Sur de la Florida

‘Mano a Mano’, evento del Miami Dade College para ofrecer ayuda a los refugiados

‘Mano a Mano’, para ofrecer ayuda a los refugiados

Los refugiados venezolanos, Rosmil Toledo con Miguel Montes, de 7 años, participaron en la celebración del Día Mundial del Refugiado en el campus Wolfson de Miami Dade College en Miami el miércoles 19 de junio de 2019.
Up Next
Los refugiados venezolanos, Rosmil Toledo con Miguel Montes, de 7 años, participaron en la celebración del Día Mundial del Refugiado en el campus Wolfson de Miami Dade College en Miami el miércoles 19 de junio de 2019.

Luciendo la camiseta vinotinto de la selección de fútbol de Venezuela y acompañada por su hijo Miguel, de siete años, la venezolana Rosmil Toledo participó en el evento “Mano a Mano, We Build Each Other Up”, organizado en el Wolfson Campus, la sede principal del Miami Dade College.

“Hay mucha falta de información. Yo he corrido la voz entre la gente que conozco, pero hay mucho miedo de que ‘no, eso no se puede’. Yo soy un vivo ejemplo de que sí se puede porque a mí me ayudaron y fue desinteresadamente, fueron servicios gratuitos”, dijo Toledo en el evento con motivo de conmemorar el Día Mundial del Refugiado.

Como los casi 25.4 millones de refugiados que hay en el mundo, según las cifras de ACNUR, Toledo ha tenido que superar distintas barreras, comenzando por el hecho de que se vio obligada a salir de su país después de que el régimen de Nicolás Maduro amenazara con encarcelar a su esposo.

La razón detrás de ésta amonestación resultó ser la negación a aportar al régimen el 50 por ciento de las ganancias de la fábrica de químicos que poseían y -la gota que derramó el vaso- utilizar los camiones de la fábrica para brindarle agua y ayuda a las personas que protestaban en Caracas durante el año 2017. Fue por esto que en diciembre de ese año Toledo empacó su vida dentro de cuatro maletas y huyó a Estados Unidos, donde se le fue concedido asilo político.

“No hubiese querido jamás salir de Venezuela. Pero gracias a Dios llegué a este país que nos ha dado las oportunidades, que a veces tú crees que no es así. A veces crees que se ve más difícil de lo que puede ser. Pero aquí hemos encontrado a gente que nos apoya muchísimo”, dijo Toledo.

Dentro de este grupo de amparo con el cual Toledo cuenta, están organizaciones como el Florida Department of Children and Families y el Youth Co-Op, Inc., e instituciones como Miami Dade College con su Programa de Servicios de Enseñanza Académica y Vocacional para Refugiados/Inmigrantes (Refugee/Entrant Vocational Education Services Training, REVEST). Es gracias a este programa que Toledo ha conseguido la oportunidad de aprender el idioma de su nuevo país.

REVEST fue creado en 1995 con el propósito de brindarles a los refugiados y asilados las herramientas necesarias para ser exitosos. El programa ofrece, de forma totalmente gratuita, clases de inglés, ciudadanía y conversación para aquellas personas mayores de edad que están legalmente en EEUU como refugiados o asilados políticos.

Además, el programa ofrece sus servicios en el Campus Wolfson del downtown y en Hialeah. En caso de que la persona radique muy lejos de estos lugares, se le puede otorgar un voucher para recibir clases en las sedes de Doral y Kendall, pero primero deben comunicarse con la oficina de REVEST.

En el programa, el primer paso para los estudiantes es hacer un examen para medir sus conocimientos sobre el idioma. Dependiendo de sus habilidades, son colocados en alguno de los seis niveles. Al finalizar estas clases, que constan de ciclos de dos meses, los alumnos pueden tomar el examen TAPE para así hacer cursos y obtener grados superiores en Miami Dade.

Germán Alberto Silva, conocido como Mr. Silva por los estudiantes, es profesor y asistente del coordinador del programa. Él explicó el aporte que REVEST le brinda a los refugiados a la hora de conseguir empleo.

“Tenemos muchos casos de gente que viene y ya tiene conocimientos, que tienen ocupaciones diferentes. Pero no pueden hacerlo aquí porque no conocen suficientemente el inglés. Entonces lo que hacemos es ofrecerles clases de inglés para que ellos puedan superar esa fase. Después de que tienen suficiente inglés, nosotros también ofrecemos programas para que logren obtener títulos también. Así pueden ejercer en su área”, dijo Silva.

Silva, quien emigró de Ecuador con su familia a una muy temprana edad, reconoció que desplazarse a un país distinto comprende de grandes dificultades, especialmente a la hora de acoplarse a una nueva cultura.

“Cuando la gente viene de otro país ellos no saben como es la vida aquí. Entonces, primero hay una gran alegría de estar aquí, pero ya cuando vienen aprendiendo van viendo que hay muchos retos”, dijo Silva.

Por esta razón, el programa cuenta con consejeros para ayudar a los estudiantes ante cualquier situación que enfrenten. Además, Miami Dade College tiene varios recursos, incluyendo un programa llamado ACCESS que ayuda a los estudiantes con impedimentos o dificultades para aprender.

Dada la abundancia de recursos, resulta sorprendente que muchos refugiados no posean información sobre las ayudas que están disponibles para ellos. Es ésta una de las razones por la cual Miami Dade College decidió organizar el evento “Mano a Mano, We Build Each Other Up”.

“Estamos haciendo este evento para que la gente pueda ver todos los recursos que tienen a nivel del condado”, dijo Soraya Ramírez Galán, coordinadora del Miami Dade College para los medios de prensa hispanos.

Es por esto que el evento contó con la participación de distintas organizaciones del condado Miami-Dade que ofrecen ayuda a los inmigrantes y refugiados. De esta manera se hizo un llamado a la solidaridad con los refugiados, conmemorando su valor y perseverancia, y brindándoles el apoyo que requieren para seguir adelante.

  Comentarios