Sur de la Florida

Mujer de la Florida le dice a patrullero afroamericano que el KKK quemará cruces frente a su casa

Cuando el jueves una mujer de la Florida fue capturada conduciendo bajo los efectos del alcohol, dijo la policía, la mujer insultó al patrullero afroamericano que la arrestó con amenazas racistas.

Ahora, Julie Edwards, de 53 años, enfrenta cargos de resistirse al arresto sin violencia, conducir ebria, amenazar a un agente de la ley y negarse a ser examinada, de acuerdo con documentos judiciales del Condado Volusia.

Según un reporte de la policía de Volusia, la operadora recibió una llamada sobre un “incidente” en una casa de DeLand. Cuando el patrullero Brandon King llegó al lugar, encontró a Edwards cuando trataba de darle marcha atrás a su Lexus. La mujer despedía un fuerte olor a alcohol, escribió King en su informe, y no se le entendía lo que hablaba.

De pie y tambaleante, Edwards se negó a pasar una prueba de alcoholemia, así como tampoco quiso hacer otras pruebas de sobriedad en la vía pública. Una vez esposada, la sospechosa, que “tenía antecedentes de una situación similar, también relacionada con el alcohol”, se resistió entrar en el auto patrullero y trató de escapar de King.

De acuerdo con el reporte policial, Edwards comenzó a decirle frases racistas a King, que es de la raza negra, cuando el patrullero preparaba los documentos para arrestarla. Edwards amenazó a King de que el Ku Klux Klan quemaría cruces frente a su casa y “esperaba encontrarlo solo en la calle”, dijo la policía.

Edwards también fue acusada de decirle al agente que “los negros nunca debieron de dejar de ser esclavos”. Como señaló en el el reporte policial, King no tomó a la ligera las agresivas palabras de Edwards. King “conoce la historia y la violencia del KKK contra las minorías, sobre todo contra la comunidad afroamericana”, se indica en el reporte.

“El agente King no conoce a Edwards, así como tampoco con quién tiene relación ni con quién interactúa”, agregó el informe policial. “De modo que el agente King aceptó como ciertas las amenazas de Edwards contra él”. Edwards fue llevada a la cárcel del Condado Volusia, de donde salió después bajo fianza.

  Comentarios