Sur de la Florida

Los hermanos Ortiz se disputan millones y la gloria en las carreras de caballos

‘Nací para esto’, dice el jinete puertorriqueño Irad Ortiz Jr.

El puertorriqueño Irad Ortiz Jr. es considerado uno de los mejores jinetes del país y compite en Gulfstream Park en Hallandale Beach, Florida.
Up Next
El puertorriqueño Irad Ortiz Jr. es considerado uno de los mejores jinetes del país y compite en Gulfstream Park en Hallandale Beach, Florida.

Ángel Cordero Jr. estaba jugando dominó en el salón de los jinetes en el Gulfstream Park una tarde reciente, matando el tiempo entre las carreras, cuando le preguntaron qué opinaba sobre los dos nuevos jinetes destacados, los hermanos Irad Ortiz Jr. y José Ortiz.

Cordero fue una vez el rey de ese deporte, un jinete agresivo que ganó tres Kentucky Derby entre sus más de 7,000 victorias de por vida. Ahora, a los 76 años, Cordero es agente de otro jinete de primera línea, John Velázquez, así que pasa mucho tiempo en la pista buscando caballos para su cliente, como hizo en sus años de gloria en los decenios de 1970 y 1980.

Cordero y Velázquez son los dos mejores jinetes puertorriqueños.

Pero ahora tienen compañía con los hermanos Ortiz, oriundos de Trujillo Alto, en las afueras de San Juan, y se están convirtiendo en las carreras de caballos lo que las hermanas Williams son el tenis.

José, de 25 años, ganó el Premio Eclipse al jinete más destacado del 2017. Muchos creen que Irad, de 26 años, lo ganará en el 2018, desplazando a su hermano mayor cuando el premio se anuncie la próxima semana.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO__2
Irad Ortiz Jr., (8) y su hermano José Ortiz (12) compiten durante una carrera de caballos en el Gulfstream Park de Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. Los hermanos Ortiz son considerados dos de los mejores jinetes del país. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

Por eso es que a Cordero le piden con mucha frecuencia que compare a los dos.

“La gente siempre me hace la misma pregunta: ¿Quién es mejor?”, dijo Cordero, jugando con una ficha de dominó. “La única respuesta que puedo dar es esta: hay que lanzar una moneda al aire. No los puedo separar”.

Pero Cordero no es el único que piensa así.

Aunque ninguno de los hermanos Ortiz ha ganado todavía el Kentucky Derby, la mayoría piensa que es un asunto de tiempo, porque han ganado casi todo lo demás a una edad cuando la mayoría de los jinetes no ha llegado a su mejor momento.

¿Victorias en la Breeders’ Cup? Los dos han ganado.

¿Y Belmont Stakes, el último tramo de la Triple Corona? Los dos han ganado.

¿Total de victorias e ingresos en Estados Unidos? Irad y José están cerca del primer lugar.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO_ (13)
Irad Ortiz Jr., (1) compite en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. Irad Ortiz y su hermano José están considerados dos de los mejores jinetes del país. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

“En esto de los caballos uno pierde más veces de las que gana”, dijo José. “Se pierde 80 por ciento de las veces. Eso es si uno es muy bueno”.

En una profesión en que un índice de victorias de 20 por ciento se considera excepcional, parecido a un pelotero con un promedio de batero de .300, Irad ha superado ese 20 por ciento durante los últimos cinco años consecutivos. En la actual temporada en Gulfstream, Irad ha ganado un impresionante 24 por ciento de las carrereas en que ha participado, y lideró en el país en el 2018 con ingresos de $27 millones. José quedó en segundo lugar con $26 millones, un año después de liderar en el país.

Pero quizás lo más impresionante de todo es esto: los hermanos han conseguido esas cifras impresionantes compitiendo uno con otro en las mismas carreras, en las que, a menos que dos jinetes crucen la meta exactamente a la misma vez, solamente puede haber un ganador.

En el Gulfstream, probablemente compitan juntos en al menos la mitad de las carreras, lo que crea una rivalidad que se hace sentir más en la pista que fuera de ella.

Pero en general mantienen su relación amistosa y civilizada.

“No nos criticamos”, dijo José con una sonrisa. “No mucho”.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO_ (10)
José Ortiz (izq) y su hermano Irad Ortiz Jr. se preparan para una carrera en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

Por su parte, Irad dijo: “En cualquier cosa, lo que sea, somos competitivos. Yo quiero ganarle y él quiere ganarme. Cuando corremos juntos, él es sencillamente otro jinete más”.

