Sur de la Florida

Estaba acusada de fracturarle el cráneo a su bebé. Lo que hizo un juez dejó pasmado a todo el mundo

Después que una bebé de Miami debió ser llevada de urgencia a un hospital, los médicos descubrieron que la niña había sufrido una fractura horrible en el cráneo y tenía una grave hinchazón en el cerebro.

Los rayos X revelaron que con anterioridad, la pequeña Sophia, de 10 meses, también había sufrido fracturas en los brazos y piernas. La policía y la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade creen que la madre de la niña y única persona que la cuida, April Fox, la golpeó salvajemente durante semanas, lo que provocó que tuviera que ser llevada a la sala de emergencias hace cuatro años.

De igual modo, las autoridades de cuidado infantil de la Florida también consideraron a Fox una amenaza suficientemente grande como para despojarla legalmente de sus derechos como madre de sus otros dos pequeños hijos.

Desde entonces, Sophia, que puede caminar y hablar a pesar del daño cerebral que tuvo, fue adoptada. Sin embargo, en el juicio que este mes se le sigue a Fox por acusaciones de abuso infantil con agravantes, el abogado que la defiende argumentó que fueron los huesos quebradizos y los desórdenes genéticos de la niña, además de una caída que tuvo, lo que le provocó las lesiones.

El jurado no pudo llegar a una decisión y un juez declaró nulo el juicio. Sin embargo, en vez de permitirle a los fiscales un segundo juicio, el juez de Circuito del Condado Miami-Dade Mark Blumstein tomó una decisión poco usual y absolvió a Fox, de 34 años.

Blumstein.jpg
El juez de Circuito del Condado Miami-Dade Mark Blumstein. DAVID OVALLE MIAMI HERALD

La determinación de Blumstein dejó atónitos a los fiscales de Miami-Dade, ya que es muy extraño que un juez absuelva a acusados de delitos graves. La absolución también sorprendió enormemente a los propios abogados defensores y a Fox, que comenzó a sudar profusamente en la corte.

La Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade no puede apelar la decisión del juez, y Fox no puede recuperar a sus hijos. “Es un sentimiento agridulce. Ganó el juicio, pero perdió la guerra”, dijo la abogada defensora Kellie Peterson. Fox también enfrenta un juicio en el Condado Broward, donde, según las autoridades, trabajaba como abogada sin tener la licencia para hacerlo.

La policía dijo que Fox hacía trabajos legales para personas con problemas de pensiones alimentarias, casos delictivos y ejecuciones hipotecarias, y luego las demandaba por no pagarle.

La policía de Miami-Dade arrestó a Fox en el 2015 después que llevó a Sophia al Hospital Jackson Memorial. En esa ocasión, Fox le dijo a los médicos que se despertó y encontró a la niña con la cara hinchada. La niña tenía una fractura en el cráneo y sangramiento en el cerebro.

La bebé, le dijo Fox a los médicos y a la policía, se había caído de la cuna hacía 10 días, pero no parecía haberse dañado. En el juicio de la semana pasada en Miami, los fiscales Jonathan Borst y Yara Dodin le dijeron al jurado que los médicos hallaron otras fracturas en los brazos y piernas que ya habían comenzado a sanar, lo que indicaba que la pequeña había sido golpeada durante semanas.

El traumático golpe final que le provocó el sangramiento en el cerebro y la fractura lo sufrió poco antes de la visita al hospital, el 30 de mayo de 2015, dijeron.

Fox “siempre estaba con Sophia”, dijeron varios testigos. Los abogados defensores señalaron que no había ningún testigo que pudiese afirmar que hubo algún tipo de abuso. Los abogados sugirieron que los expertos de la Fiscalía no entraron a considerar que Sophia pudo haber sufrido uno de los varios desórdenes que pudieron debilitarle los huesos, lo que la convertía en susceptible de sufrir fracturas con facilidad.

Los desórdenes también pudieron haber provocado su sensibilidad al dolor. “Ello explica por qué la bebé nunca se quejaba ni lloraba”, dijo el abogado defensor James DeMiles.

Un jurado compuesto por seis personas deliberó durante más de seis horas, pero no pudo llegar a una conclusión unánime. Uno de los jurados, que pidió permanecer en el anonimato, le dijo al Herald que cuatro de los jurados querían condenar a Fox.

Después que el jurado se retiró el pasado jueves por la noche, el juez Blumstein anuló el juicio. La decisión del juez de absolver por su cuenta a Fox sorprendió a los abogados, a pesar de que el propio juez expresó sus dudas sobre el caso en el juicio que duró cuatro días.

“Hace cuatro años que ocurrió este incidente. Sin duda, han quedado algunas preguntas sin responder”, le dijo Blumstein a Fox. “Nadie aquí sabe exactamente qué sucedió excepto usted”, agregó.

  Comentarios