Sur de la Florida

La espera en las paradas de autobús pronto pudiera ser cosa del pasado

Miami-Dade planea comprar 20 autobuses eléctricos

El representante Mario Díaz-Balart, republicano de Miami, que es también presidente del subcomité de transporte, vivienda y el desarrollo urbano, anunció esta semana una subvención para Miami-Dade de $2.35 millones del Departamento de Transporte p
Up Next
El representante Mario Díaz-Balart, republicano de Miami, que es también presidente del subcomité de transporte, vivienda y el desarrollo urbano, anunció esta semana una subvención para Miami-Dade de $2.35 millones del Departamento de Transporte p

Tomar el autobús en Miami puede ser una tarea ardua y exasperante que no consigue llevarlo a donde usted quiere ir, mucho menos a la hora que quiere llegar.

Pero sudar la gota gorda en las paradas pronto pudiera ser un mal recuerdo una vez que la red de autobuses públicos de Miami-Dade se modifique totalmente.

El autobús pudiera convertirse en una opción viable, eficiente, quizás atractiva, en medio del abrumador tráfico de Miami.

La modificación del sistema de autobuses para hacerlo más útil a la población es la meta de Transit Alliance Miami, que está lanzando su Better Bus Project con planes de tener una nueva red en los próximos 18 meses.

“Es una solución de sentido común y a corto plazo”, dijo Azhar Chougle presidente de la entidad sin fines de lucro, que defiende la mejora del sistema de transporte público. “La mejor parte es que aunque por lo general se gastan millones de dólares en estudios conceptuales, este proyecto tendrá un resultado concreto: un sistema operativo para diciembre de 2020”.

El Better Bus Project es una colaboración entre la Transit Alliance, el Departamento de Transporte y Obras Públicas de Miami-Dade y la oficina del alcalde Carlos Giménez, con una financiación de $630,000 del condado, las ciudades de Miami y Miami Beach, Microsoft, TransitCenter, la Miami Foundation, Health Foundation of South Florida, Lyft, miembros de la Alliance y donantes privados.

El proyecto fija un precedente al ser el primero en el condado impulsado por las opiniones de la comunidad, dijo la Transit Alliance. Encuestas a los usuarios, talleres, presentaciones en vecindarios y estaciones y debates públicos determinarán cómo se modifica el sistema. Se exhorta a los usuarios del sistema de autobuses a ofrecer sus opiniones.

El sistema de ahora pasa casi por cada rincón del condado con algunas rutas anticuadas, en detrimento de la frecuencia. Chougle, quien una vez dijo que las rutas de los autobuses de Miami-Dade son “la forma más creativa de arte abstracto que haya salido de Miami”, planea reducir la espera y fortalecer los corredores con alta demanda.

Route%2035[1].jpg
Ejemplo de una ruta de autobús de Miami-Dade que es necesario cambiar. Transit Alliance Miami

“[El asunto es] cuánta área queremos cubrir en comparación con un servicio de alta frecuencia que dure todo el día”, dijo Chougle, señalando que Houston y Seattle modificaron sus sistemas para concentrarse en las rutas de más uso. “Las rutas más populares tienen una frecuencia de 15 minutos, pero de esas solamente hay cuatro o cinco, de un total de 95 rutas. En las otras, la espera es de entre 30 y 60 minutos, a veces más”.

En la ruta S, que va del downtown a Miami Beach “usted sabe que no tendrá que esperar más de 15 minutos”, dijo Chougle, que usa el sistema de autobuses regularmente y no tiene auto.

Dos de cada tres usuarios del sistema de transporte público dependen de los autobuses, pero la cantidad de usuarios de autobuses ha bajado de 78 millones en 2013 a 52 millones el año pasado. Un círculo vicioso de reducciones de servicio exacerbó la baja en la cantidad de usuarios, a lo que se suma una mayor cantidad de autos, que han agravado la congestión. En el caso de los autobuses, esperas más cortas y viajes más rápidos deben atraer a más pasajeros.

bus marathon one.jpg
Azhar Chougle (izq) y Richard Hankins (der) en la ruta rápida 150 durante un maratón de 24 horas que dedicaron a montar autobuses de Miami-Dade para llamar la atención a la necesidad de dar meyor eficiencia al sistema condal de autobuses públicos, en una imagen del 14 de diciembre de 2018. DOUGLAS HANKS dhanks@miamiherald.com

Los problemas de fragmentación también han afectado el sistema, y el proyecto contempla mejores conexiones con servicios de trolleys en Miami, Miami Beach y Coral Gables.

“Queremos que los usuarios y los vecinos participen”, dijo Chougle. “Miami-Dade ha cambiado mucho en los últimos 30 años y el nuevo sistema tiene que reflejar ese crecimiento y los nuevos patrones de desplazamiento de la población”.

Siga la pista al estatus del proyecto y ofrezca sus opiniones en www.betterbus.miami.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios