Sur de la Florida

El pez de la discordia: ¿Cómo esta tilapia de $6 terminó costando $500?

Michael Leaming se enfrenta a un pescador en Crescent Lake Park antes de arrojar un pez que capturaron al lago en un video que se volvió viral.
Michael Leaming se enfrenta a un pescador en Crescent Lake Park antes de arrojar un pez que capturaron al lago en un video que se volvió viral.

Un pez moribundo saltaba sobre la cubierta caliente de un puente. Un defensor de los animales pedía tirarlo al agua como un acto de bondad. El estado lo clasificó de robo.

¿El valor del pez más famoso de San Petersburgo, en Florida? Alrededor de $6.

Ahora, Michael Leaming tendrá que pagar una multa de $500 y costos judiciales después de que un juez lo declaró culpable de privar a Robert Hope de su cena al lanzar una tilapia en Crescent Lake en julio del 2017.

Un video de la discusión en Crescent Lake Park se volvió viral y se difundió en varias plataformas de redes sociales en todo el mundo, con millones de visitas. La Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida remitió el caso a la Oficina del Fiscal del Estado. Al principio, el estado acusó a Leaming de “interferencia con la captura de peces”.

Pero el jueves por la noche, un día antes del juicio sin jurado en el Tribunal de Circuito de Pinellas-Pasco, el estado cambió su cargo por el de robo de menor cuantía.

Los fiscales descubrieron que el cargo por interferencia solo se aplica en las aguas estatales, no en una propiedad de la ciudad como Crescent Lake, dijo el portavoz del fiscal estatal Frank Piazza. Los otros dos cargos que la Comisión había recomendado eran la asalto, por sacar el pescado de debajo de los pies de la esposa de Hope, y robo. La acusación de robo parecía más apropiada, dijo Piazza.

Hope iba a cocinar el pescado para la cena esa noche. Un investigador de vida silvestre testificó que, por el tamaño del pescado y el precio por libra de la tilapia en el mercado, el pescado valía alrededor de $6.

El incidente ocurrió en un día caótico en el condado de Pinellas cuando activistas de animales, incluida la familia Leaming, protestaron en un restaurante Chick-fil-A de Pinellas Park. Su objetivo era difundir el mensaje “no es comida, es violencia”.

Después de ese tumulto, los Leamings dijeron que se dirigieron a Crescent Lake Park y estaban discutiendo otros asuntos. Dijeron que Landon Leaming, ahora de 10 años de edad, vio a Hope y a su hijo pescando desde una plataforma de concreto en el lago.

Hope pescó una tilapia y se dio cuenta de que había olvidado el cubo que normalmente usa para poner lo que pesca, testificó, así que le pidió a su hijo Christopher que regresara al auto y lo buscara. Landon Leaming vio el pez saltando sobre la plataforma de concreto y le preguntó a su padre si podía decirles algo.

“Le dije que no se preocupara por eso, que los dejara en paz”, declaró Leaming el viernes. Pero su hijo estaba molesto, por lo que le permitió acercarse a los hombres y decir: “¿Sabías que los peces sienten dolor?”.

Michael Leaming entonces le preguntó: ¿y si se trata de un perro o un niño en el concreto? El pescador seguía intentando ignorarlo. Pero la esposa de Hope, Brenda Hope, intervino. Se paró sobre el pez mientras trataba de desenredar un larguero, usado para sumergir peces en el agua. Leaming se agachó, agarró el pez y lo arrojó de nuevo al agua, gritando: “¡Llama a la policía! Acabo de salvar la vida de un pez, ¿qué tal eso?”.

Los fiscales reprodujeron el video en el tribunal mientras Landon Leaming observaba atentamente. En un momento dado se apoyó en los codos cuando su padre decía: “¿Van a dejar que este pez muera de esta manera?”.

En su argumento final, el fiscal Joshua Foutz señaló que muchos pescadores simplemente dejan sus peces en la cubierta hasta que el final del día y que “esto no fue más que un espectáculo de las creencias políticas [de Leaming]”.

Pero el abogado defensor Peri Sedigh dijo: “Esto no fue un robo, fue un rescate”.

El juez Robert Dittmer reconoció que las personas se apasionan por los problemas, pero dijo que el estado les ha otorgado a los pescadores el derecho de pescar en sus aguas. Señaló que los pescadores comerciales a menudo ponen sus pescados en el hielo de inmediato, donde los peces mueren. Su temor era que dejar esta puerta legal abierta, pudiera llevar al sabotaje de los barcos de pesca.

  Comentarios