Sur de la Florida

Republicanos celebran eventos en oposición a debate de demócratas

En momentos que los demócratas convergen en Miami esta semana para el primero de los debates de cara a las elecciones presidenciales de 20202, el Partido Demócrata trata de contrarrestar los esfuerzos por impedir la reelección del presidente Donald Trump con un mensaje dirigido a criticar a los aspirantes demócratas.

Se espera que numerosos republicanos destacados, entre ellos el vicepresidente Mike Pence,lleguen a Miami esta semana para celebrar actividades de recaudación de fondos, lanzar la coalición de hispanos de la campaña nacional y celebrar actividades afuera de la sede de los debates. Es un recordatorio importante basado en elecciones pasadas: la Florida puede decidir los comicios de 2020 por un pelo.

Funcionarios republicanos planean usar las actividades de esta semana para destacar el bajo desempleo y el impulso de la economía, así como reafirmar su postura agresiva contra los gobiernos de Cuba y Venezuela, y cortejar a la comunidad de exiliados de Miami.

El día antes de los debates, Pence viaja a Miami para lanzar la coalición “Latinos for Trump” con la vicegobernadora de la Florida, Jeanette Núñez, quien será la copresidenta nacional de esa campaña. El grupo Federated Republican Women of North Dade realizará un actividad de dos días llamada “Rally for Americans Opposing the Wave of Socialism in the 2020 Presidential Campaign” frente al Arsht Center mientras se desarrollan los debates.

Nelson Díaz, presidente de los Republicanos de Miami-Dade, dijo que se espera que las actividades también incluyan una pequeña actividad de recaudación de fondos el miércoles por la noche con Sean Spicer, ex secretario de Prensa de la Casa Blanca, quien ha estado promoviendo un libro sobre el tiempo que trabajó con Trump. Se espera que otros funcionarios de campaña del presidente, como su gerente de campaña, Brad Parscale, se presenten también esta semana en el sur de la Florida.

Trump ha dejado en claro que piensa que una victoria en la reelección pasa por la Florida. El mandatario lanzó oficialmente su campaña de reelección la semana pasada en Orlando, Florida.

“Estoy encantado de regresar a mi segunda casa”, dijo a los 20,000 asistentes al evento, citando sus muchas visitas a Mar-a-Lago en Palm Beach.

Y entonces dijo: “De muchas maneras, pienso que puedo decir que es mi primera casa. Es el gran estado de la Florida”.

La Florida también apoyó decisivamente a Trump en 2016, ayudando a asegurar su triunfo sobre Hillary Clinton. Y aunque las elecciones intermedias de 2018 resultaron una ola de victorias demócratas en otros estados, los republicanos en algunas carreras en la Florida mejoraron sus márgenes de 2016: mantuvieron la gobernación en una carrera observada en todo el país y ganaron otro escaño en el Senado federal con la candidatura del ex gobernador Rick Scott.

Los demócratas están tratando de jugar a la defensiva contra la campaña de Trump para ganarse el voto de los hispanos, centrándose en los problemas tributarios del presidente, su agenda en materia de servicios médicos y varias políticas de inmigración, como la aprobación reciente de una ley que prohíbe las llamadas ciudades santuario.

Pero todavía se están recuperando de un esfuerzo débil en las elecciones intermedias de 2018 que terminó en una asistencia a las urnas peor de los esperado por parte de los hispanos.

Al menos en Miami-Dade, región de mayoría demócrata, una victoria de Trump entre los hispanos, el mayor grupo demográfico del condado, es poco probable. Aunque la inclinación política de las comunidades hispanas varía mucho, tienden a inclinarse por los demócratas. Pero Díaz dijo que los republicanos están más interesados en reducir la ventaja demócrata que en ganar una mayoría.

“No hace falta contar condados, es una carrera para ganar votos”, agregó. “Nuestra meta es ganar la mayoría de los votos, tantos como sea posible... Si no hubiera sido por los votos de cubanoamericanos, DeSantis no hubiera ganado”.

El senador estatal Joe Gruters, quien preside el Partido Republicano de la Florida y fue copresidente de la campaña de Trump en el estado en 2016, agregó que Trump tiene ahora a toda la maquinaria republicana a su favor en su condición de líder del partido, mientras que los demócratas enfrentan una primaria prolongada y complicada con tantos candidatos.

“Los demócratas están divididos, tienen 23 candidatos en la carrera” dijo Gruters. “Del lado republicano, estamos unidos con el presidente y los éxitos que ha cosechado a pesar de las dificultades… Estamos coordinando a todas las fuerzas para mostrar que podemos competir sobre la base de lo que ya hemos creado”.

Y tampoco hace daño que el nuevo gobernador de la Florida, Ron DeSantis, debe parte de su triunfo en la primaria al apoyo entusiasta de Trump desde el principio. Gruters dijo que el partido “está centrado en Trump y DeSantis”, y alegó que DeSantis —de quien se dice que tiene aspiraciones presidenciales a futuro— ayudará a que la Florida vote por Trump en noviembre de 2020.

  Comentarios