grande que no estamos dispuestos a volver a tolerar semejante caos”, dijo Oates.

  Comentarios