Sur de la Florida

Esta es la razón por la que Trump escogió Orlando para lanzar su campaña de reelección

Trump propone acabar con la ciudadanía por nacimiento en un mítin en Florida

El presidente estadounidense Donald Trump abogó el miércoles por acabar con la ciudadanía por nacimiento durante un mítin en Estero, Florida. Trump visitó el estado para apoyar a los candidatos republicanos Ron DeSantis y Rick Scott.
Up Next
El presidente estadounidense Donald Trump abogó el miércoles por acabar con la ciudadanía por nacimiento durante un mítin en Estero, Florida. Trump visitó el estado para apoyar a los candidatos republicanos Ron DeSantis y Rick Scott.

Donald Trump está a punto de lanzar su campaña de reelección en la Florida.

Cuando el presidente suba al podio el martes por la noche en el Amway Center en el downtown de Orlando, estará muy cerca de la Interestatal 4, la autopista floridana que va de costa a costa y que ha llegado a definir el más indeciso de los distritos en el más indeciso de los estados. El corredor de la I-4 cubre dos de los mayores mercados de medios de comunicación del país y toca a casi la mitad de los electores floridanos, que apoyaron excepcionalmente a Trump en 2016.

Para asegurar un segundo período, Trump ciertamente necesita ganar en la Florida, y para ello tendrá que luchar y manejar los márgenes en todo el estado. Pero quizás más que cualquier otra cosa, la reelección de Trump depende de su capacidad para una vez más sacarle todo el jugo a la región central de la Florida.

“Hay pocos estados electoralmente más importantes que la Florida, y dentro de nuestro estado, desde hace mucho tiempo, el corredor de la I-4 ha sido el campo de batalla”, dijo Susie Wiles, presidenta de la campaña de Trump en Florida en 2016. “No prestarle atención a eso sería tonto”.

Aunque no se puede alegar que una sola cosa tiende a ganar las elecciones presidenciales, en el caso de Trump en 2016 se puede decir que ganó el estado porque acabó con Hillary en una región que de muchas maneras es un microcosmos político y demográfico de Estados Unidos.

Al igual que el país como un todo, los 19 condados que componen los mercados de medios de Orlando y Tampa están en medio de una cantidad cada vez mayor y más diversa de de áreas metropolitanas liberales, pero geográficamente están dominados por condados de clase trabajadora de personas predominantemente blancas. Un aumento importante en la cantidad de habitantes puertorriqueños y afroamericanos en Orlando y sus alrededores ha amenazado con alterar hacia la izquierda el equilibrio en esa región, pero el alejamiento de los blancos del Partido Demócrata y la migración de otros estados a vecindarios rurales y la cada vez mayor comunidad de retirados de Villages han actuado como un contrapeso hacia la derecha.

Todo eso ha creado un equilibrio que destaca las fortalezas y debilidades de cada partido y preserva el estira y encoge permanente sobre los aproximadamente 6 millones de electores que viven entre St. Petersburg y Daytona Beach. Y la campaña de Trump explotó eso hace tres años de una manera que condenó a Clinton al fracaso y compensó sus debilidades en otras regiones del estado.

Trump ganó en esa región por 217,000 y perdió el resto del estado por unos 100,000 votos. Cuatro años antes, Mitt Romney derrotó a Barack Obama por 18,000 votos en esa región y perdió el estado por unos 100,000.

“La región fue crítica para la victoria del presidente Trump en Florida en 2016, y será igualmente crítica en 2020”, dijo Ellie Hockenbury, portavoz del Comité Nacional Republicano. “Lo que suceda en la región decidirá la votación en la Florida, y no vamos a dar ningún voto por descontado allí”.

De alguna manera, Orlando pudiera considerarse una región extraña para que Trump lance su campaña de reelección. La ciudad está en el corazón del Condado Orange, una zona fuertemente demócrata en el Centro de la Florida. A la zona han ido a vivir muchos puertorriqueños, quienes tienen una opinión muy poco positiva del presidente debido a su respuesta al huracán María.

“El centro de la Florida no es territorio de Trump”, dijo el representante estatal Carlos Guillermo Smith, demócrata por Orlando y líder del concilio demócrata del estado. “En el centro de la Florida la gente se preocupa por cosa como acceso a servicios médicos asequibles. Nos preocupa la igualdad para todos, incluidos los inmigrantes, incluida la comunidad LGBTQ, incluidas las mujeres. Mucho de lo que Donald Trump defiende es contrario a todo lo que el centro de la Florida representa”.

Pero el plan de Trump es para toda la región.

“Trump pudiera haber realizado una actividad en una zona donde tuviera más apoyo, pero ¿dónde están concentrados más electores indecisos?, dijo el asesor demócrata Matthew Isbell.

Durante los últimos cuatro años, los mercados de medios de Tampa y Orlando han quedado en primero y segundo, o segundo y tercero en términos anuncios políticos. Los electores del centro de la Florida fueron inundados durante la campaña presidencial de 2016 con más de 50,000 anuncios de televisión, según el Wesleyan Media Project. Y el año pasado, durante las campañas de gobernador y el Senado federal, sucedió lo mismo.

Brad Herold, estratega de medios y ex ejecutivo del Partido Republicano de la Florida quien dirigió la campaña de medios de Ron DeSantis en año pasado, dijo que la campaña gastó casi la mitad de su presupuesto de medios en la zona del corredor de la I-4. Pero esa decisión no se debió solamente a la cantidad de electores en la región, sino también porque los electores allí se pueden persuadir.

En el Condado Volusia County, los republicanos apenas superan a los demócratas en términos de inscripción de electores, pero Trump y DeSantis dominaron en 2016 y 2018. El año pasado, Elizabeth Fetterhoff ganó un escaño por la zona de Volusia en la Cámara estatal, en un distrito donde hay 12,000 electores demócratas más que republicanos.

El Condado Seminole, por otra parte, votó demócratas en noviembre a pesar de una ligera ventaja de los republicanos en electores inscritos.

“La televisión es persuadir, y no solamente 50 por ciento de los electores de la Florida viven en la región de Tampa y Orlando, sin también es un grupo muy grande de electores que se pueden persuadir”, dijo Herold. “Por eso se gasta tanto dinero en Tampa y Orlando”.

Y la fuerza y el significado nacional de la región ya se están notando. El Partido Demócrata de la Florida celebró su conferencia anual de liderazgo hace una semana en Disney World. Tanto republicanos como demócratas también se reunieron la semana pasada en Orlando, cuando se cumplió el tercer aniversario de la masacre en el club nocturno Pulse, que sigue siendo un símbolo de una tragedia nacional y un pararrayos de temas como el control de las armas y los derechos de los gays.

Y la mayoría de los aproximadamente dos docenas de demócratas que aspiran a la presidencia estarán en la Florida esta semana en momentos que el partido se preparara para celebrar en Miami los primeros debates de la primaria.

Cuando el presidente llegue el martes a Orlando, los demócratas lo estarán esperando con protestas. Las solicitudes de permisos presentadas al gobierno municipal muestran que eran darle un recibimiento parecido al de Londres, con el globo con su figura y todo.

Por otra parte, Trump debe ser capaz de atraer a grandes multitudes de la minoría republicana de Orlando y las comunidades cercanas.

Trump tuiteó la semana pasada que su campaña ya había recibido 74,000 solicitudes de boletos para un lugar que solamente tiene capacidad para 20,000 personas. Y si quiere ganar otro período más, necesitará mantener ese tipo de demanda desde Tampa hasta Daytona Beach hasta las elecciones presidenciales de 2020.

  Comentarios