Sur de la Florida

Ron DeSantis sorprende favorablemente en sus primeros 10 días como gobernador de la Florida

El gobernador de Florida Ron DeSantis
El gobernador de Florida Ron DeSantis adiaz@miamiherald.com

Históricamente, los expertos le dan a los políticos recién elegidos 100 días para aclimatarse al nuevo cargo y ponerse a trabajar antes de que sus decisiones y medidas se empiecen a criticar y analizar.

Sin embargo, el nuevo gobernador de la Florida ha necesitado menos de dos semanas para establecer su agenda y brindar una idea clara de la forma en que piensa gobernar.

Durante sus primeros 10 días como gobernador, Ron DeSantis hizo una sorprendente campaña por todo el estado. Nombró dos jueces conservadores a la Corte Suprema, visitó un área declarada zona de desastre por un huracán (dos veces) y en sus primeras 48 horas dio a conocer una ambiciosa agenda ambiental.

El viernes, un día después de haber anunciado sus planes para revisar a fondo las regulaciones estatales sobre la marihuana medicinal, DeSantis ordenó el despido de la jefa de Elecciones del Condado Palm Beach Susan Bucher, la tercera funcionaria que suspende desde que juró su cargo el 8 de enero. Luego explicó por qué decidió suspender a casi cuatro docenas de las nominaciones que su predecesor, Rick Scott, propuso a las juntas estatales.

Aunque apenas ha tenido tiempo de instalarse en su oficina, DeSantis ya está armando una reputación en sus intentos constitucionales de cumplir sus promesas y hacer añicos a cualquier político que se le interponga en el camino. Lo cierto es que DeSantis ha impresionado hasta a sus críticos y logrado que el Partido Republicano cierre filas en torno a él, todo ello de un modo muy distinto al de Scott.

Ya sea de forma intencional o no, gran parte de la temprana agenda de DeSantis se ha enfocado en solucionar problemas que Scott dejó sin resolver.

El viernes, por ejemplo, DeSantis anuló la suspensión que el 30 de noviembre hizo Scott de la supervisora de Elecciones del Condado Broward, Brenda Snipes, que fue despedida de su cargo a pesar de sus planes de renunciar después de un controversial recuento de votos. DeSantis, que pudo haber llevado a cabo una audiencia para su despido, dijo que quería “terminar de una vez con este problema”. Pocas horas más tarde, DeSantis, anuló 46 de los inútiles nombramientos que hizo Scott para las juntas estatales, aunque dijo que volverá a nominar a algunas de las mismas personas.

Todas estas decisiones DeSantis las tomó un día después de celebrar una conferencia de prensa en Orlando para afirmar que eliminaría los obstáculos legales del estado para poder fumar marihuana medicinal , terminando así una batalla legal que el Departamento de Salud de Scott había librado tras la aprobación en el 2016 de una enmienda constitucional que permitía el uso de la marihuana medicinal.

DeSantis, que fue muy elogiado por los demócratas tras el anuncio, también ha sido generalmente felicitado por la oposición por haber anunciado en el tercer día de su mandato que trabajaría arduamente para asegurar $1,500 millones adicionales para la restauración de los Everglades y los recursos acuáticos durante los cuatro años que sea gobernador. Su plataforma ambiental —que incluye un nuevo puesto para enfrentar las consecuencias del cambio climático— cobró una mayor importancia después del desastre que provocó el alga tóxica en el Lago Okeechobee y el aumento de la marea roja bajo el mandato de Scott.

DeSantis también pidió las renuncias de toda la Junta del Distrito para el Manejo de Aguas del Sur de la Florida, que nombró Scott.

Aunque el nuevo gobernador de la Florida está borrando cualquier huella que pudo haber dejado Scott en el estado, y busca dejar tempranamente las suyas, tanto DeSantis como Scott —ahora senador federal— insisten en que no existe ninguna fricción entre ambos.

