Sur de la Florida

La familia Mas entrega millones de dólares en becas a jóvenes cubanos y cubanoamericanos

Jorge Mas Santos, presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana junto al grupo de 21 becarios este viernes. Cortesía.
Jorge Mas Santos, presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana junto al grupo de 21 becarios este viernes. Cortesía.

La familia del fallecido líder del exilio cubano Jorge Mas Canosa entregó 21 becas para estudios superiores a jóvenes cubanos y cubanoamericanos con altos índices académicos, en una ceremonia celebrada este viernes en la sede de la Fundación Nacional Cubano Americana.

“Para nuestra familia este gesto constituye la continuación del legado de mi padre, un hombre que amó este país y amó la libertad. Mi padre creía que en la juventud está nuestro futuro”, dijo a el Nuevo Herald el empresario y filántropo Jorge Mas Santos, hijo de Mas Canosa.

“¡Qué orgullo ver a estudiantes de ascendencia cubana que van a ir a las mejores universidades del mundo a continuar llevando los ideales de libertad y democracia. Nosotros estamos creando los líderes del futuro”, agregó.

Con estas 21 becas, la Fundación Jorge Mas Canosa alcanza la cifra de 252 becados en 21 años, lo que representa más de $3 millones dedicados a promover la educación de las jóvenes generaciones de cubanos y cubanoamericanos, explicó Lubby Navarro, directora ejecutiva de la Fundación.

“Es un gran día para nosotros porque podemos ayudar a estos jóvenes a que continúen sus carreras en las mejores universidades del país. Mas Canosa quería que nuestros líderes tuvieran la mejor educación y la beca los ayuda a llegar a esas metas”, añadió.

Las becas, según Navarro, varían en dependencia de las necesidades de los estudiantes y pueden renovarse anualmente hasta obtener la titulación. “Sabemos que las universidades son muy costosas, pero la familia Mas está comprometida a ayudar a los jóvenes cubanos y cubanoamericanos a que vayan a la universidad de sus sueños”, agregó.

Para obtener una beca en la Fundación Jorge Mas Canosa, los jóvenes cubanos y cubanoamericanos deben llenar un formulario de inscripción en línea en la página web de la Fundación.

2019-06-07.jpg
Mario J. Pentón mpenton@elnuevoherald.com

Carlos García Pérez, de 19 años, estudia en Harvard University y fue uno de los beneficiados con las becas de estudio de la familia Mas. García Pérez llegó a Estados Unidos hace seis años junto a su familia. “Él siempre quiso estudiar en Harvard, desde que era un niño en La Habana”, cuenta con orgullo su padre, Carlos García Ramírez, un refugiado político de la isla.

García Pérez relató que lo que más le costó al llegar a Estados Unidos fue aprender inglés. “Veía los dibujos animados con subtítulos y escuchaba canciones en inglés para tratar de entender el idioma y la cultura”, dijo.

“En la escuela me esforcé lo más que podía y así y todo no tenía los mismos resultados que obtenía en Cuba. Poco a poco fui aumentando el nivel de estudios y le dediqué muchas horas a insertarme en la comunidad y la cultura. También tuve mucha suerte de encontrarme con personas que vieron mi interés y me brindaron oportunidades para superarme”, agregó el joven.

García Pérez estudia Gobierno, Psicología y en el futuro le gustaría estudiar Relaciones Exteriores y Leyes. Dijo que su sueño es que sus estudios tengan un impacto positivo en la comunidad hispana y específicamente entre los cubanoamericanos.

“Las oportunidades están ahí esperando. Simplemente hay que trabajar duro. El sueño americano está más vivo que nunca. Sigan adelante y supérense constantemente. Nadie te va a regalar las oportunidades, tienes que buscarlas por ti mismo”, aconsejó a las nuevas generaciones.

Para Daniel García, de Ciego de Ávila, en el centro de Cuba, la beca de la familia Mas ha sido “una bendición”.

“Es muy difícil encontrar personas en este mundo tan frío que de verdad quieran ayudar. Me siento muy agradecido con mi familia, mi escuela y con la familia Mas”, dijo.

García se sintió “devastado” al llegar a Estados Unidos hace cinco años porque no conocía el idioma. “No entendía nada de las clases. Mi madre siempre me apoyó y me dijo que todo saldría bien. Empecé a tomar clases extras y después de un año mi vida cambió”, añadió.

El jóven de 17 años tiene previsto dedicarse a su “pasión”: las Matemáticas y la Biotecnología. El avileño tiene previsto ingresar a Miami Dade College en el otoño de 2019. “Quiero ser muy proactivo en lo que hago y llegar al punto de hacer mi propio negocio, mi compañía”, dijo.

“A los jóvenes que vienen de Cuba y a los cubanoamericanos quiero decirles algo: muchos tienen muy buena base para incorporarse al sistema educativo de Estados Unidos. Solo necesitan estudiar inglés, romper esa barrera para ser exitosos y que todo fluya”, indicó.

Sígueme en Facebook y Twitter para tener más noticias de Cuba y la comunidad cubana en el sur de la Florida.
  Comentarios