Sur de la Florida

Sospechoso de asesinato en Miami tenía orden de deportación a Cuba

Escalofriante video muestra asesinato a manos de un cubano con orden de deportación

El cubano David Paneque, de 29 años, está acusado de asesinar a Leandro López, de 31 años, en un centro comercial del oeste de Miami-Dade el 4 de marzo de 2019.
Up Next
El cubano David Paneque, de 29 años, está acusado de asesinar a Leandro López, de 31 años, en un centro comercial del oeste de Miami-Dade el 4 de marzo de 2019.

Las ejecuciones no son tan frías, o tan claras, en las películas de la mafia.

En un tenso video de vigilancia de cinco minutos, grabado por una cámara instalada en secreto en un estacionamiento de Miami, se observa un ex miembro de una notoria pandilla de hispanos preparar y ocultar una pistola, para entonces ponerse a conversar con su amigo antes de sacar el arma. La víctima ruega que no lo maten, a veces pidiéndoselo cara a cara, antes que el agresor, otrora conocido como Psycho, lo balea a bocajarro.

Los hechos pudieran considerarse un asesinato típico en el sur de la Florida, excepto que el acusado, David Paneque, debió haber sido deportado hace dos años, pero las autoridades de inmigración tuvieron que liberarlos.

La razón: Paneque es cubano. Incluso en medio de las renovadas relaciones diplomáticas establecidas bajo el entonces presidente Barack Obama, el gobierno de la isla acepta relativamente pocos delincuentes. Las deportaciones a Cuba han aumentado con las agresivas políticas del presidente Donald Trump, pero solamente ascienden a cientos de personas.

“¿Adónde me van a mandar? Cuba no me quiere”, bromeó Paneque durante un interrogatorio con detectives de la Policía de Miami-Dade, antes de su arresto más reciente. “No me quieren aquí. No me quieren allá”.

La Fiscalía Estatal de Miami-Dade acusó formalmente el miércoles a Paneque, de 29 años, del asesinato de Leandro López. Las autoridades dicen que el motivo del asesinato no está claro.

Paneque, quien sigue detenido mientras espera juicio, se declaró inocente. Su abogado defensor declinó dar declaraciones.

David Paneque
David Paneque, de 29 años, está acusado de matar a Leandro López, de 31 años, el 24 de marzo del 2019, en un área comercial del oeste de Miami-Dade. David Ovalle Miami Herald

El caso pudiera ser un catalizador en el debate nacional sobre la inmigración, que se ha politizado significativamente en momentos que la Casa Blanca se empeña en levantar muros y reprimir la inmigración ilegal. Inmigrantes indocumentados de México y Centroamérica implicados en delitos publicitados se han convertido en tema candente en las redes sociales para el presidente y muchos de sus partidarios. Pero los cubanoamericanos, en general vistos como importantes aliados políticos de los republicanos, han disfrutado de un estatus especial que se debe a políticas de inmigración más tolerantes para personas que escapan de un gobierno comunista.

El ex representante federal miamense Carlos Curbelo, quien el año pasado presentó infructuosamente un proyecto de ley de reforma de las leyes de inmigración, dijo que su propuesta abordaba casos de delincuentes peligrosos como Paneque y contemplaba su detención indefinida si no los podían deportar.

“Esto ilustra una importante falla en nuestras leyes de inmigración. Aunque este individuo es un inmigrante indocumentado con un historial de delitos violentos, por ley tuvo que ser liberado”, dijo Curbelo, un republicano que perdió su escaño a manos de la demócrata Debbie Mucarsel-Powell.

Paneque tenía 17 años cuando fue arrestado por primera vez por un delito violento.

Según la Policía, robó a un hombre con un cuchillo afuera de un restaurante de West Kendall en noviembre del 2007. El hombre fue acuchillado varias veces durante la “violenta pelea”, y lo transportaron en helicóptero a un centro de traumatología, según el informe del arresto. Paneque, conocido por el mote de “Psycho”, fue sorprendido más tarde tratando de cobrar cheques del hombre asesinado. En ese momento estaba en libertad condicional por un cargo de portar un arma oculta.

Paneque, aunque era adolescente, fue acusado como adulto y sentenciado en abril del 2008 a 10 años de prisión por intento de asesinato y robo a mano armada. Poco después, la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) emitió un comunicado de prensa en que indicó que Paneque era uno de más de 200 pandilleros violentos arrestados como parte de una ofensiva nacional contra las pandillas.

