Sur de la Florida

Mujer acusa a Wells Fargo de discriminación cuando cajera se niega a cambiarle un cheque

Una sucursal bancaria de Wells Fargo en Nueva York el 5 de enero de 2018.
Una sucursal bancaria de Wells Fargo en Nueva York el 5 de enero de 2018. Bloomberg

Todo lo que Satara Monroe quería era cambiar el cheque de su trabajo, hacer una escala en el supermercado y regresar a su casa. Sin embargo, sus planes se vieron arruinados cuando la cajera de un banco Wells Fargo de Pompano Beach la acusó de cometer fraude.

Las diligencias que Monroe estaba haciendo se convirtieron en un interrogatorio de una hora de duración por parte de la policía, según una demanda que presentó el 5 de noviembre en una corte federal del sur de la Florida. “Sentí que era el blanco de un ataque”, le dijo Monroe el lunes al Miami Herald.

“No había nadie que fuese acosada de la forma en que me acosaron a mí”. Michelle Palomino, portavoz de Wells Fargo, dijo en una declaración: “Wells Fargo se opone a una discriminación de cualquier tipo, y rechaza enérgicamente las alegaciones de la señora Monroe”.

Monroe, de 40 años, que es afroamericana, dijo que buscó la ayuda de un abogado después de enterarse de historias similares sobre afroamericanos discriminados al hacer transacciones en Wells Fargo. Monroe dijo que quería que el banco “asumiera la responsabilidad” de lo que le ocurrió aquel día de febrero de 2015.

Según Yechezkel Rodal, abogado de Monroe, su clienta, que trabaja en una firma de mercadotecnia, fue a una sucursal Wells Fargo en Pompano Beach para cambiar su cheque y debió presentar dos tarjetas de identificación ya que no es cliente del banco. De igual modo, dejó una huella digital en el cheque, una práctica habitual para las personas que no son clientes.

El cheque estaba a nombre de una cuenta de Wells Fargo. Rodal dijo que lo que pasó después es algo indignante. “La cajera le dijo a la señora Monroe que no podía cambiarle el cheque y se lo devolvió”, escribió Rodal en la demanda.

De acuerdo con la demanda, la cajera, una mujer de la raza blanca, le dijo a Monroe que llamó al dueño de la firma para verificar, y que éste le dijo que el cheque era fraudulento. Monroe llamó a su jefe, y le dijo que nunca recibió ninguna llamada de Wells Fargo. El jefe habló incluso por teléfono con la cajera, a solicitud de Monroe, pero aun así, Monroe fue llevada a una oficina por el gerente de la sucursal.

Una vez en la habitación, por lo menos cuatro agentes de la policía de Broward (BSO) la confrontaron, dijo Monroe. Mientras tanto, el jefe de Monroe fue al Wells Fargo en Tamarac para tratar de aclarar la situación.

Después se dirigió al banco donde estaba Monroe. Poco después, el banco le dio la aprobación a Monroe y la mujer pudo cambiar su cheque. Con anterioridad, Wells Fargo ha sido acusado de acciones similares por otras minorías, dijo Rodal.

  Comentarios