Sur de la Florida

Funcionario de la corte de Miami-Dade es acusado de robo y conducta inapropiada

Si se cree lo que afirman los fiscales, entonces David Santana no es el más listo de los ladrones.

Su trabajo en la Oficina del Secretario de los Tribunales del Condado Miami-Dade, como especialista de archivos judiciales, le daba a Santana fácil acceso a los cheques que los residentes envían para pagar documentos públicos, como por ejemplo, licencias matrimoniales o hipotecas, que debían archivarse.

Pero ese no fue siempre el caso. De acuerdo con los investigadores encargados del caso, cuando nadie lo observaba, Santana, de 24 años, robó más de cuatro docenas de cheques. Luego firmaba un nombre al dorso de los cheques y los depositaba en siete cuentas diferentes bajo el nombre de otras personas.

Algunas de las cuentas pertenecían a su novia, el resto a un amigo de Santana, dijo la policía. El total de los robos asciende a $30,320.

En cuanto a los 53 documentos que se enviaron por correo a la Oficina del Secretario junto con los cheques, según los detectives, Santana los llevó a un recipiente de reciclaje para destruirlos. El martes no se sabía con certeza cómo la policía descubrió a Santana.

Pudo haber sido las cámaras dentro y alrededor de la oficina, o su relación con las dos personas cuyas cuentas bancarias se utilizaron en el robo. De cualquier modo, la policía detectó el robo de Santana y lo fue a buscar a su casa de Coral Springs poco después del amanecer del martes, donde lo detuvo sin que opusiera resistencia.

Santana fue acusado de un cargo de mala conducta laboral y de robo en gran cuantía —un delito de segundo grado— y llevado a la cárcel Turner Guilford Knight (TGK), de Miami-Dade, donde permanecía el martes por la noche.

Llamando al sur de la Florida el "epicentro del robo de identidad", el fiscal federal Wifredo Ferrer anunció el martes cargos federales contra más de 100 sospechosos de fraude involucrados en varios planes para robar información personal de decena

  Comentarios