Sur de la Florida

Inmigrantes temerosos quizás no respondan al Censo en Miami-Dade. Eso pudiera resultar costoso

Rebeca Sosa, comisionada de Miami-Dade, habla en una coferencia de prensa el lunes en que exhortó a los habitantes del condado a participar en el Censo del 2020. Miami-Dade se opone al plan del gobierno del presidente Donald Trump de preguntar sobre la ciudadanía en el próximo Censo. A la derecha de Sosa en la imagen está el alcalde Carlos Giménez.
Rebeca Sosa, comisionada de Miami-Dade, habla en una coferencia de prensa el lunes en que exhortó a los habitantes del condado a participar en el Censo del 2020. Miami-Dade se opone al plan del gobierno del presidente Donald Trump de preguntar sobre la ciudadanía en el próximo Censo. A la derecha de Sosa en la imagen está el alcalde Carlos Giménez. dhanks@miamiherald.com

En momentos que el gobierno del presidente Donald Trump se prepara para incluir una pregunta sobre la ciudadanía en el Censo del 2020, Miami-Dade ha exhortado a todos sus habitantes a no permitir que el temor a la encuesta del gobierno federal los aliente a no participar.

“Uno de los mensajes que vamos a seguir expresando durante el próximo año y medio es la importancia de que todos sean censados”, dijo Esteban Bovo, comisionado de Miami-Dade, presidente de un grupo especial condal para impulsar la participación en el Censo. “Si a usted le preocupan los problemas del tráfico, la educación y los servicios médicos. Si le preocupan los problemas de la vivienda, es importante que informemos a todos los segmentos de nuestra población para que los censen”, dijo Bovo.

Washington usa la información demográfica del Censo en sus cálculos para el gasto y la asistencia federal, así como para decidir si una zona es lo suficientemente poblada como para tener una mayor representación en el Congreso.

La cantidad de personas que viven en Miami y nacieron en otros países se considera en riesgo no de no ser debidamente censada, en lo fundamental por temores sobre respuestas confidenciales del Censo que piensan pudieran llevar a problemas de residencia o a la deportación. En el 2017, la Oficina del Censo liberó información que indicaba que los inmigrantes tanto legales como ilegales se mostraban reacios a dar respuestas completas al personal del Censo.

La campaña sobre el Censo de Miami-Dade se centra en la participación, sin importar si finalmente se incluye la pregunta sobre la ciudadanía. El condado está resaltando la confidencialidad de las respuestas al Censo y destaca las consecuencias financieras de no censar a todos en términos de fondos federales que se pudieran perder.

“Para recibir lo que esta comunidad merece todos deben ser censados”, dijo la comisionada Rebeca Sosa en una conferencia de prensa en la biblioteca condal en el downtown de Miami.

Aunque algunos estudios del Censo preguntan sobre la ciudadanía, la encuesta nacional a todos los núcleos familiares del país que se realiza cada 10 años no ha preguntado sobre la ciudadanía desde 1950.

Varios estados y ciudades han demandado al gobierno federal para bloquear la inclusión de la pregunta, y la Comisión de Miami-Dade aprobó el mes pasado estudiar medidas jurídicas, así como una resolución en oposición al esfuerzo de la Casa Blanca.

“Desde mucho tiempo en Miami-Dade vive una gran cantidad de personas de América Latina y el Caribe, y el condado enfrenta la posibilidad de que no se censen todas las personas si se incluye la pregunta sobre la ciudadanía en el Censo del 2020”, expresa la resolución, aprobada en una votación de 11 a 1, en que el único comisionado que se opuso fue Joe Martínez.

El caso está ahora a la consideración de la Corte Suprema. Trump tuiteó el lunes que el Censo “no tendría sentido sin la importante pregunta de la ciudadanía, y culpó de la oposición a los “demócratas de la izquierda radical”.

Bovo y Rebeca Sosa, dos republicanos en la Comisión del Condado, que es mayoritariamente demócrata, aunque por definición es un órgano no partidista, votaron a favor de la resolución que se opone a la pregunta sobre la ciudadanía. El alcalde Carlos Giménez, quien es republicano, dijo que desea que el Censo se realice sin la pregunta sobre la ciudadanía.

“No creo que sea necesaria”, dijo Giménez. “El gobierno federal tiene otras formas de conseguir esa información”.

  Comentarios