Sur de la Florida

Mujer china arrestada en Mar-a-Lago se declara inocente

Boceto de Yujing Zhang en una audiencia judicial el 8 de abril del 2019.
Boceto de Yujing Zhang en una audiencia judicial el 8 de abril del 2019.

Un juez federal ordenó el lunes que se mantenga la detención de Yujing Zhang, la mujer china arrestada cuando trataba de entrar al club privado Mar-a-Lago del presidente Donald Trump’.

“Este tribunal tiene la impresión de que la señorita Zhang andaba en malos pasos”, dijo el juez magistrado William Matthewman en el tribunal federal de West Palm Beach, agregando que consideraba que Zhang, de 33 años, podía fugarse y regresar a China si la liberaban antes del juicio.

Matthewman dijo que el peso de las pruebas contra Zhang —quien el lunes se declaró inocente de cargos de hacer declaraciones falsas a agentes federales y de entrar sin autorización en una propiedad de acceso restringido— es “fuerte”. Los fiscales habían pedido que la mantuvieran detenida.

Aunque no se han hecho alegaciones de espionaje contra Zhang, el fiscal federal Rolando García dijo que todavía es posible que se le imputen más cargos. El FBI está tratando el caso como un asunto de seguridad nacional, han dicho fuentes al Miami Herald. Su arresto ha planteado interrogantes sobre la seguridad en Mar-a-Lago y si adversarios extranjeros pudieran tratar de penetrar el club privado del presidente.

A Zhang la pararon en Mar-a-Lago el 30 de marzo, cuando dijo que estaba allí para asistir a un evento, y el Servicio Secreto le encontró lo que describió como una unidad portátil de memoria con “malware”, así como varios otros dispositivos electrónicos.

Pero en la audiencia del lunes, el fiscal reconoció que el malware puede haber sido un “falso positivo”. El fiscal García dijo que nuevas conclusiones se basan en un análisis del FBI que no llegó a los mismos resultados que otros análisis del Servicio Secreto.

Durante una prueba anterior, se insertó la memoria portátil en una computadora y automáticamente comenzó a descargar archivos, algo que un agente del Servicio Secreto dijo que era inusual, en un testimonio ante el tribunal la semana pasada. Durante la prueba realizada por el FBI, la memoria portátil no descargó archivos, dijo García. En este momento las autoridades están realizando pruebas adicionales.

El juez Matthewman le preguntó el lunes a García cuán cerca estuvo Zhang de una computadora en Mar-a-Lago.

“Estuvo al alcance de la mano” de una computadora en la recepción del club, le contestó García.

El fiscal también reveló que mensajes enviados desde el iPhone de Zhang mostraron que la mujer se enteró de que una gala programada para el 26 de marzo en Mar-a-Lago había sido cancelada dos días antes que la mujer llegara por avió a Estados Unidos, según reportó inicialmente el Miami Herald.

El juez Matthewman dijo que su orden de mantener detenida a Zhang se basaba en el hecho de que la mujer se presentó para asistir a la actividad sabiendo que estaba cancelada, así como por la cantidad de dispositivos electrónicos que le encontraron. El juez también señaló que la acusada tiene los recursos financieros para huir y que no tiene lazos familiares en Estados Unidos, que no tiene tratado de extradición con China.

Los defensores de oficio federales de Zhang alegaron durante la audiencia que su arresto se debió a una confusión debido a un malentendido por el idioma.

Si en Mar-a-Lago hubiera habido un intérprete “no estaríamos aquí hoy”, dijo la abogada Kristy Militello.

Li Yang se hizo fotos con Donald Trump durante el Super Bowl que ganaron los Patriotas de Nueva Inglaterra. Dos semanas más tarde, el dueño del equipo, Robert Kraft, fue arrestado por solicitar servicios de prostitución en un spa que ella fundó.

Militello y el otro abogado de oficio federal, Robert Adler, dijeron que las pruebas no son abrumadoras y que no hay ninguna grabación de las respuestas de Zhang a las preguntas que se le hicieron inicialmente después de su arresto. Los abogados de oficio federales propusieron una fianza de $250,000 respaldada por el padre de Zhang.

Un jurado de instrucción federal determinó el vienes que hay causa probable de que Zhang mintió al Servicio Secreto sobre la razón por la que se presentó en Mar-a-Lago. Zhang está en la cárcel del Condado Palm Beach.

El lunes, Zhang vestía en el tribunal un uniforme azul de detenida con las esposas amarradas a una cadena que le rodeaba la cintura. También tenía puestos grilletes en los tobillos. Pareció hablar en inglés con sus abogados y en ocasiones consultó a un intérprete de mandarín nombrado por el tribunal. Si la declaran culpable de los dos cargos, enfrenta un máximo de seis años de prisión y $350,000 en multas.