El ICE lo describió como “un cubano líder de una pandilla Sur-13” elegible “para ser deportado por su historial delictivo”

Sur-13, como se conoce a los Sureños, es una red nacional de pandillas vinculada con la mafia mexicana que campea en las prisiones de ese país. El grupo se formó en California y han surgido filiales en todo el país. El grupo es distinto de la MS-13, la Mara Salvatrucha, una pandilla nacida en Centroamérica que el presidente Trump ha calificado de una seria amenaza a la seguridad nacional. Sin embargo, un detective de homicidios de Miami-Dade incluyó un informe de arresto un tatuaje de “MS13” que tenía Paneque.

A mediados de los años 2000 empezaron a surgir pandillas afiliadas a la Sur-13 en zonas rurales de la Florida y en el Condado Palm Beach. Los miembros de la Sur-13 por lo general son descendientes de mexicanos o centroamericanos. Expertos en pandillas dicen que es poco común que un cubano como Paneque se integre a esa pandilla.

En la entrevista policial, Paneque alegó posteriormente que se unió a la pandilla cuando era desamparado y vivía en Robert King High Park, 7025 Flagler St., que ese entonces era un lugar de reunión de grupos callejeros locales. Paneque nació en Cuba en 1989, pero no está claro cuándo llegó a Miami.

“Yo estaba viviendo en la calle y ellos me acogieron, eran como mi familia”, dijo Paneque.

En algún momento, probablemente en prisión, Paneque se tatuó “13” en toda la espalda, con la imagen de un guerrero azteca, y la palabra “SURSIDE” —que significa Southside— en el pecho.

Correct - JM1_0028
Tatuajes en la espalda de David Paneque, de 29 años, acusado de asesinato en Miami-Dade. - Miami-Dade State Attorney's

Mientras estaba en una prisión estatal de la Florida, Paneque fue condenado por agredir a agentes de prisiones.

Paneque cumplió su sentencia de prisión en marzo del 2017. Entonces agentes del ICE se lo llevaron. Un mes más tarde, un juez de inmigración ordenó su deportación. Paneque estuvo bajo custodia del ICE hasta el 5 de julio del 2017.

Fue liberado bajo una “orden de supervisión”. Según la ley federal, solamente en raras excepciones los inmigrantes con orden de deportación pueden ser encarcelados indefinidamente si hoy hay forma de que sacarlos del país.

En el caso de Paneque “no existían probabilidades significativas de deportación en el futuro cercano”, según un comunicado de Tamara Spicer, portavoz del ICE.

Pero Paneque no es el único.

Más de 37,000 cubanos en Estados Unidos enfrentan órdenes de deportación por delitos o infracciones de inmigración. La mayoría de ellos está en libertad bajo órdenes de supervisión, que les exigen presentarse a las autoridades al menos una vez al año.

Los cubanos rara vez eran deportados en los años anteriores a la reanudación de las relaciones diplomáticas en el 2016 durante el gobierno de Obama. Incluso ahora, Cuba no acepta a la mayoría de sus ciudadanos a quienes el gobierno de Estados Unidos desea deportar.

Pero incluso así, están deportando a más cubanos, aunque la cifra es pequeña. En el 2018, 463 cubanos fueron enviados a la isla, según el ICE, un aumento de siete veces en comparación con el 2016.

El criterio para deportar a los cubanos muchas veces no es claro, dicen abogados de inmigración. La mayoría de los deportados llegaron después del 12 de enero del 2017, cuando Estados Unidos puso fin a la política de permitir que la mayoría de los cubanos que llegaban a suelo estadounidense se quedaran.

Pero el gobierno cubano decide si acepta o no a personas como Paneque, dijo Juan Carlos Gómez, director de la Carlos A. Costa Immigration & Rights Clinic en la Universidad Internacional de la Florida.

“Están varados. No hay un mecanismo para devolverlos. No hay un tratado entre los dos países”, dijo Gómez.

Los menos de 500 cubanos deportados el año pasado son “una gota” entre los más de 30,000 delincuentes convictos con orden de deportación, dijo Jessica Vaughn, directora de Estudios de Políticas del Center for Immigration, un grupo de estudios de Washington DC que favorece una inmigración limitada.

Una opción, dijo Vaughn, es que Estados Unidos amenace con limitar la cantidad de inmigrantes cubanos legales a menos que La Habana comience a aceptar más deportados. “Hay medidas que el gobierno de Trump pudiera tomar para evitar que la situación empeore”, dijo Vaughn.

Curbelo, el ex legislador federal miamense, dijo que no piensa que la diplomacia tradicional funcione.

