Sur de la Florida

Mujer china arrestada en residencia de Trump podrá defenderse en juicio

Un juez federal dictaminó el martes que la mujer china acusada de invasión de la propiedad en el club privado del presidente Donald Trump de Palm Beach mientras llevaba dispositivos electrónicos —incluida una memoria USB sospechosa de contener malware — se le permitiría representarse a sí misma después de que sus abogados no hallaran pruebas de incompetencia mental.

El juez de distrito Roy Altman dictaminó que a Yujing Zhang, de 33 años, se le permitirá representarse a sí misma cuando enfrente dos cargos federales. Altman también nombró a los defensores públicos como “abogados suplentes”, de modo que si ella tiene alguna pregunta o si cambia de opinión, ellos podrían asesorarla.

La próxima comparecencia en la corte está programada tentativamente para el 13 de agosto, y el juicio podría comenzar tan pronto como el 18 de agosto.

En la audiencia del martes en el Tribunal del Distrito Sur de EEUU en Fort Lauderdale, la primera realizada exclusivamente en inglés por solicitud de Zhang, la defensora pública designada de Zhang, Kristy Militello, calificó la decisión de su cliente de representarse a sí misma como “desacertada” pero racional. Militello dijo que ha hablado largamente con Zhang desde la última audiencia, durante la cual Zhang sostuvo que quería llevar a cabo su propia defensa.

Militello también le dijo al tribunal que habló con el padre de Zhang, quien dijo que ella no tiene antecedentes de enfermedades mentales significativas que el tribunal debiera tener en cuenta al considerar su solicitud.

“¿Es su decisión ir sola, representarse a sí misma, totalmente voluntaria?”, le preguntó el martes Altman a Zhang. Zhang dijo que sí.

Screen Shot Yujing Zhang.jpg
Yujing Zhang.

“No hay ningún problema con respecto a su competencia. De hecho, veo que es bastante inteligente”, dijo Altman. “Creo que ella está tomando una decisión muy mala, pero considero que es su decisión”.

El martes, en la corte, Zhang preguntó los nombres de todas las personas en la sala por “seguridad”. Altman se identificó, y también al intérprete y al reportero de la corte. El público sentado en la galería no fue identificado.

Zhang fue arrestada el 30 de marzo, presuntamente tratando de ingresar de manera ilegal en Mar-a-Lago, el club y residencia del presidente Donald Trump en el sur de la Florida. El 12 de abril, un gran jurado acusó a Zhang de dos cargos federales: mentirle a un agente federal y entrar a una propiedad restringida. Zhang enfrenta hasta un año por el cargo de invasión de propiedad y hasta cinco años por mentir a un agente federal.

Altman originalmente pospuso su decisión hasta que Zhang viera a un médico, luego de que los abogados defensores de Zhang sugirieron en una audiencia en mayo que podría haber síntomas de problemas mentales en el pasado reciente de Zhang. En ese momento, Altman dijo que él le permitiría representarse a sí misma si la declaraban competente.

“No quiero ver a un médico”, Zhang insistió a Altman.

Zhang más tarde se negó a ver al médico que sus abogados le habían planificado. A pesar de ello, sus abogados presentaron una moción la semana pasada indicando que Zhang “no sufre de una enfermedad o problema mental”, lo que allanó el camino para que ella se represente.

Se trata del último incidente de un extraño drama que se desarrolla en la corte federal del sur de Florida, luego de que Zhang no pudiera ingresar a la propiedad privada del presidente Trump en marzo. Zhang logró pasar la primera línea de seguridad alegando que quería usar la piscina, pero luego le dijo a una recepcionista que estaba allí para asistir a un evento que no existía. El caso de Zhang ha planteado dudas sobre la laxa seguridad en Mar-a-Lago y los riesgos que pueden representar para el presidente y la seguridad nacional.

Más tarde se determinó que Zhang había comprado un boleto para un evento privado de recaudación de fondos organizado para la noche del 30 de marzo y promovido en las redes sociales chinas por la empresaria de masajes Cindy Yang como una oportunidad para mezclarse con los miembros de la familia del presidente. El boleto del evento fue vendido a Zhang por Charles Lee, socio de Yang, según los abogados defensores de Zhang. Yang ha negado previamente conocer a Zhang.

El evento del 30 de marzo se canceló después de que el Miami Herald revelara las conexiones políticas de Yang y su negocio de vender acceso al presidente y su familia a través de eventos en Mar-a-Lago.

Entre los dispositivos electrónicos que Zhang llevaba había una memoria USB que los agentes del Servicio Secreto dijeron inicialmente que contenía malware. En las primeras audiencias, los fiscales dijeron que el caso podría involucrar espionaje. Zhang no ha sido acusada de espionaje y los fiscales luego rechazaron la validez de la prueba de malware y dijeron que pudo haber sido un falso positivo.

  Comentarios