Sur de la Florida

Un trabajo la hizo invisible y una película la sacó de la sombra. El impacto de ‘Roma’ en Miami

Trabajadoras del hogar hablan sobre el filme Roma

Las trabajadoras del hogar de Miami consideran que el filme Roma, de Alfonso Cuarón, contribuye a que se valore más su trabajo y el amor que le dan a las familias que las emplean.
Up Next
Las trabajadoras del hogar de Miami consideran que el filme Roma, de Alfonso Cuarón, contribuye a que se valore más su trabajo y el amor que le dan a las familias que las emplean.

El secuestro de sus dos hijos y el asesinato del mayor, de 17 años, por pandilleros, fue lo que llevó a Reina Gómez a dejar Honduras para venir a Estados Unidos hace 15 años.

Sin hablar inglés y “sin papeles”, Gómez, que tiene una licenciatura en educación social de su país, no le quedó otra alternativa en Miami que sumarse a ese ejército de mujeres “invisibles” que cuidan a los niños, limpian la casa y dejan la comida lista para cuando lleguen sus empleadores. Ellas son las trabajadoras del hogar.

Esa labor tan importante, que mantiene en funcionamiento la vida de una casa a la vez que permite a los padres irse a su empleo con tranquilidad sabiendo que sus hijos están bien cuidados, no es suficientemente reconocido, tanto por la sociedad como por la legislación vigente en Estados Unidos.

Por eso muchas trabajadoras del hogar consideran que la película Roma, del director Alfonso Cuarón, las ha sacado de las sombras al elegir como protagonista a Cleo, una joven índigena del interior de México que trabaja como empleada en la casa de una familia de clase media, en la colonia Roma de la capital, en los años 1970.

“La película refleja que no se valora el trabajo del hogar como un trabajo, y también nos saca a la luz”, dice Gómez, que se siente identificada con el personaje.

Roma, favorita para la temporada de premios en Hollywood, ya ganó el Globo de Oro a la mejor película extranjera y al mejor director el 6 de enero, y una semana después se alzó con cuatro premios más en los Critics’ Choice Awards.

romaempleadas2.jpg
El director mexicano Alfonso Cuarón, con Yalitza Aparicio y Marina De Tavira, que interpretan a las protagonistas de ‘Roma’, ganador del Globo de Oro al Mejor director y a mejor película extranjera, el 6 enero de enero, en Los Angeles. Charley Gallay Getty Images for Netflix

Como Cleo, Gómez vivió el divorcio de una de sus empleadoras, ofreciéndole su apoyo y simpatía, y también su discreción. Como Cleo, ha querido a los niños de sus empleadores como suyos, lo que le ha dado fuerzas para seguir adelante sin los hijos propios.

Roma da a conocer que nosotros amamos a sus hijos, pero a la vez guardamos el sufrimiento de que no estamos con los nuestros”, añade la hondureña, que al venir a Estados Unidos dejó a su hija de 11 años al cuidado de su madre.

Un sector sin protección laboral

En Estados Unidos hay 2.5 millones de trabajadoras domésticas, un 70 por ciento de ellas gana menos de $13 por hora y un 65 por ciento no tiene seguro médico, según datos de la Alianza Nacional de Trabajadores del Hogar, cuya directora ejecutiva, Ai-jen Poo, fue invitada especial de Cuarón a los Globos de Oro.

Este sector, que comprende también a las personas que se encargan de cuidar a niños y ancianos, está sin protección porque son trabajos informales en los que por lo general no existen contratos que reflejen los derechos laborales. A su vez las trabajadoras del hogar han quedado excluidas de las legislaciones laborales aprobadas en Estados Unidos en diferentes épocas.

“Nuestro trabajo no es fácil, cuidar un niño, poner orden en una casa no lo es. Cuando nosotros llegamos a una casa, hay un antes y un después”, señala Gómez, que ya logró legalizar su situación migratoria, pero en un momento determinado se encontró sin protección, cuando, luego de someterse a una operación quirúrgica, el que era su empleador le dijo que no podía continuar trabajando en la casa con “esa enfermedad”.

Gómez padece trombocitopenia, un cáncer de la sangre que se manifiesta con un bajo de nivel de plaquetas. Desde el 2010 recibe un tratamiento especializado que le ha permitido recuperar la salud.

“Me dolió mucho. Me sentí discriminada”, recuerda sobre el efecto que tuvo el despido en medio de la enfermedad, después de haber trabajado con esa familia durante cuatro años en largas jornadas, en las que era responsable de limpiar una casa de dos pisos, recoger a los niños de la escuela, bañarlos, darles de comer y cuidarlos hasta que los padres llegaran del trabajo sobre las 11 p.m.

Hoy trabaja limpiando la casa de tres familias. También cuida al anciano padre de su empleadora. “Conmigo se deja bañar muy bien porque yo le hablo mientras lo hago”, apunta Gómez, que considera que cuidando a esas personas ha aprendido a sobrevivir la pérdida de su hijo.

Romaempleadas1.jpg
La película Roma, de Alfonso Cuarón, destaca el papel de una empleada doméstica (Yalitza Aparicio) en la vida de una familia en la colonia Roma, de Ciudad de México, en los años 1970. Carlos Somonte AP

“No me siento activista sino como una persona que comparte sus experiencias para ayudar a otros”, dice Gómez, que es parte del Centro de Trabajadores de Miami.

Gómez también apoya la aprobación a nivel nacional de la primera Carta de Derechos para las Trabajadoras del Hogar, una propuesta legislativa federal patrocinada por la senadora de California Kamala Harris y la representante por el distrito de Washington Pramila Jayapal.

El cuidado del hogar será el tercer empleo de mayor crecimiento en el país (47 por ciento) en el 2026, según el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, por eso los líderes federales consideran fundamental que estas trabajadoras cuenten con garantías laborales, beneficios médicos y retiro.

“Un robot no va querer a sus hijos como los queremos nosotros”, concluye Gómez.

Siga a Sarah Moreno en Twitter: @SarahMorenoENH y Facebook

  Comentarios