Sur de la Florida

Lo que le dijo Castro a Almeida y Jackie Kennedy a la Brigada 2506, seis décadas de la historia de Cuba en imágenes

Se presenta ‘Cuba, 60 años’, un proyecto especial de Radio y TV Martí

Cuba, 60 años, un proyecto especial de Radio y TV Martí, que incluye más de 200 entrevistas entrevistas con personalidades de la historia de Cuba y del exilio cubano, se presenta en el teatro Manuel Artime.
Up Next
Cuba, 60 años, un proyecto especial de Radio y TV Martí, que incluye más de 200 entrevistas entrevistas con personalidades de la historia de Cuba y del exilio cubano, se presenta en el teatro Manuel Artime.

Fidel Castro estaba en la Sierra Maestra y tenía un mensaje para Juan Almeida. Celia Sánchez era la encargada de llevarlo.

La treta era que Celia convenciera a Almeida de que Castro no podía entrar en combate porque “la muerte de él sería la muerte de la revolución”. Almeida tragó el anzuelo y le dijo a Castro que no podía pelear. El líder aparentó estar muy molesto, pero “le hizo caso” y no peleó. Dicen que de esa época datan las fotos de Castro con el fusil de mira telescópica... para mantener la distancia.

Esta anécdota se incluye en Cuba, 60 años, un proyecto de Radio y TV Martí, que el director de la emisora, Tomás Regalado, califica como el “más ambicioso” que han emprendido hasta ahora. La cuenta el periodista y político Luis Conte Agüero, quien en su juventud fue amigo de Castro, y después de 1959 se convirtió en uno de sus detractores.

Para el proyecto se grabaron más de 100 entrevistas con personalidades vínculadas a la historia de Cuba y del exilio, y se incorporó un valioso material de archivo, tanto en audio como en imágenes. El resultado son siete episodios de televisión y 35 de radio, de una hora de duración, que se han estado trasmitiendo para la isla desde los primeros días de diciembre hasta este fin de semana.

El sábado 12 se podrán ver en el Teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana a partir de las 11 a.m. en una jornada auspiciada por la Ciudad de Miami, a la que asistirá el alcalde Francis Suárez y los comisionados Willy Gort, Joe Carollo y Manolo Reyes.

afiche60anos.jpg

“Creo que todos van a salir impresionados, si tienen la paciencia de estar sentados tres o cuatro horas. Van a salir con más energías de sentirse cubanos, porque se reivindica al exilio por su lucha constante”, dice Regalado, que asistió a uno de los momentos clave que recoge Cuba, 60 años, el encuentro del presidente Kennedy con los miembros de la Brigada 2506 en el Orange Bowl, el 29 de diciembre de 1962.

Regalado era entonces un niño llegado a Miami por la Operación Pedro Pan, a quien su tía sacó del refugio ese mismo día y lo llevó al Orange Bowl.


Regalado tenía una vaga idea de la imagen del presidente saludando a los brigadistas, pero no recordaba un importante detalle de esa histórica jornada que incluye el proyecto de Radio y TV Martí, el discurso –en español– de la Primera Dama de Estados Unidos Jacqueline Kennedy, quien dijo encontrarse “entre los hombres más valientes que había conocido”.

Los programas también incluyen la última entrevista con Huber Matos, el comandante rebelde que se convirtió en la némesis de Castro, quien lo mantuvo preso por más de dos décadas.

Esta entrevista fue muy bien acogida en Cuba, contó Regalado, quien recibió cartas y emails de la isla alabando el proyecto.

IMG_09anahuber00_mdv_cpj_2_1_0U1QAGJR_L41843972
El comandante Huber Matos junto a Fidel Castro en la marcha de los rebeldes hacia La Habana en enero de 1959. Matos es uno de los entrevistados en el proyecto de Radio y TV Martí, ‘Cuba, 60 años’. CARL JUSTE Cortesía de Huber Matos

“Una persona me dijo: ‘Yo vivía convencido de que Huber Matos había matado a Camilo Cienfuegos’”, contó Regalado.

La creencia errónea del remitente de la misiva se refiere a la desaparición del avión en que Cienfuegos viajaba de Camagüey a La Habana, el 28 de octubre de 1959, siete días después de que, por órdenes de Castro, arrestara a Matos, quien se oponía al rumbo que tomaba el proceso revolucionario en el que combatió.

En la entrevista, Matos ofrece su versión de los hechos, que dista de la imagen que se fabricó en la isla tanto de él como opositor, como de quién fue el verdadero culpable de la muerte de Camilo.

“Más del 60 por ciento del pueblo cubano nació después de 1959. Hemos tratado de ver la historia como es”, apuntó Regalado sobre la significación que pueda tener el proyecto para los cubanos dentro de la isla.

Esta dista del valor y la interpretación del proyecto en Miami, donde muchos de los hechos que en él se cuentan han podido reinterpretarse desde otra perspectiva.

Regalado contó que otra persona de la isla dijo que siempre había pensando que la “zafra de los 10 millones fracasó porque la CIA envenenó los sembrados de caña”.

Un comentario como ese sobre la zafra del 1970, que se convirtió en la obsesión de Castro, quien aspiraba a que Cuba produjera 10 millones de toneladas de azúcar, y terminó por arruinar la agricultura y, consecuentemente, la principal industria cubana, sacaría unas cuantas sonrisas en Miami.

Sin duda en Miami será mucho más importante, tanto para sus compañeros de lucha como para las generaciones posteriores que nunca oyeron hablar de él en las escuelas cubanas, la historia de Pedro Luis Boitel, la cual se escucha de boca de su mamá, Clara Abraham.

Boitel, un líder estudiantil universitario que primero se opuso al gobierno de Batista y después al de Castro, sostuvo varias huelgas de hambre en prisión, hasta que murió en la última, después de 53 días de agonía, el 3 de abril de 1972.

Otro hecho de la historia de Cuba que llama la atención de Regalado es la traición de Castro a quienes fueron sus cercanos colaboradores, como el general José Abrantes, ministro del Interior de la isla, el general Arnaldo Ochoa y los hermanos De la Guardia.

“Castro envíaba recados a través de sus oficiales de inteligencia, y luego hacía lo contrario”, cuenta Regalado sobre lo que a su vez dijeron esos oficiales que desertaron en Estados Unidos, sobre el juicio y las condenas del caso Ochoa, que terminó en el fusilamiento de Tony de la Guardia y Ochoa y en la muerte de Abrantes de un infarto en la cárcel.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.
  Comentarios