Sur de la Florida

Miami Beach cambió las reglas para calmar el jolgorio. Este fin de semana es la primera prueba

Miami Beach se prepara para hacer frente las multitudes del fin de semana del Día de la Recordación. El gobierno municipal aprobó recientemente nuevas normas para controlar las multitudes durante períodos de gran afluencia de turistas.
Miami Beach se prepara para hacer frente las multitudes del fin de semana del Día de la Recordación. El gobierno municipal aprobó recientemente nuevas normas para controlar las multitudes durante períodos de gran afluencia de turistas. mocner@miamiherald.com

Pocas semanas después de la caóticas vacaciones de primavera pasadas, Miami Beach se prepara nuevamente para recibir a miles de visitantes para un fin de semana de fiestas, conciertos y actividades especiales.

El fin de semana del Día de la Recordación, que por lo general atrae a jóvenes negros para conciertos de hip-hop y fiestas conocidos en conjunto como Urban Beach Week, ha sido históricamente un período de confrontación en una ciudad que batalla por equilibrar la calidad de vida de sus vecinos con su popularidad como destino turístico.

En años anteriores ha habido tiroteos mortales por estas fechas, y grupos de libertades civiles han criticado al gobierno municipal por la fuerte presencia policial y métodos de control de multitudes.

Este año, el fin de semana del Día de la Recordación será una prueba de las nuevas restricciones aprobadas después de las recientes vacaciones de primavera en un esfuerzo por aplacar la atmósfera fiestera en el distrito de entretenimiento de South Beach. Esas medidas incluyen reglas para evitar que los promotores celebren eventos en los bares y clubes de South Beach durante períodos de mucho turismo —que funcionarios municipales esperan que eviten que actividades no autorizadas atraigan a grandes multitudes— y mayores penalidades para bares y clubes que permiten la entrada de menores de 21 años.

Hasta el momento, al menos un club ha cancelado un evento planeado por un promotor de fuera, según el alcalde Dan Gelber. La actividad, una fiesta llamada Henny and Waffles, debía celebrarse en el Cameo Nightclub de Washington Avenue este fin de semana, pero fue cancelada. Ni Cameo ni el promotor del evento respondieron a una solicitud de declaraciones. La página digital de Henny and Waffles dice que el evento fue pospuesto.

Funcionarios de cumplimiento de códigos y policías se han dedicado a buscar en internet anuncios de otras actividades no autorizadas, dijo Gelber, y han advertido a clubes y bares que es “un gran error” acoger estas actividades.

“Vamos a actuar con mucha energía”, dijo Gelber. “Espero que nuestra ciudad tome todas las medidas posibles contra este tipo de fiestas, que son parte del problema y que no tienen sentido en un fin de semana con tantos visitantes”.

Autoridades municipales culparon a los promotores por las multitudes y atmósfera fiestera durante las vacaciones de primavera de este año, que generaron titulares internacionales por videos de gente joven peleando en las calles de Miami Beach y que terminaron con varios policías lesionados.

El alcalde alegó que algunos promotores pasan por alto el proceso municipal de autorización para eventos especiales, que exige presentar planes que aborden asuntos como control de multitudes, seguridad ciudadana y del tráfico. Pero las fiestas en clubes y bares, que muchas veces se anuncian en las redes sociales, atraen a gran cantidad de personas a South Beach sin dar al gobierno municipal la oportunidad de prepararse. Algunos promotores invitan al mal comportamiento, como servir bebidas alcohólicas a menores de edad, en sus anuncios, alegó Gelber.

Durante las vacaciones de primavera, los agentes de cumplimiento del código cerraron ocho negocios por razones de seguridad o por no tener licencia. En por lo menos un caso, promotores de fuera tuvieron un papel en el cierre. Otros promotores sobrevendieron un evento en el Cameo Nightclub, que llevó a la multitud y los clientes bloquearan la acera, según registros municipales. El club ha apelado esa infracción.

