Sur de la Florida

Proponen nuevas regulaciones para popular deporte acuático en Miami Beach

Luco Romero vuela sobre las olas de Miami Beach.
Luco Romero vuela sobre las olas de Miami Beach. dvarela@miamiherald.com

Una tarde ventosa de octubre, media docena de entusiastas de tabla-cometa (kiteboarding) disfrutaban saltando sobre las olas de Miami Beach, volando encima del agua con cometas de vistosos colores.

En los últimos tiempos, este deporte ha crecido enormemente en popularidad en la isla, pero no ha sido sujeto de muchas regulaciones. Ello ha provocado algunas tensiones entre quienes lo practican y los residentes que viven cerca de un popular sitio de lanzamiento que queda en el muelle de la calle 25.

Después que el año pasado, un deportista le pegó con la tabla a un bañista en la cabeza, los residentes de los edificios cercanos se quejaron de que el deporte pone en peligro a los visitantes de la playa. En marzo, la Comisión de Miami Beach discutió prohibir la tabla-cometa de todos los lugares de la playa, excepto tres, pero respaldó la propuesta en medio de protestas de los amantes de este deporte.

Funcionarios de la ciudad decidieron presentar nuevas regulaciones. Las nuevas reglas, que los comisionados discutirán este miércoles, le prohibirían a los deportistas lanzarse al aire desde el sur de la calle 29, salvo por una pequeña sección de playa en la calle 25, y le exigiría a los más experimentados que soliciten un permiso.

Para poder calificar para el permiso, los deportistas necesitarían una certificación de Nivel 3 de la Organización Internacional de Tabla-cometa, un nivel intermedio que exige un promedio de ocho horas de lecciones, o un certificación equivalente. Los principiantes tendrían que tomar las lecciones en un tramo de la playa, cerca de la calle 76.

De igual modo, los deportistas tendrían que estar por lo menos a una distancia de 50 pies de los bañistas y al menos entre 200 y 300 pies de la orilla, según la hora del día. “Lo que queremos es dejar que esta actividad siga en aumento”, dijo el comisionado Mark Samuelian, que patrocinó la legislación.

Samuelian dijo que las nuevas reglas se establecieron tras escuchar las opiniones de los entusiastas locales para “asegurarse de que esta actividad se practique de una forma que no perjudique a nadie”. Las reglas propuestas fueron aprobadas de forma unánime en una votación que se celebró en septiembre.

Gloria Bello, de 76 años, y residente del condominio Club Atlantis que queda cerca del lugar de lanzamiento de la calle 25, dijo que le agrada la idea de que la ciudad haya decidido regular el deporte. “Mi esposo y yo somos personas de más de 75 años y cuando vamos a la playa y vemos todas esas cosas volando, nos da miedo que nos puedan golpear”, dijo Bello.

La Asociación de Tabla-cometa de Miami Beach también participó en el establecimiento de las nuevas reglas. Desde hace años, la asociación lleva pidiendo que haya regulaciones, dijo su presidente Roman Wunderlich, con el fin de asegurar de que el deporte se practique de forma segura.

Sin embargo, a Wunderlich le preocupa que la exigencia de que los fanáticos de la tabla-cometa se mantengan a 300 pies de la orilla pueda hacer que el deporte se vuelva más peligroso, Bajo las reglas propuestas, los deportistas tienen que estar a 300 pies de la orilla cuando los salvavidas están trabajando, ya que es en ese momento en que hay más bañistas en el agua, y a 200 pies de la orilla cuando no estén.

Los salvavidas trabajan en Miami Beach de 9 a.m. a 7 p.m. en los meses de verano, y de 9 a.m. a 5 p.m. en el invierno. Hace poco, John Rosarky, otro amante de este deporte, estaba tomando un descanso bajo una carpa cerca de la calle 25. Cuando se le preguntó qué pensaba, Rosarky dijo que no le molestaría solicitar un permiso, pero no le gusta la idea de permanecer a 300 pies de la orilla. Las olas rompen cerca de la orilla, dijo, y es allí donde los entusiastas de la tabla-cometa encuentran la mejor acción.

Se trata de una preocupación que comparte James Speirs, piloto comercial de aerolíneas que lleva practicando el deporte desde hace cinco años. “No es un campo de football, estamos hablando del mar”.

El Departamentos de Códigos de la Miami Beach se encargaría de hacer cumplir las nuevas reglas, excepto las restricciones sobre quién puede dar lecciones de tabla-cometa. Bajo las nuevas reglas, dar lecciones de tabla-cometa sin permiso de la ciudad sería un delito que susceptible de ser multado y se podría condenar a la persona que lo cometa hasta 30 días de cárcel.

Los violadores de las otras restricciones podrían enfrentar multas que comienzan en $500 por la primera vez y llegarían hasta $5,000 por varias violaciones dentro de un lapso de seis meses.

  Comentarios