Sur de la Florida

Joven mexicana deja su marca y ayuda a los inmigrantes de Doral con su arte

Junto a sus padres, Gallardo se trasladó de la Ciudad de México al sur de la Florida en el 2012 cuando tenía 12 años. A partir de ese momento dijo que el pueblo estadounidense les ha abierto puerta tras puerta y alguna que otra ventana.
Junto a sus padres, Gallardo se trasladó de la Ciudad de México al sur de la Florida en el 2012 cuando tenía 12 años. A partir de ese momento dijo que el pueblo estadounidense les ha abierto puerta tras puerta y alguna que otra ventana. Regina Gallardo

Todo empezó hace poco más de dos años, aunque a Regina Gallardo le parece mucho más tiempo considerando la magnitud de trabajo que ha realizado desde entonces.

La jóven, quien ahora tiene 18, tenía 16 cuando se le ocurrió finalmente una idea de como le pagaría de vuelta a la ciudad de Doral todo lo que sentía que le debía.

Junto a sus padres, Gallardo se trasladó de la Ciudad de México al sur de la Florida en el 2012 cuando tenía 12 años. A partir de ese momento dijo que el pueblo estadounidense les ha abierto puerta tras puerta y alguna que otra ventana.

Gracias a la mudanza Gallardo ahora estudia en la School for Advanced Studies, en la cual asiste a la escuela secundaria y a Miami Dade College al mismo tiempo. También tiene la oportunidad de dar recorridos a turistas del Perez Art Museum Miami, donde explora su propia pasión por el arte. Pero encima de todo eso, quizás lo más importante que le ha brindado este país ha sido una nueva familia, en la Tropa 552 de las Girl Scouts, a la que se unió desde que migró.

“Siempre me he sentido muy agradecida, asi que estaba pensando en como podía mejorar mi comunidad antes de irme a la universidad”, expresó.

Fue entonces que Gallardo decidió unir dos piezas que conocía muy bien: las niñas exploradoras que eran menores que ella en su tropa y que le recordaban mucho a si misma a su edad, y el tráfico característico de Doral. Se dió cuenta que ella podía educar a los más pequeños sobre las leyes de trásito, para que ellos a su vez ayudaran a sus padres inmigrantes, quienes usualmente tienen muchas más responsabilidades en la cabeza y aunque saben manejar, no siempre se han memorizado las normas estadounidenses.

Gallardo recordó que cuando su familia había recién llegado, era ella quien muchas veces dirigía a sus padres desde el asiento trasero del auto.

“Oye, papi, ponte el cinturón”, Gallardo avisaba apenas se montaban.

“Mami, recuerda que puedes doblar a la derecha aunque la luz está en rojo,” decía.

Después de sopesarlo, se retó a si misma a usar sus habilidades artísticas para crear un libro de cómics con las complicadas reglas del tránsito.

regina 2.JPG
Regina Gallardo, una jóven inmigrante de México, encontró la forma de que los más pequeños ayuden a sus padres a adaptarse a la vida en Estados Unidos desde el asiento trasero de sus autos, con la ayuda de un poco de arte. Ahora está visitando escuelas e iglesias y hablando con niños de todas las edades sobre su libro. Regina Gallardo

El proyecto avanzó lento pero seguro desde ahí. Contactó a la Policía de Doral, la cual le ayudó a resumir las lecciones más importantes que los niños deben aprender, y reclutó a algunos de sus amigos dibujantes para que le ayudaran a ilustrar algunas historietas. Ella editó el libro y finalmente lo publicó hace unos meses.

Ahora está visitando escuelas e iglesias y hablando con niños de todas las edades sobre su libro. La Ciudad de Doral lo colocó en su página web y se ofreció a imprimir copias para que Gallardo las distribuya. Ella también lo ha compartido en redes sociales y espera que la tecnología le ayude a compartir su libro con otras ciudades, y tal vez otros países.

“Esto es lo que yo más quería, que la mayor cantidad de niños aprendieran de esto”, dijo. “Este proyecto esta muy cercano a mi corazón. Amo esta ciudad porque me ayudó a crecer, pero si personas en otros lugares también pueden usar este recurso mejor, de eso se trata, que todos sigamos las reglas y mejoremos como sociedad”.

Como fruto de sus esfuerzos, Gallardo se ganó un Gold Award, el logro más alto dentro de las Girl Scouts de los Estados Unidos. También fue nombrada por el Concejo de Doral como embajadora de seguridad vial.

El alcalde de Doral, Juan Carlos Bermudez, expresó que todos se sienten honrados de que Gallardo resida en la ciudad. “Sus esfuerzos para promover la educación sobre seguridad vial entre sus compañeros son admirables”, explicó Bermudez.

Por su parte, la directora ejecutiva de las Girl Scouts de Tropical Florida, Chelsea Wilkerson, también se mostró contenta.

“Estamos extraordinariamente orgullosos de Regina, así como también de todas nuestras Gold Award Girl Scouts, por poner como ejemplo los valores de las Girls Scouts, su trabajo y compromiso para servir a la comunidad con tan importante aportación”, manifestó.

  Comentarios