Sur de la Florida

Impiden a tres congresistas de Florida visitar centro de detención de menores en Homestead

Le niegan la entrada a tres congresistas al centro de detención de menores en Homestead

Congresistas de la florida Debbie Wasserman Schultz, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell hablan con la prensa luego de que la administración de Donald Trump les impidió ingresar al centro de detención infantil en Homestead el lunes.
Up Next
Congresistas de la florida Debbie Wasserman Schultz, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell hablan con la prensa luego de que la administración de Donald Trump les impidió ingresar al centro de detención infantil en Homestead el lunes.

Tres congresistas del sur de la Florida dijeron que la administración de Trump les impidió ingresar al centro de detención infantil en Homestead este lunes pese a una nueva ley que les otorga el acceso.

Las representantes demócratas de la Florida, Debbie Wasserman Schultz, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell, dicen que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) les negó verbalmente la entrada.

HHS confirmó que se le negó el acceso a las funcionarias públicas.

“Hemos tenido un gran interés por las visitas a las instalaciones. Para garantizar que una visita al centro no interfiera con la seguridad y el bienestar de nuestros [niños], requerimos una notificación mínima de dos semanas para la conveniencia y disponibilidad del centro. Esta ha sido la política desde el 2015 “, dijo el departamento al Miami Herald en un comunicado el sábado.

Pero Schultz, Shalala y Mucarsel-Powell dijeron que lo ocurrido es “ilegal”, haciendo referencia a la Sección 234 del proyecto de ley 115-245, que fue enmendada este año que indica que no se puede impedir a miembros del Congreso a que “entren, con el propósito de supervisar” , cualquier instalación de lEEUU utilizada para mantener la custodia o el alojamiento de niños extranjeros no acompañados“.

HHS no comentó al respecto.

“Durante nuestra última visita a Homestead, fuimos testigos de niños que vivían en condiciones reducidas y similares a las de una prisión”, manifestaron las congresistas mediante una declaración conjunta, refiriéndose a un recorrido de las instalaciones a principios de este año. “La idea de obligar a más niños a permanecer en un centro de detención ya lleno no solo es insegura, sino que también es cruel y viola los principios básicos de la decencia humana”.

La decisión de prohibir el ingreso a las congresistas se produce días después de que el gobierno anunciara que ampliaría las instalaciones para retener a unos 3,600 niños allí, una población mayor que la de la secundaria Homestead High School.

En una carta reciente de cuatro páginas escrita al Congreso por el Departamento de Seguridad de Homestead, la directora de la agencia dijo que la “abrumadora” población en la frontera ha causado un “colapso en todo el sistema” y mencionó sus preocupaciones sobre inadecuados servicios, incluyendo el personal y espacio,

“Negar la entrada para supervisar las condiciones y el cuidado proporcionado a los niños no acompañados en las instalaciones de Homestead no solo sería una violación de la transparencia y la confianza en el cuidado que allí se brinda, sino que violaría la ley”, dijeron los legisladoras en un comunicado el sábado. “Hace un año se produjo una negación de acceso similar, y el Congreso la abordó específicamente asegurando que los miembros tendrían acceso sin trabas a tales instalaciones para llevar a cabo nuestras responsabilidades de supervisión establecidas por la Constitución”.

Los legisladores visitan con regularidad las instalaciones de Homestead, que reabrieron sus puertas en junio de 2018 cuando la administración de Trump promovió una política de separar a los niños de sus padres que cruzan ilegalmente la frontera entre EE.UU. y México.

El ex senador Bill Nelson, la representante Kionne McGhee y Wasserman Schultz, todos demócratas, intentaron ingresar a las instalaciones poco después de que se reabrió, pero se les negó el acceso.

“La compañía que dirige este establecimiento nos dijo que seríamos bienvenidos a recorrer el centro”, dijo Nelson en Twitter. “El HHS nos negó la entrada y dijo que necesitaban un” aviso de dos semanas “para permitirnos ingresar. Eso es ridículo, y está claro que esta administración está ocultando algo “.

Unos días después, al senador republicano Marco Rubio se le permitió ingresar a las instalaciones y un gran número de demócratas lo visitaron un día después.

Pero la instalación le negó al predecesor de Mucarsel-Powell, el representante republicano Carlos Curbelo, una visita en julio del 2018. Curbelo logró entrar unas semanas después.

“Teniendo en cuenta las preocupaciones sobre la falta de personal, espacio, educación y otros servicios de las instalaciones de Homestead, el reciente anuncio por parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de que aumentará dramáticamente la cantidad de camas allí merece un escrutinio inmediato”, dijo la congresista. “La negativa inicial del Departamento a permitir el ingreso allí en estas circunstancias actuales es profundamente preocupante”.

  Comentarios