Lilly Cassirer, fotografiada junto a su nieto Claude, poseía una valiosa pintura de Pissarro en Berlín en la década de 1930. La pintura impresionista, a la derecha, se la llevaron los nazis en 1939 y ahora está en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza en Madrid.
Lilly Cassirer, fotografiada junto a su nieto Claude, poseía una valiosa pintura de Pissarro en Berlín en la década de 1930. La pintura impresionista, a la derecha, se la llevaron los nazis en 1939 y ahora está en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza en Madrid. Fideicomiso de la familia Cassirer/Archivo.
Lilly Cassirer, fotografiada junto a su nieto Claude, poseía una valiosa pintura de Pissarro en Berlín en la década de 1930. La pintura impresionista, a la derecha, se la llevaron los nazis en 1939 y ahora está en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza en Madrid. Fideicomiso de la familia Cassirer/Archivo.