“Es el gobierno cubano”, dijo Curbelo. “Lo fundamental es que no tiene interés en ninguna clase de cooperación con Estados Unidos. El gobierno cubano es el problema”.

18622119_1683224518650349_4049705774897918931_n.jpg
Leandro López, de 31 años, fue ultimado a balazos en la azotea del estacionamiento de un centro comercial en el oeste de Miami-Dade el 24 de marzo del 2019. - FACEBOOK - Facebook

Paneque fue liberado de la custodia del ICE y además está en libertad condicional hasta por lo menos el 2022.

Paneque comenzó a trabajar como electricista, se mudó a un apartamento en el Upper Eastside de Miami y tuvo un hijo, le contó posteriormente a la Policía. Sus únicos objetivos, dijo, eran buscar mujeres y ganar dinero. Paneque también consiguió autorización para consumir marihuana medicinal por el estrés traumático que dice sufrió en prisión.

Pero las autoridades sospecharon inmediatamente de Paneque en el asesinato de López, cuyo cuerpo acribillado a balazos fue descubierto en la azotea del estacionamiento de un centro comercial en la cuadra de los 7300 de la NW 36 Street el 24 de marzo.

López, de 31 años, acababa de tener un hijo, había tenido un estudio de tatuajes y había batallado con la adicción a las drogas. Paneque alegó que conoció a López a través de un amigo que había conocido en prisión, y los dos visitaban con frecuencia clubes de desnudistas.

Los detectives notaron que Paneque fue una de las últimas personas en hablar con López por teléfono. El 3 de abril, Paneque aceptó hablar con la Policía en la oficina de Homicidios de Miami-Dade.

Video que muestra al detective Juan Segovia interrogando a David Paneque.

Durante el interrogatorio, que duró una hora, el detective Juan Segovia estableció una conversación casual con Paneque, quien dijo que ya no pertenecía a pandillas y le mostró fotos de su hijo, según un video del interrogatorio que ahora es parte del caso penal.

La última noche con vida de López, Paneque dijo que recogió a su amigo en el centro comercial, muy cerca del centro de detención Turner Guilford Knight. López se había quedado sin combustible y necesitaba algún dinero. Después de llenarle el tanque al SUV de López, los dos se montaron en la Ford F-150 de Paneque para ir a varios clubes.

Paneque dice que horas después dejó a López junto a su SUV en la azotea del estacionamiento. “Y me fui a mi casa”, le dijo Paneque al detective Segovia.

Segovia le mostró una foto de la camioneta subiendo por la rampa del estacionamiento. Paneque reconoce que era él. Entonces le muestra una foto de la camioneta junto al SUV de López. Paneque también reconoce que es él.

Entonces, en un momento dramático de teatro policial, Segovia le muestra a Paneque una foto en que se le ve apuntándole con una pistola a Paneque en el rostro.

“¿Quién ese que está ahí?”, le pregunta Segovia.

Paneque hace una pausa. “No sé”, dijo.

“Todo quedó grabado en video”, le dijo Segovia.

“No tengo idea”, dijo el sospechoso.

“¿Por qué le disparaste?”, le preguntó el detective.

“No sé de qué me hablas”, le contestó Paneque.

Leandro Lopez relatives
Familiares de Leandro López, abatido a tiros en marzo del 2019, estuvieron presentes en una audiencia en un tribunal de circuito de Miami-Dade el 23 de marzo del 2019. David Paneque, de 29 años, está acusado de matar a López. David Ovalle Miami Herald

Lo que Paneque no sabía era que el dueño de un restaurante del lugar había instalado un sistema de vigilancia en el estacionamiento después que su auto fue vandalizado. El video muestra a Paneque sacar la pistola y apuntarle directamente a la cara de López.

En el video, que no tiene sonido, López parece rogarle a Paneque que no lo mate. Paneque parece ceder inicialmente, abrazándolo, antes de abatirlo a tiros fríamente, llevarse una pertenencia del hombre y huir en su vehículo.

En el video se observa todo claramente. “Todo está grabado en video… esto lo pudieran pasar en un cine IMAX”, le dijo Segovia. “¿Qué pasó, bro?”

Paneque se echa hacia atrás en la silla, con las manos unidas detrás de la cabeza. “No sé nada”, dijo. “Me acojo a la Quinta [Enmienda]. Tengo del derecho a no decir nada”.

“Tienes derecho a no decir nada”, le contestó Segovia. “Estás arrestado por asesinato en primer grado”.

  Comentarios