Sur de la Florida

Tendían trampas a plomeros para robarles, hasta que mataron a uno, según la Policía

Jamal Lamar Head
Jamal Lamar Head Dpto. de Prisiones de Miami-Dade

La trampa era muy simple: llamar a un plomero a una casa vacía en el sur de la Florida, argumentar que había algún tipo de problema con un inodoro o un fregadero, y entonces robarle a punta de pistola.

Pero el plan resultó un desastre terrible cuando un plomero acudió a una llamada de una dirección de Miami Lakes. Allí, el hombre fue obligado a salir de su furgoneta y entrar en un Volkswagen alquilado por dos hombres que, según dijeron autoridades federales, habían planeado el robo.

Sentado en el asiento trasero del Volkswagen, el plomero no tardó mucho en comenzar a pelear con el conductor, quien terminó disparándole en la cabeza y el pecho, y después chocó contra un árbol. El otro hombre los seguía en la furgoneta del plomero, según las autoridades.

Ahora Jamal Lamar Head, de 33 años, el presunto asesino, y Keon Travy Glanton, de 32 años, el presunto cómplice, están acusados de robo, secuestro y de matar al plomero Lester Hernández, de 37 años, el 12 de julio de 2018.

El abogado de Head, Eric Cohen, de la oficina del Defensor de Oficio de Miami, declinó hacer comentarios. Cohen tiene experiencia en casos de pena de muerte, tras haber representado al hombre que mató a tiros a mató a cinco personas e hirió a seis en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood en enero de 2017. Esteban Santiago se declaró culpable y fue sentenciado a cadena perpetua.

Michael Entin, abogado defensor de Glanton, no devolvió una llamada.

Según el encausamiento, Head participó en tres planes de robos a plomeros en tres casas del sur de la Florida —en Miami Gardens, Riviera Beach y Miami Lakes— entre el 9 y el 12 de julio del año pasado. Glanton participó en los robos en Riviera Beach y Miami Lakes, indica el encausamiento.

Por lo general, los casos de homicidio terminan en tribunales estatales, pero la fiscalía federal procesó el caso como un robo a mano armada bajo la Ley Hobbs, que abarca incidentes relacionados con el comercio, además de muchos otros delitos violentos.

Aunque algunos de los cargos contra Head y Glanton conllevan condenas de cadena perpetua o muerte, le corresponde al fiscal federal decidir si solicita la pena máxima. A los dos hombres, que tienen antecedentes penales en el sistema estatal, se les ordenó permanecer detenidos hasta la fecha del juicio.

Un tercer acusado, Christopher Grant Proby, fue acusado de participar n el robo e Riviera Beach. En la actualidad está detenido.

Según el encausamiento y otros documentos judiciales, el primer robo ocurrió el 9 de julio de 2018, cuando una mujer que se identificó como “Michele” llamó a una compañía de plomería para que enviara a alguien a una casa de Miami Gardens porque el inodoro tenía un derrame de agua.

Cuando llegó el plomero, se percató de que la casa tenía un letrero de venta y que parecía estar vacía. La mujer esperó al plomero afuera de la casa y le dijo que la siguiera hasta la parte posterior de la vivienda. Mientras los dos caminaban hacia la casa, Head se le acercó al plomero con una pistola en la mano y le dijo que le diera su billetera y su teléfono celular, y que si hacía algún gesto brusco “le iba a volar la cabeza de un tiro”.

Después, Head le preguntó al plomero si tenía un tipo específico de equipo, que cuesta miles de dólares, y lo sacó del vehículo, según la denuncia penal. La víctima subió a la camioneta, condujo hasta la Policía de Miami Gardens y reportó el atraco.

Apenas dos días más tarde, el 11 de julio, Head participó junto con Glanton y Proby en otro robo a un plomero, esta vez en Riviera Beach, y el día siguiente fue el incidente con Hernández en Miami Lakes. Registros de teléfonos celulares indican que Head y Glanton hablaron durante 14 minutos después que el Volkswagen alquilado que conducía Head se estrelló contra el árbol, según las autoridades.

Por su parte, Glanton condujo la camioneta de Hernández en dirección sur, donde el vehículo terminó quemado. Las autoridades encontraron sangre de Head en una bolsa de aire activada del Volkswagen, y cerca del lugar encontraron una pistola. Posteriormente, los investigadores confirmaron que fue el arma que se usó para matar al plomero, según documentos judiciales.

  Comentarios