Después que las nuevas restricciones a los promotores se aprobaron en una votación inicial en abril, Gelber y el administrador municipal Jimmy Morales enviaron una carta a bares y clubes advirtiéndoles que infringir las nuevas reglas resultaría en multas y clausura de los locales. Las restricciones no se aplican a clubes y bares que anuncien eventos en sus propios establecimientos o a organizadores que obtengan un permiso especial.

Hernan Cardeno, director de cumplimiento del código de Miami Beach, dijo que su personal ha contactado a bares y clubes para recordarles las nuevas reglas.

Varios clubes de South Beach contactados por el Miami Herald no respondieron a solicitudes de declaración. La Asociación de Negocios de Ocean Drive, cuyos miembros experimentaron una baja en las ventas durante las vacaciones de primavera este año, dijeron que apoyan las nuevas medidas. Su directora ejecutiva, Ceci Velasco, dijo que los bares y clubes que pertenecen al grupo por lo general no celebran actividades organizadas por promotores de afuera.

02MEMORIAL DAY_CPJ.jpg
Miami Beach despliega una fuerte presencia policial durante el fin de semana del Día de la Recordación. CARL JUSTE cjuste@miamiherald.com

Algunos vecinos dijeron que estaban optimistas de que las nuevas reglas signifiquen un fin de semana más tranquilo.

“Esperamos que estas restricciones sean efectivas”, dijo Jo Manning, quien vive en Ocean Drive y es miembro de un panel organizado por el alcalde para abordar temas que afectan la zona. “La tolerancia cero ante el mal comportamiento es lo que buscamos”.

Pero otros vecinos han criticado las medidas, alegando que no solucionarán los problemas con el turismo y pudieran afectar a negocios responsables. En su lugar, han exhortado al gobierno municipal a hacer cumplir con uniformidad las reglas que ya existían.

“En general, parece que la Comisión [de Miami Beach] no tiene una visión clara de cómo proceder”, dijo Amaury Cruz, vecino de South Beach. “Tal parece que la Comisión está tratando de dar la impresión de que hace algo, para tratar de ocultar su impotencia. En realidad no está solucionando los problemas, que desafortunadamente pueden quedar sin solución mientras seamos un destino turístico

Además de las nuevas reglas, Miami Beach también planea desplegar una fuerte presencia policial este año. Más de 400 policía patrullarán las calles durante el fin de semana, junto con agentes de la Policía de Miami-Dade y otras agencias locales. También se desplegarán lectores electrónicos de placas de autos en los viaductos MacArthur y Julia Tuttle, así como barricadas alrededor de cafés en Ocean Drive para evitar que las multitudes molesten a los clientes de los restaurantes.

memorial+day+_SN058A.jpg
Las lluvias llevaron a que menos personas participaran en las actividades del fin de semana del Día de la Recordación en Miami Beach en 2018. En esta imagen, los visitantes aprovechan que ha escampado para caminar por Ocean Drive. Sam Navarro snavarro@miamiherald.com

Ruban Roberts, presidente del capítulo de la NAACP de Miami-Dade, dijo que no le molesta alguna presencia policial durante el fin de semana del Día de la Recordación, pero que no está de acuerdo con desplegar policías con equipos antimotines, como sucedió durante las vacaciones de primavera, o colocar autos patrulleros con las luces de emergencia encendidas en cada esquina.

Roberts dijo que, en general, piensa que Miami Beach ha hecho avances hacia la meta de que los visitantes afroamericanos se sientan bienvenidos, pero agregó que es necesario mejorar más.

“Me alegra ver que están trabajando con algunos proveedores con sensibilidad cultural y espero que puedan ampliar la programación”, afirmó. “Aunque están haciendo algunas cosas que considero positivas, pienso que queda más por hacer para que los visitantes tradicionales se sientan bienvenidos”.

  Comentarios