Sur de la Florida

Demandan a maestro y guardia de seguridad por presunta agresión a estudiante en escuela de Miami Beach

Estudiantes salen de la escuela el último día del año 2010-2011 en Fienberg-Fisher K-8 Center en Miami Beach.
Estudiantes salen de la escuela el último día del año 2010-2011 en Fienberg-Fisher K-8 Center en Miami Beach. Miami Herald

En febrero de este año, se desató una pelea entre dos estudiantes en la cafetería del Centro Fienberg-Fisher K-8, localizado en Miami Beach.

Un chico le lanzó agua a otro muchacho que respondió tirándole leche. Un maestro sustituto tomó medidas disciplinarias contra los dos. Sin embargo, al día siguiente, el maestro del chico de octavo grado que lanzó la leche decidió tomar el asunto en sus manos, de acuerdo con una demanda que se presentó en una Corte de Circuito del Condado Miami-Dade.

El maestro golpeó la cabeza del niño cinco veces contra su escritorio y lo tiró al suelo. Después, un guardia de seguridad lo llevó a otra habitación. “¡Te tocó la hora de la cárcel, perra!”, le gritó el guardia.

“¡Bienvenido a Fienberg, perra!”. En la demanda, que reportó primero el Miami New Times, se acusa al maestro, José Arenas, y al guardia de seguridad, Angel Martínez, de agresión y de golpiza, al Distrito Escolar de Miami-Dade de negligencia, y a las tres partes involucradas de provocarle al menor problemas emocionales.

Los dos empleados le pidieron al abogado de la Junta Escolar que los represente en el caso, una petición que tiene que ser aprobada por la Junta Escolar en la reunión programa para el 21 de noviembre. Arenas y Martínez todavía aparecen en documentos del Distrito como empleados de Fienberg-Fisher.

Arenas, de 56 años, enseña a estudiantes con problemas emocionales y de comportamiento y trabaja en el distrito desde hace 30 años. Por su parte, Martínez, de 39 años, es empleado del distrito desde hace cinco años. Arenas no quiso hablar y refirió las preguntas al abogado de la Junta Escolar, quien a su vez las refirió al distrito. Martínez no devolvió una llamada que se le hizo para saber qué tenía que comentar de todo el asunto.

“Cuando el pasado curso escolar salieron a la luz las alegaciones, se revisó el incidente y posteriormente se rechazó, ya que las declaraciones de los testigos no corroboraron las afirmaciones”, escribió en un correo electrónico Jackie Calzadilla, portavoz del Distrito.

Calzadilla no quiso hacer más comentarios ya que hay un litigio pendiente, pero agregó que ni Arenas ni Martínez “han reportado problemas con el Distrito”. En la demanda se dijo que el niño, identificado únicamente como J.A.F., y a quien se le ha diagnosticado desorden de déficit de atención y desorden de hiperactividad, así como ansiedad severa y depresión , asistió a Fienberg-Fisher para recibir servicios de educación especial. Su madre, Alma Félix, presentó la demanda a nombre del menor.

Después que el niño fue lanzado al suelo, se dice en la demanda, Arenas le ordeño al niño que se quitara los zapatos, calcetines y suéter. Luego le pidió al niño que le pidiera disculpas al aula y dijera: “Siento ser un niño malo”, según la demanda. Después, Arenas y Martínez llevaron al niño de alumno a alumno mientras lo insultaban.

“Cuando terminó la tortura contra J.A.F., el chico quedó golpeado, ensangrentado, abusado, traumatizado; con daños en los dientes y otras lesiones”, se afirma en la demanda. El niño declaró que no se siente a salvo y no ha regresado a la escuela.

  Comentarios