Sur de la Florida

‘Lo que le pasó a mi hermana no fue coincidencia’. Demanda busca respuestas por muerte de Stefaniak

Una venezolana de Miami “se esfumó” de una casa de alquiler Airbnb en Costa Rica

Una mujer de Miami ‘desaparece’ de la casa de alquiler Airbnb donde se hospedaba durante un viaje a Costa Rica. La desesperada familia necesita la ayuda del público.
Up Next
Una mujer de Miami ‘desaparece’ de la casa de alquiler Airbnb donde se hospedaba durante un viaje a Costa Rica. La desesperada familia necesita la ayuda del público.

La familia de Carla Stefaniak, la mujer del sur de la Florida que fue asesinada en Costa Rica el mes pasado, presentó una demanda el jueves contra Airbnb, según indican documentos legales.

Stefaniak, residente de Hallandale Beach, fue asesinada en Costa Rica mientras estaba de vacaciones celebrando su 36 cumpleaños el 28 de noviembre.

Bismarck Espinosa Martínez, una nicaragüense de 32 años que había emigrado a Costa Rica solo seis meses antes, está detenido bajo sentencia preventiva de tres meses después de que las autoridades lo nombraran como el principal sospechoso.

Martínez era un guardia de seguridad en el complejo de Airbnb donde Stefaniak desapareció. El cadáver de la mujer, parcialmente desnudo, fue hallado enterrado a medias y envuelto en plástico, dijeron los investigadores.

La demanda, presentada en el Tribunal del Condado de Hillborough por los hermanos de Stefaniak, Mario Caicedo y Carlos Caicedo Jr., presenta a Airbnb como el acusado, así como a Villa le Mas, el complejo de apartamentos de Airbnb que Stefaniak permaneció en el barrio de Escazu, en San José, la capital costarricense.

carla stefaniak 4.jpg
Carla Stefaniak, residente de Hallandale Beach, al norte de Miami, fue asesinada en Costa Rica mientras estaba de vacaciones en una residencia de Airbnb. Cortesía de Laura Jaime.

El documento, que se refiere a Martínez como un “depredador”, dice que Airbnb y Villa le Mas actuaron de manera negligente porque no hicieron una verificación de los antecedentes de Martínez, quien carecía de documentación y autorización legal para ese empleo o incluso para su “presencia física” en Costa Rica.

La demanda también dice que los acusados fueron negligentes porque le dieron a Martínez la autoridad para abrir cualquier unidad de alquiler, a su conveniencia, sin permiso ni supervisión.

Airbnb y Villa le Mas no estaban disponibles el sábado por la noche para hacer comentarios

12_6_Stefaniak_LR (4 of 12).jpg
Villa Le Mas es la propiedad de alquiler de Airbnb en la que se alojó Carla Stefaniak durante su viaje a Costa Rica para celebrar su cumpleaños en noviembre del 2018. Alexander Villegas.

“[Airbnb y Villas le Mas] sabían o deberían haber sabido del peligro potencial de facilitar el acceso no supervisado de Martínez a las invitadas vulnerables en un entorno privado”, dice la demanda. “[Ellos] tenían el deber de mantener sus instalaciones en condiciones razonablemente seguras, y cuidar razonablemente la seguridad de Stefaniak y protegerla de una conducta criminal razonablemente previsible por parte de terceros, empleados y agentes”.

En la demanda, los hermanos de Stefaniak dicen que Airbnb debería haber advertido a los turistas sobre los riesgos y peligros en Costa Rica después de que la Oficina de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado de Estados Unidos publicara un aviso de viaje en abril, considerando a Costa Rica como un “lugar de alta amenaza por delitos”.

“Lo que le pasó a mi hermana no fue una coincidencia”, le dijo el sábado al Miami Herald el hermano de Stefaniak, Mario Caicedo. “Alguien tiene que asumir la responsabilidad. Hay muchas partes sueltas aquí y, por supuesto, la primera persona que necesita asumir responsabilidad es ese asesino, luego el hotel que le dio un trabajo y las entidades que se comprometieron a mantenerla a salvo, pero no lo hicieron”.

Según el Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica, el brutal asesinato de Stefaniak pudo haber sido “motivado sexualmente, pero no dieron más explicaciones.

Stefaniak llegó al país centroamericano el 22 de noviembre. La última vez que se supo de ella fue la noche del 27 de noviembre, y no abordó un vuelo al aeropuerto internacional de Fort Lauderdale-Hollywood al día siguiente.

Después de una búsqueda internacional que se extendió a través de las redes sociales con el hashtag #FindingCarla, el cuerpo de Stefaniak fue encontrado el 3 de diciembre con un cuello roto y puñaladas. Le habían cortado la garganta y tenía un fuerte golpe en la cabeza, dijeron las autoridades de Costa Rica. Los investigadores dijeron que había sido enterrada parcialmente y envuelta en plástico a unos 1,000 pies de donde se encontraba.

Carlos Caicedo habló en una conferencia de prensa en la capital de Costa Rica, San José, donde su hija Carla Stefaniak se había ido de vacaciones para celebrar su cumpleaños número 36.

  Comentarios