Sur de la Florida

La temporada de huracanes será ‘casi normal’ este año, pero las tormentas pueden ser muchas

El paisaje arquitectónico de Miami durante el lluvioso fin de semana del Día del Trabajo.
El paisaje arquitectónico de Miami durante el lluvioso fin de semana del Día del Trabajo. cmguerrero@miamiherald.com

Los meteorólogos pronostican una temporada de huracanes del Atlántico “casi normal” en 2019, con un máximo de 15 tormentas con nombre.

Pero no permita que eso de “casi normal” lo haga perder las perspectivas de lo que puede ocurrir, acuérdese de Michael.

El jueves, los expertos del Centro de Pronósticos de la Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos (NOAA) presentaron su evaluación anual del período de seis meses que comienza el primero de junio:

Puede haber entre 9 y 15 tormentas con nombre con vientos de al menos 39 millas por hora.

De esas tormentas, entre 4 y 8 pueden convertirse en huracanes con vientos de 74 millas por hora o más.

Y entre 2 y 4 tormentas pueden fortalecerse a categorías 3, 4 o 5, como ocurrió con el huracán Michael en octubre pasado, que golpeó la región noroeste de la Florida conocida como el Panhandle y devastó la zona de Mexico Beach.

“Parece una temporada normal, pero entre 9 y 15 huracanes es bastante”, advirtió Gerry Bell, jefe de pronósticos de la NOAA. “Tener entre dos y cuatro huracanes es mucho. Así que aunque esperamos una temporada casi normal, eso es bastante actividad”.

2019 Hurricane Names - Strikethrough.png
La NOAA publicó su lista de nombres de tormentas para la temporada de huracanes del Atlántico de 2019. Andrea fue una tormenta fuera de temporada en mayo de 2019. National Oceanic and Atmospheric Administration

Ya tuvimos un amago de lo que puede estar por llegar con la formación de la tormenta subtropical Andrea unas 300 millas al suroeste de las Bermudas el 20 de mayo, la primera tormenta con nombre incluso antes que la temporada comenzara, que afortunadamente desapareció.

Factores climáticos

Según Neil Jacobs, administrador en funciones de la NOAA, las perspectivas de la temporada de 2019 —que va del primero de junio al 30 de noviembre— refleja varios factores climáticos.

El fenómeno de El Niño se está debilitando, lo que no es muy buena noticia, dado que si El Niño está fuerte puede ayudar a reducir la actividad ciclónica en el Atlántico, dijo Jacobs. Pero todavía está ahí, y hay otras cosas que la NOAA toma en cuenta al hacer los pronósticos.

“Se espera que El Niño se mantenga y modere la intensidad de los huracanes esta temporada. Se espera que una combinación de una temperatura más elevada de lo normal en la superficie del mar en el Atlántico y el mar Caribe, y una temporada más fuerte de lluvias en el África Occidental, dos cosas que favorecen una mayor actividad ciclónica, se van a contraponer a El Niño”, dijo Jacobs en un anuncio desde un hangar en el Aeropuerto Nacional Ronald Reagan de Washington.

El pronóstico tiene un 70% de certidumbre, lo que significa que los expertos de la NOAA consideran que es preciso en siete de cada 10 temporadas, dijo Bell.

Al desglosarlo, el Centro considera que el pronóstico tiene una probabilidad de 40% de que sea una temporada casi normal, una probabilidad de 30% de que sea una temporada más fuerte de lo normal y 30% de probabilidad de que sea una temporada menos fuerte de lo normal.

Hay que prepararse desde ahora

“La meta principal es alentar al público a tomar medidas preventivas antes del primero de junio”, dijo Jacobs de la presentación del pronóstico el jueves. “Prepárense, revisen su plan de evacuación de emergencia, haga acopio de los insumos necesarios ahora”.

“Prepararse antes de un desastre es la responsabilidad de todos los niveles de gobierno, del sector privado y de la población”, agregó Daniel Kaniewski, funcionario de la Agencia de Manejo de Emergencias.

“Una sola tormenta puede devastar una comunidad, así que hay que prepararse ahora”, dijo, y mencionó los principales preparativos a tener en mente: tener efectivo a la mano y seguro de propietario y contra inundaciones suficiente.

El Centro de Pronósticos de la NOAA actualizará las perspectivas de la temporada del 2019 en agosto, antes del período tradicional de mayor actividad ciclónica, que va de agosto a octubre. Las tormentas de junio y julio tienden a ser menos fuertes, explicó Jacobs.

Temporada de lluvias en el sur de la Florida

En un pronóstico exclusivo para el sur de la Florida, expertos regionales dijeron que la temporada de lluvias, que comenzó este mes, parece que será más cálida de lo normal, lo que significa que temperaturas más elevadas de lo normal se notarán más temprano en la mañana y durante la madrugada.

El pronóstico de lluvias muestra una probabilidad de precipitaciones ligeramente mayor de lo normal y la probabilidad de que en la primera mitad de la temporada llueva más.

“El comienzo de la temporada de lluvias, en mayo y junio, es por lo general cuando más tormentas hay, lo que puede incluir granizo y tornados’, dijo Robert Molleda, meteorólogo coordinador del Servicio Nacional de Meteorología, en una sesión informativa el miércoles en Miami.

Es probable que en julio el sur de la Florida entre en un patrón más seco, agregó, y El Niño debe hacerse sentir esta temporada de lluvias.

El patrón meteorológico parece más débil que en años anteriores, lo que significa que las aguas frente a la costa del Pacífico en Estados Unidos no están mucho más cálidas de lo normal. Se espera que la debilidad de El Niño se mantenga hasta todo agosto y entonces pierda fuerza entre septiembre y noviembre.

En general, los años de un fenómeno fuerte de El Niño se asocian con un aumento en las tormentas tropicales en el Pacífico occidental, y una actividad reducida en el Atlántico, el Golfo de México y el Caribe.

De manera que, en teoría, el patrón débil de El Niño este año no debe ofrece mucha protección contra los huracanes en el sur de la Florida.

“Pero tenemos que recordar que fuimos afectados por huracanes en años en que El Niño estaba fuerte, en años de actividad de La Niña y en años neutros, de manera que no podemos centrarnos en esta relación con El Niño”, agregó Molleda.

Autoridades de administración de aguas dijeron que los sistemas de control de inundaciones en los 16 condados que van desde el sur de Orlando hasta los Cayos de la Florida están listos para hacer frente a la temporada de lluvias.

“El lago Okeechobee tiene el nivel de agua adecuado para poder recibir más lluvias sin necesidad de descargas en este momento”, dijo Akin Owosina, jefe de la oficina de Hidrología del Distrito de Administración de Aguas del sur de la Florida.

  Comentarios