Sur de la Florida

Nicaragüenses en Miami celebran liberación de presos políticos

Nicaragua: Un conflicto que trasciende fronteras

La crisis social y política de Nicaragua sobrepasa sus fronteras. Este es un reflejo de la realidad de los refugiados en Costa Rica y la unión de la diáspora nicaragüense en el Sur de la Florida para apoyar la lucha de su pueblo.
Up Next
La crisis social y política de Nicaragua sobrepasa sus fronteras. Este es un reflejo de la realidad de los refugiados en Costa Rica y la unión de la diáspora nicaragüense en el Sur de la Florida para apoyar la lucha de su pueblo.

La comunidad nicaragüense de Miami celebró el martes la medida del régimen de Daniel Ortega de liberar a 56 presos políticos, algunos de los cuales lideraron las protestas que comenzaron el 18 de abril de 2019, pero advirtó que en Nicaragua se siguen violando los derechos constitucionales.

Con su bandera nacional azulblanca y la enseña nacional de Estados Unidos, los nicaragüenses se reunieron en el Parque Rubén Darío, en 9825 W. Flagler Street, a pesar del mal tiempo en Miami.

“Estoy muy contento de tenerlo. Pero no es una libertad plena porque sabemos que con la Ley de Amnistía que se aprobó nuestra Nicaragua sigue secuestrada porque los derechos constitucionales siguen siendo irrespetados, prácticamente están cercenados nuestros derechos”, dijo Alfredo Mairena, hermano del dirigente campesino Medardo Mairena.


Un juez había condenado a Medardo Mairena a 216 años de cárcel.

Alfredo dijo que su hermano, a pesar de “todas las condiciones allí [en prisión] está bien y muy optimista por seguir en la lucha por la democratización, por la libertad de nuestra patria”.

Nicas2.JPG
Los nicaragüenses portando su bandera azul y blanca y el estandarte de EEUU se reunieron en el parque Rubén Dario ubicado en 9825 W. Flagler Street, en Miami el 11 de junio de 2019. Germán Acero/cortesía

Calificó la liberación de un “logro” del pueblo nicaragüense y se “demostró que en Nicaragua hay una dictadura con presos políticos, que trata de justificar cada asesinato que ellos [el régimen] cometieron en el pais”.


Roger Castaño, representante de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH) de Nicaragua en Miami, dijo sentirse muy contento porque “nuestros hermanos, que nunca debieron haber estado prisioneros, que fueron torturados, están hoy con sus familias”.

El activista informó que habló con Mairena y con Pedro Mena, a quien habían condenado a 210 años de cárcel, y dijo que las torturas y la prisión no “han hecho mella en el espíritu inquebrantable de estos hermanos excarcelados”.

Castaño consideró que el régimen de Ortega es un “enfermo desahuciado” y que solo falta el empuje que nuevamente le van a dar los ex prisioneros políticos y las consecuencias de las sanciones impuestas para que haya un desenlace final.


Entre los liberados también están los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda, del canal de televisión 100% Noticias, y Marlon Powell Sánchez, a quien excarcelaron el lunes pasado.

La crisis en el país centroamericano ha dejado al menos 325 muertos desde que comenzaron las protestas en 2018, según información de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mientras que el régimen de Ortega reconoce hasta el momento 199 fallecidos.

En una entrevista reciente con el Nuevo Herald, el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva Sánchez, dijo que las estadísticas de los presos políticos son escalofriantes.


“En un informe preliminar tenemos 1,475 nicaragüenses que habían estado secuestrados, entre ellos 153 en condición de sentenciados ilegalmente, 200 detenidos ilegalmente, 286 procesados ilegalmente, y lo más lamentable, 846 en condición de desaparecidos”, dijo Leiva.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog
  Comentarios