Poco después del mediodía el 30 de marzo, Zhang pasó por un punto de control del Servicio Secreto afuera de Mar-a-Lago, diciendo que quería visitar la piscina, según una denuncia penal. Personal de Mar-a-Lago le dio acceso debido a que su apellido —uno de los más comunes en China— es el mismo de un miembro del club, indica la denuncia penal. Zhang fue detenida después de decir a un recepcionista, y después a un agente del Servicio Secreto, que estaba allí para asistir a un “evento amistoso de las Naciones Unidas” que no estaba en el calendario de actividades de Mar-a-Lago.

Agentes del Servicio Secreto encontraron que Zhang llevaba varios dispositivos electrónicos: cuatro teléfonos celulares, una computadora portátil, un disco duro externo y la memoria portátil. En un registro en su habitación del Hotel Colony en Palm Beach descubrió más dispositivos electrónicos, entre ellos uno que se usa para detectar cámaras de video ocultas, y más de $8,000 en dólares y divisa china. Zhang dijo en el tribunal en una audiencia anterior que era una inversionista y asesora financiera de Shanghai y que tenía una casa de $1.3 millones y un auto BMW.

Zhang fue encausada el viernes bajo cargos de hacer declaraciones falsas a un agente federal y de entrar a una propiedad de acceso restringido.

CindyandthePresident.jpg
Li ‘Cindy’ Yang posa con el presidente Donald Trump en una actividad de recaudación de fondos en Mar-a-Lago el 3 de marzo del 2018.

Desde finales del año pasado, la división de contrainteligencia del FBI ha estado investigando posibles operaciones de espionaje de China en el sur de la Florida contra el presidente Trump, dijeron varias fuentes al Herald. El arresto de Zhang impulsó esas investigaciones. Las autoridades se han centrado en Li “Cindy” Yang, propietaria de un salón de masajes del sur de la Florida, y su negocio de venta de acceso al presidente. Yang usó redes sociales chinas para promover un evento en Mar-a-Lago al que Zhang quería asistir. Esa actividad era una gala de una organización sin fines de lucro a beneficio de jóvenes copresidida por la hermana de Trump, Elizabeth Trump Grau.

El lunes, el fiscal García reveló que Zhang conoció de la cancelación de esa actividad por boca de Charles Lee, empresario chino que promovía eventos en Mar-a-Lago a clientes chinos conjuntamente con Yang. Lee tiene una compañía llamada United Nations Chinese Friendship Association. Zhang tenía en su teléfono el número de Lee bajo el nombre de “United Nations Charles”. Zhang pagó a la compañía de Lee $20,000 por un paquete que incluía la asistencia al evento en Mar-a-Lago, según el recibo presentado como prueba por la defensa.

Yang dijo a través de una portavoz que no hizo nada indebido y que no conoce a Zhang.

Yang también tenía planeado asistir a una actividad de recaudación de fondos de Trump el 10 de marzo en Mar-a-Lago, auspiciada por el Comité Nacional Republicano, pero decidió no ir después que el Herald y otros medios noticiosos publicaron artículos sobre sus actividades políticas y de asesoría, incluida una foto que se tomó con el presidente. Un directivo del Comité Nacional Republicano dijo que a Yang le devolvieron $5,600 el 8 de marzo después que pidió una devolución.

Expertos en seguridad nacional han planteado interrogantes sobre vulnerabilidades en Mar-a-Lago desde la elección del presidente Trump. Pero el arresto de Zhang fue el primer incidente importante reportado. La semana pasada, la Casa Blanca informó que el director del Servicio Secreto, Randolph “Tex” Alles, dejará el cargo, aunque una fuente del gobierno dijo que la salida de Alles no tiene relación con el arresto de Zhang.

Sin embargo, el senador Chuck Schumer, demócrata por Nueva York y líder de la minoría en el Senado, ha dicho que Alles debe testificar ante el Congreso sobre ese incidente, así como preocupaciones de seguridad más amplias.

“El público y el Congreso necesitan conocer hasta donde gobiernos adversarios, como China, y sus agentes intentan ganar acceso o realizar actividades de vigilancia electrónica u obtener información de seguridad nacional en las propiedades del presidente Trump”, expresó Schumer en un comunicado.

En febrero del 2019, un juez federal de Miami impuso una condena máxima de un año de prisión a un estudiante chino sorprendido por la Policía de Cayo Hueso mientras entraba sin autorización a una base aeronaval. Los investigadores conocieron que estaba tomando fotos y videos de la base militar con su teléfono y una cámara digital.

Zhao Qianli, de 20 años, dijo a agentes del FBI que estudiaba Musicología y que viajó a Estados Unidos como parte de un programa de intercambio estudiantil. Dijo que durante su visita a finales de septiembre a Cayo Hueso se perdió en un sendero y no se dio cuenta que había entrado a la base militar. Posteriormente se declaró culpable de tomar fotos de instalaciones de defensa en la base militar.

La declaración de culpabilidad y sentencia de Qianli siguió a un reciente reporte de CNN que indicó que oficiales de inteligencia de Estados Unidos han advertido que China está usando a algunos de sus jóvenes que estudian en Estados Unidos para recoger información sobre negocios, tecnología y ciencias para el gobierno de Pekín.

  Comentarios