Sur de la Florida

Mientras en otros estados amplían el Medicaid, la Legislatura de Florida planea reducirlo

La sala de emergencias del Hospital Jackson Memorial. La Legislatura de la Florida estudia reducir el tiempo en que un solicitante de cobertura del Medicaid puede conseguir que el programa le pague servicios de manera retroactiva.
La sala de emergencias del Hospital Jackson Memorial. La Legislatura de la Florida estudia reducir el tiempo en que un solicitante de cobertura del Medicaid puede conseguir que el programa le pague servicios de manera retroactiva. Miami Herald file photo

Mientras el resto del país estudia o toma medias para ampliar la cobertura del Medicaid, en la Florida los legisladores estudian la posibilidad de hacer exactamente lo contrario.

Mientras negocian un presupuesto de $90,000 millones, líderes de la Cámara y el Senado, foros controlados por los republicanos, estudian reducir permanentemente el período autorizado para el pago retroactivo de facturas de hospital y debaten si presionan por más servicios privatizados para personas con discapacidades. También estudian la implementación de exigencias de trabajo para beneficiarios del programa, de manera similar a las que ya se usan para la asistencia temporal en efectivo.

Aunque otros estados han implementado políticas similares, algunas de las cuales han sido impugnadas recientemente en los tribunales federales, la Florida es la única en su resistencia a ampliar el Medicaid. Todos los demás estados que han conseguido autorización federal para implementar tales cambios también han ampliado la cobertura del Medicaid a adultos sin hijos.

“Observamos esta tendencia continua de estados que han implementado la expansión y estados que estudian la ampliación”, dijo MaryBeth Musumeci, directora adjunta del Programa sobre el Medicaid y Personas sin Seguro Médico de la Fundación de la Familia Kaiser. “La Florida no lo ha hecho”.

En medio de estos cambios, los demócratas, quienes han tratado infructuosamente de conseguir una audiencia sobre la ampliación del Medicaid en la Legislatura de este año, estudian de nuevo un esfuerzo para colocar la ampliación del Medicaid en la boleta electoral del 2020. Treinta y seis estados y el Distrito de Columbia han ampliado la cobertura del Medicaid.

Se espera que tanto la Cámara como el Senado estatales se pongan de acuerdo en al menos un tema: prorrogar un cambio de política que reduce el período en que los pacientes pueden conseguir que el programa cubra retroactivamente facturas médicas después de solicitar el ingreso al Medicaid.

El cambio —que reduce el presupuesto de la estatal Agencia para la Administración de Servicios Médicos (AHCA) para la cobertura del Medicaid en $104 millones, incluidos fondos federales— restringe el tiempo que los pacientes pueden conseguir que el Medicaid les cubra facturas médicas a un máximo de un mes calendario antes de la fecha de solicitud de ingreso al Medicaid. La política anterior permitía a los pacientes que el Medicaid les cubriera costos médicos por hasta tres meses antes de la fecha en que solicitaron la cobertura, aunque el cambio solamente afecta a adultos mayores y los que padecen de discapacidades. Las mujeres embarazadas y los niños quedan exentos de la norma.

Aunque la Legislatura votó inicialmente por reducir ese período en el 2018, la norma entró en vigor en febrero del 2019 después que el gobierno federal aprobó el cambio en noviembre pasado. La norma exige que la Legislatura pruebe el cambio nuevamente para que permanezca en vigor hasta julio.

La Cámara ha planteado reducir ese período de manera permanente, mientras que el Senado, en un esfuerzo por apaciguar a defensores preocupados, ha planteado medidas que prorrogan la norma durante otro año o igualan el cambio permanente planteado en la Cámara.

Autoridades de la AHCA, entre ellas su nueva directora, Mary Mayhew, han presentado el cambio como un incentivo para que las personas se inscriban más pronto en el programa.

Pero defensores de los pacientes, entre ellos Anne Swerlick, del Florida Policy Institute, han alegado que esa postura “ignora la realidad del Medicaid en la Florida”.

Según las nuevas reglas, expresó Swerlick a un comité el mes pasado, alguien que cumpla los requisitos de cobertura del Medicaid el último día de mes, como el caso de una lesión catastrófica, solamente le podrían cubrir los gastos médicos retroactivamente en el mes calendario en que solicitaron la cobertura. Si solicitaron la cobertura incluso un día después, “el Medicaid no pagaría esos miles de dólares en facturas de la sala de emergencia”, dijo. “En ese caso, la persona tuvo la mala suerte de terminar en el hospital el último día de mes”.

“A final de cuenta, todos vamos a tener que pagar esos costos con primas de seguro más elevadas, costos de hospital más elevados y, naturalmente, más costos por servicios prestados pero que nadie paga”, agregó.

Una propuesta de presupuesto en la Cámara —que se discute con el Senado— pudiera cambiar significativamente la manera en que la estatal Agencia para Personas con Discapacidades maneja la cobertura del Medicaid para sus beneficiarios. Aunque la Legislatura determina el presupuesto, la agencia fue duramente criticada al principio de este período de sesiones por haber funcionado varios años con un déficit.

Y si eso ocurra nuevamente este año fiscal, el plan de la Cámara exige a la agencia trabajar con la AHCA para modificar la exención del gobierno federal bajo la cual opera.

Ese plan pudiera cambiar significativamente la manera en que la agencia ofrece cobertura a unas 34,000 personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo. A diferencia de la mayoría de los programas Medicaid en los otros estados, éste es uno de los pocos que no funciona a través del programa Medicaid manejado por el estado, en que el estado contrata a organizaciones privadas para manejar los servicios médicos de los beneficiarios.

La Cámara también ha planteado exigencias de trabajo para los beneficiarios del Medicaid, algo que apoya el gobernador Ron DeSantis y es un punto largamente apoyado por los conservadores, aunque el Senado no ha escuchado la propuesta este año.

El proyecto de ley en la Cámara contempla que unos 500,000 beneficiarios del programa trabajen o demuestran que están tratando de encontrar empleo, para poder mantener la cobertura, el mismo criterio que ya se usa para un programa temporal de asistencia en efectivo. Esa exigencia no se aplica a los niños, quienes están cubiertos desproporcionadamente por el Medicaid, ni a otras personas con cobertura de servicios médicos a largo plazo en el programa, como las personas en asilos. Es muy probable que tampoco se aplique a personas con ingresos por discapacidad a través del Seguro Social.

  Comentarios