Los dos hermanos vienen de una familia de jinetes. Un tío y un abuelo también fueron jinetes en Puerto Rico.

Aprendieron a montar en un pony que les regalaron cuando eran niños.

Pero José soñaba con ser pelotero.

“Yo era bastante bueno”, dijo José. “Jugaba campocorto y primera base, y mi entrenador me dijo que probablemente podía conseguirme una beca para jugar a nivel universitario en Estados Unidos”.

Pero la estatura de José era un problema.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO_ (12)
José Ortiz (12) regresa al salón de los jinetes tras participar en una carrera en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

“Mi mamá mide 5 pies, quizás 4 pies 11 pulgadas”, dijo. “Mi papá mide como 5 pies 2 pulgadas. Así que yo no iba a ser muy alto. Cuando yo tenía 15 años, sabía no iba a poder ser, y tuve que tomar una decisión”.

José e Irad se matricularon en la famosa escuela de jinetes de Panamá, la Escuela Vocacional Hípica. Y no pasó mucho tiempo antes que llegaran a los primeros lugares de su clase.

En el 2011, Irad participó en sus primeras carreras profesionales en el Hipódromo Camarero de Puerto Rico, y un año después se mudó a Nueva York, donde ganó 151 carreras cuando tenía 19 años y era aprendiz. Un año después, José se le unió y triunfó de inmediato.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO_ (5)
Irad Ortiz Jr. cubierto de tierra tras competir en una carrera en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

“Creo que posiblemente resultó más fácil para el segundo [José] porque el primero [Irad] recibió toda la atención”, dijo Mark Hennig, veterano entrenador de purasangres.

José dice que su hermano lo ayudó a salir adelante.

“Cuando uno se gradúa, te lanzan a los leones”, dijo José de venir a correr en Estados Unidos. “Hay que saber sobrevivir. Él me enseñó. Estoy aquí gracias a él. Él me enseño todo lo que sé”.

Los dos hermanos mostraron tanto talento que los entrenadores con buenos caballos luchaban por conseguir sus servicios.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO_ (7)
Irad Ortiz Jr. (izq) y Ángel Cordero Jr. juegan dominó en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

“Uno se contenta con conseguir los servicios de uno cuando puede”, dijo Hennig. “Los dos son excelentes muchachos. Siempre están contentos, siempre corren duro. Muchas veces colocan los caballos en posición ganadora”.

Sin embargo, los dos hermanos tienen estilos diferentes. Irad se para en las espuelas y se le considera el más agresivo de los dos con el animal. José se agacha sobre la montura, es menos agresivo.

“Es gracioso”, dijo José. “Él es más agresivo y yo más calmado con los caballos. Pero lo bueno que a los dos nos salen bien las cosas. Su estilo le funciona, y a mí me funciona el mío”.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO__2 (5)
José Ortiz sale del salón de los jinetes antes del comienzo de una carrera en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

Por su parte, Irad dijo: “En la recta, probablemente yo luzco un poco más fuerte. Pero él también le puede sacar todo a los caballos”.

Sin importar la diferencia de estilos, el éxito de los dos hermanos es lo que más se destaca.

“Se desarrollaron rápido”, dijo Cordero. “Yo sabía que tenían la habilidad y que tarde o temprano iban a triunfar. Pero nunca me imaginé que lo iban a lograr tan rápido”.

Los hermanos asistirán a la ceremonia del Premio Eclipse la semana próxima en el Gulfstream para saber quién ganó el trofeo al mejor jinete del 2018. Mike Smith, jinete veterano, es el tercer finalista del premio. A los 53 años, Smith le dobla la edad a los dos hermanos.

Jockeys_Ortiz_Brothers_MJO__2 (4)
Irad Ortiz Jr. (8), llega a la meta durante una carrera en el Gulfstream Park, en Hallandale Beach, Florida, el 9 de enero del 2019. MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

“Yo voy, seguro”, dijo José. “Pero Irad es el favorito para ganar. No obstante, tuve un gran año. No me puedo quejar”.

Pero no habrá celebraciones. Los dos planean regresar a casa (sus casas están una al lado de la otra) y regresar al trabajo al día siguiente en Gulfstream, para ganar la mayor cantidad de carreras posible.

“Yo soy muy competitivo y él también”, dijo Irad. “Cuando estamos corriendo, nos olvidamos que somos hermanos. Y después de la carrera, somos hermanos otra vez”.

  Comentarios