Con problemas o sin ellos, sin duda alguna DeSantis ha demostrado tener un estilo diferente al de Scott, quien tenía una actitud, digamos que evasiva, durante las conferencias de prensa, y evitaba por lo general responder las preguntas de los reporteros al tiempo que relegaba a sus principales asesores a papeles secundarios.

DeSantis ha sostenido de forma regular conferencias de prensa y ha demostrado estar dispuesto a defender sus posiciones. La vicegobernadora, Jeanette Nuñez, ha estado siempre a su lado cuando ha hecho anuncios importantes. Por otra parte, DeSantis ha dicho una y otra vez ante legisladores que respeta el papel de Nuñez en el gobierno, algo que quedó demostrado cuando, en vez de declarar cambios en las leyes sobre marihuana de la Florida, le dio tiempo a la Legislatura para discutir el asunto a través de una legislación.

De igual modo, el nuevo gobernador de la Florida, se ha beneficiado de varias formas de los pocos logros que Scott obtuvo.

En su primer viernes en el cargo, DeSantis y el recién formado Gabinete de la Florida le otorgaron el perdón a los llamados Groveland Four, cuatro hombres que fueron injustamente acusados de violar y luego asesinar en 1949, y fueron injustamente encarcelados. En 2017, la Legislatura de la Florida le pidió al Gabinete de la Florida que perdonara a los cuatro hombres sin que nada ocurriera.

Posteriormente, DeSantis voló al sur de la de la Florida y suspendió al jefe de la Policía del Condado Broward (BSO) Scott Israel, a quien hace meses los republicanos de la Cámara le habían pedido a Scott que suspendiera por la polémica respuesta que dio el departamento cuando la masacre que se cometió en la secundaria Marjory Stoneman Douglas. La decisión fue abrumadoramente respaldada por las familias de más de media docena de las víctimas, entre ellas algunas que hicieron campaña en contra de DeSantis.

“Todo el que me conoce y me sigue en las redes sociales, sabe que llamo las cosas por su nombre. También es de sobra conocido que hice campaña en contra de DeSantis”, escribió en Twitter Fred Guttenberg, padre de una de las víctimas de Parkland. “Pero una vez dicho esto, tengo que declarar que, en general, DeSantis está teniendo un formidable comienzo como gobernador”.

Guttenberg no está solo.

Carlos Guillermo Smith, uno de los legisladores más liberales del estado, y que el año pasado fue uno de los políticos que criticó más duramente a DeSantis, declaró “¡Progreso!” después que DeSantis anunció su posición sobre el uso de la marihuana medicinal. “Han pasado dos semanas y hay UN LARGO CAMINO por recorrer”, tuitió la ex aspirante demócrata a la gobernación Gwen Graham, “pero, por favor, siga como va”.

Las primeras dos semanas de DeSantis —que incluyeron un viaje anunciado a Israel y el nombramiento de la primera jueza hispana en la Corte Suprema de la Florida— fueron muy bien recibidas dentro de su partido. DeSantis estaba presente el 12 de enero cuando el Partido Republicano de la Florida eligió al senador Joe Gruters como su nuevo presidente. Según el portal Florida Politics, Gruters destacó en su discurso para aceptar el cargo que el partido era ahora el “el partido de Ron DeSantis”.

Sin embargo, los primeros días de DeSantis no han sido absolutamente apacibles. Tuvo varios encontronazos con la prensa después de que su despacho invitara a los reporteros a una reunión para discutir los esfuerzos de recuperación por el huracán en el Panhandle y después no se les permitió la entrada. Sus planes sobre los problemas ambientales fueron recibidos con escepticismo por los demócratas del Senado, quienes dijeron que hasta ahora su “audaz” plataforma se ha limitado a palabras.

Indudablemente habrá más enfrentamientos en el futuro.

Por el momento, sin embargo, la luna de miel de DeSantis está en pleno apogeo. Nuñez dijo que el ritmo a toda máquina que lleva el gobernador no tiene necesariamente que decaer al entrar en su tercera semana.

“Evidentemente hay oportunidades para más acción”, apuntó la vicegobernadora.

  Comentarios