Sur de la Florida

¿Debe Miami-Dade seguir pavimentando sus calles con el impuesto aprobado para el Metrorail?

Miami-Dade quiere gastar $1.7 millones de un impuesto del medio centavo en repavimentar las calles. Una junta de transporte busca bloquear los gastos, diciendo que el dinero que era para expandir Metrorail.
Miami-Dade quiere gastar $1.7 millones de un impuesto del medio centavo en repavimentar las calles. Una junta de transporte busca bloquear los gastos, diciendo que el dinero que era para expandir Metrorail.

Después de más de 15 años de aprobar proyectos viales, la junta de Miami-Dade que supervisa el impuesto condal de transporte del “medio centavo” pudiera estar lista para una pelea.

El director del Fideicomiso Independiente de Transporte de Ciudadanos del condado, creado en el 2002 para monitorear el nuevo impuesto a las ventas del medio centavo que supuestamente expandiría dramáticamente el tránsito en todo el condado, recomienda que se bloqueen $ 1.7 millones de los fondos en pavimentación de calles.

Si bien el contrato de pavimentación es elegible para el impuesto de medio centavo y el condado ha usado el dinero en obras viales por años, el director de la junta, Javier Betancourt, dijo en un memorándum que el proyecto no proporcionaría ninguna mejora “significativa” al sistema de transporte del condado.

La propuesta de $1.7 millones en trabajos de repavimentación no especifica una calle o carretera en particular, sino que le otorga al Departamento de Obras Públicas la autoridad para gastar el dinero cuando sea necesario.

El Fideicomiso de Transporte se reúne el miércoles. Si aprueba la recomendación de Betancourt, sería la primera vez que el panel de supervisión rechace una propuesta de gasto de la administración del condado, según el abogado del panel.

Eso seguiría a otro de la junta, que el martes ganó un enfrentamiento con la Comisión del Condado al retirar una exención del 2009 que le permitía al Condado gastar el impuesto del “medio centavo” en operaciones rutinarias de tránsito.

En agosto pasado, la junta votó a favor de rescindir su autorización en el 2009 del cambio, lo que anuló la regla de que la agencia de tránsito de Miami-Dade solo gastara el impuesto en la expansión del tránsito y en los nuevos gastos de mantenimiento y operación provenientes de nuevos proyectos. Fue la primera vez que la junta intentó ejercer su autoridad sobre el gasto del impuesto de “medio centavo”, aunque la comisión puede anular el panel con un voto de dos tercios.

La comisionada de Miami-Dade, Rebeca Sosa, presentó en febrero una legislación para rechazar el plan de la junta para poner fin a los subsidios de tránsito de rutina el 1 de octubre, cuando comienza el año fiscal 2019-2020. Sosa citó drásticos cortes de tránsito que serían necesarios para cumplir con los deseos de la junta directiva, y propuso terminar los subsidios a fines del 2020.

El martes, Sosa cambió de rumbo.

“Retiro mi moción”, dijo Sosa, citando conversaciones con el alcalde Carlos Giménez y su director de presupuesto, Jennifer Moon. “Quiero agradecerles [a ellos] por trabajar juntos y hacer lo que la gente votó para que se hiciera con el medio centavo”.

Evan Fancher, un ex asesor de la comisión que ahora forma parte de la junta de Transportation Trust, presentó la resolución original en agosto pasado que desencadenó el enfrentamiento. Dijo que el movimiento del martes, que incluyó una votación de la comisión para respaldar la solicitud de la junta, representó una victoria para los votantes.

“Hoy fue un buen día”, dijo Fancher, director de la Agencia de Desarrollo Comunitario de South Miami. “Porque la comisión confirmó la intención del referéndum original”.

La medida deja que Giménez proponga un presupuesto para el 2020 que no utiliza el impuesto para las operaciones de rutina de tránsito. Los impuestos a la propiedad ya desempeñan un papel mayor en el presupuesto de transporte del condado y una parte mayor del impuesto al transporte se está usando para pagar las deudas de los nuevos coches del Metrorail y autobuses. De un presupuesto de tránsito de $590 millones, aproximadamente $95 millones provienen del impuesto de transporte del medio centavo de este año.

Los cálculos en el presupuesto son la clave para que la administración acepte las demandas de la junta de transporte. Los pronósticos recientes de la oficina de presupuesto muestran que aproximadamente $85 millones de subsidios operacionales se mantendrían bajo el cambio. Esa es la estimación de la oficina de cuánto cuestan cada año los nuevos proyectos aprobados en el referéndum del 2002 para ejecución y mantenimiento, incluido el servicio gratuito de Metromover y una extensión de 2 millas y media del Metrorail hasta el Aeropuerto Internacional de Miami.

Para el presupuesto 2019-20, la brecha se reduce aún más. Moon dijo el martes que volver a las reglas originales del impuesto al transporte liberará $9 millones el 1 de octubre. Esa es una suma relativamente pequeña. Miami-Dade estima que la nueva extensión del Metrorail a una estación consume aproximadamente $35 millones al año del impuesto al transporte.

Betancourt, quien comenzó como director en enero de 2018, dijo que la junta quería reunirse con Moon para determinar cuánto dinero pondría a disposición la exención del 2009 para nuevos proyectos.

“Nos gustaría tener la oportunidad de reunirnos con la Oficina de Administración de Presupuestos para determinar cuál es la cifra”, dijo Betancourt después de la votación. “Porque hemos escuchado diferentes cantidades. Obviamente, hay una serie de estimados que tendrán que hacerse”.

  Comentarios