Sur de la Florida

No hay planes inminentes de enviar miles de inmigrantes al sur de la Florida

Inmigrantes indocumentados esperan para ser entrevistados sobre sus solicitudes de asilo en el punto de entrada a Estados Unidos en Tijuana, México, en junio del 2018.
Inmigrantes indocumentados esperan para ser entrevistados sobre sus solicitudes de asilo en el punto de entrada a Estados Unidos en Tijuana, México, en junio del 2018. NYT.

No hay planes inminentes para enviar a miles de inmigrantes indocumentados desde la frontera con México al sur de la Florida, dicen ahora los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Buscando atenuar reportes de jefes policiales del sur de la Florida de que funcionarios federales de inmigración están a punto de traer a los condados de Broward o Palm Beach a decenas de familias que han cruzado la frontera, los funcionarios del CBP explicaron a la prensa el viernes que han preparado planes de “contingencia” para hacerlo, pero dijeron que no hay vuelos programados y que no han tomado una decisión aún.

En todo caso, el sur de la Florida sigue siendo una de las regiones donde las agencias de inmigración tienen la capacidad de procesar a inmigrantes indocumentados que buscan entrar al país, en caso de que una afluencia masiva de inmigrantes continúe sobrecargando las vetustas instalaciones ubicadas a lo largo de la frontera con México. Durante la última semana, funcionarios de inmigración dijeron que un promedio de 4,500 inmigrantes han sido arrestados a diario.

La aclaración de las autoridades federales de inmigración debería atenuar, al menos temporalmente, una tempestad que estalló el jueves después de que el jefe de la oficina de CBP en Miami informó a jefes de Policía en los condados Palm Beach y Martin que vuelos de inmigrantes indocumentados podrían comenzar a aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Palm Beach en un futuro cercano. Para el jueves por la tarde, los políticos en los condados de Broward y Palm Beach se referían al arribo de hasta 1,000 inmigrantes al mes y advertían de una inminente crisis de personas sin hogar.

“No tengo suficiente información para estar tranquilo y no tengo suficiente información para estar aprensivo”, dijo el viernes el jefe de la Policía del condado Martin, William Snyder. “Tengo a dos personas de las agencias federales que saben lo que está ocurriendo y están diciendo que estemos preparados. Estoy haciendo todo lo que puedo”.

El jueves, Sean Brammer, jefe de la Asociación de Jefes de Policía del Condado Palm Beach, envió una carta al gobernador Ron DeSantis explicando que hasta 14,000 inmigrantes de la frontera podrían ser enviados al sur de la Florida. También el jueves, el jefe policial de Palm Beach, Ric Bradshaw, advirtió que el condado no estaba preparado para manejar tal afluencia.

Pero CBP ahora dice que hay un malentendido, que no hay vuelos programados hacia el sur de la Florida, y es posible que nunca ocurran.

Por ahora, las autoridades de inmigración están aliviando la presión sobre sus agentes e instalaciones transfiriendo y liberando a los inmigrantes en otros lugares.

Por meses el gobierno ha estado moviendo familias entre diferentes puntos como Yuma, El Paso y el Valle del Río Grande y subestaciones de CBP. Desde octubre, CBP ha realizado aproximadamente 530,000 arrestos en la frontera con México, y el 19 de marzo, la agencia comenzó a liberar a familias que tienen cargos criminales.

Esas familias, en su mayoría del Triángulo del Norte en América Central, están siendo trasladadas en autobuses a Laredo o en avión a Del Río. El martes, habrá otro avión desde el Valle del Río Grande a San Diego.

El sur de la Florida sigue siendo un posible destino por la capacidad que tiene Aduanas y Protección Fronteriza para procesar a los inmigrantes, según los funcionarios de CBP. Pero no hay seguridad de que alguien sea enviado aquí.

  Comentarios