Sur de la Florida

Ex tesorero nacional de Venezuela se entrega a las autoridades por su papel en plan para lavar $1,000 millones 

El ex tesorero venezolano Alejandro Andrade
El ex tesorero venezolano Alejandro Andrade

Alejandro Andrade, ex director de la Tesorería Nacional de Venezuela, y cercano colaborador del fallecido presidente Hugo Chávez, el lunes se entregó a las autoridades norteamericanas para empezar a cumplir una sentencia de 10 años de cárcel por su participación en una red para blanquear dinero que abarcaba desde Venezuela hasta el sur de la Florida y que lavó $1,000 millones.

A cambio de grandes sobornos, Andrade le daba acceso a empresarios a lucrativos intercambios de divisa del gobierno venezolano, tanto durante el mandato de Chávez, como después de su muerte en el 2013, lo que le permitió a él, a otros importantes funcionarios chavistas y a un prominente empresario amasar una cuantiosa fortuna a expensas del pueblo venezolano, según documentos judiciales.

En noviembre, en una corte federal de West Palm Beach, la jueza de Distrito Robin Rosenberg le impuso la pena máxima a Andrade tras haber sido hallado culpable de confabulación para lavar dinero.

Sin embargo, a Andrade, de 54 años, se le permitió entregarse el lunes al Departamento de Prisiones de Estados Unidos, ya que ha estado ayudando a las autoridades federales en la amplia pesquisa sobre corrupción y lavado de dinero. Se cree que la Fiscalía Federal podría recomendar una reducción parcial de la sentencia de 10 años a Andrade por su amplia cooperación en la investigación.

El martes, Curtis Miner, abogado defensor de Andrade, no respondió a una solicitud para que comentara acerca del caso. Andrade, que se declaró culpable de un cargo de de confabulación para lavar dinero en un proceso celebrado en una corte secreta a finales de 2017, ha sido de una inmensa ayuda para que las autoridades federales pudiesen armar un caso en contra de algunas de las figuras más ricas de Venezuela, entre ellas el magnate televisivo Raúl Gorrín, de 50 años, quien fue encausado en noviembre, un día antes de que el caso en contra de Andrade se revelara en una corte federal.

En los documentos se acusa a Gorrín, próspero empresario de Caracas y políticamente conectado con el gobierno, de confabulación para sobornar a funcionarios venezolanos y lavar dinero al esconder fondos del gobierno en bienes raíces del sur de la Florida y de Nueva York en los últimos 10 años.La investigación sobre los pasos en el sur de la Florida de Andrade la reportó el Miami Herald y el Nuevo Herald en marzo del 2018.

Andrade, ex guardaespaldas de Chávez que fue escalando posiciones hasta convertirse en tesorero nacional, enfrentaba una condena de 10 años tras las rejas bajo su acuerdo de culpabilidad, mucho menos tiempo que el que enfrenta actualmente Gorrín, toda vez que es un fugitivo buscado por las autoridades federales en Miami.

Andrade, Gorrín y otros asociados del gobierno venezolano, así como en los sectores bancarios y empresariales, están acusados de enriquecimiento personal al aprovecharse de favorables intercambios de divisas y ocultar sus enormes ganancias en cuentas bancarias e inversiones en Europa y EEUU, según el encausamiento de Gorrín.

El plan de lavado de dinero que presuntamente dirigía Gorrín tenía lugar en momentos sumamente difíciles para el venezolano de a pie. En determinada época de su historia, un país muy rico, en la actualidad Venezuela atraviesa una grave crisis económica y política que ha provocado una hiperinflación y una seria escasez de alimentos y medicinas.

Más de tres millones de personas han escapado del país en los últimos años, de acuerdo con cifras de las Naciones Unidas. En su audiencia para dictar sentencia que tuvo lugar en noviembre, Andrade le pidió perdón al juez, a su familia y al pueblo venezolano por sus delitos y por traicionar la confianza del pueblo.Antes de la sentencia, Andrade era dueño de varias propiedades en la acaudalada comunidad de Wellington en el oeste del Condado Palm Beach.

Con una orden de embargo hipotecario de $1,000 millones, la Fiscalía de EEUU y el Departamento de Investigaciones de la Seguridad Nacional incautaron las propiedades, junto con su vasta colección de autos de lujo, relojes caros y caballos de salto olímpico.Otros miembros de la élite política de Venezuela, además de tres sobrinos de Maduro, y él mismo también están siendo investigados en el caso.

El impulso para llevar toneladas de ayuda humanitaria a Venezuela el sábado se convirtió en derramamiento de sangre, gases lacrimógenos y una sensación de temor cada vez más grave,

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios