Sur de la Florida

Torre de la Libertad se iluminará para llamar atención sobre situación del periodismo venezolano

Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana impiden el paso de periodistas al edificio de la Asamblea Nacional, el martes en Caracas.
Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana impiden el paso de periodistas al edificio de la Asamblea Nacional, el martes en Caracas. EFE

Solo en los primeros casi cinco meses de 2019 se han registrado 64 detenciones arbitrarias de periodistas en Venezuela, frente a las 52 del 2018. A ese escenario se suman 22 ataques directos a reporteros, 12 deportaciones y al menos uno de los expulsados golpeado salvajemente, cifras que un gremio periodístico venezolano calificó de “alarmantes”.

Para llamar la atención sobre la grave situación del ejercicio del periodismo en ese país y en tributo al séptimo aniversario de la Asociación de Periodistas Venezolanos en el Extranjero (Apevex), la emblemática Torre de la Libertad de Miami se iluminará este jueves con los colores de la bandera de Venezuela.

El evento, abierto al público general, se realizará a las 7:00 p.m. en el 600 Biscayne Blvd, Miami, FL, 33132, donde se encuentra la edificación propiedad del Miami Dade College, uno de los principales centros universitarios de EEUU. La Torre fue sede del diario The Miami News, además de centro de recepción de los refugiados cubanos entre 1962 y 1974.


La iluminación de la torre se llevará a cabo este 27 de junio, que es el Día del Periodista venezolano, fecha en la que los reporteros y medios de la nación sudamericana intensifican las denuncias sobre los atropellos, persecución judicial, agresiones físicas y detenciones por parte del régimen de Nicolás Maduro.

“Lo hemos venido denunciando, pero insistimos porque es una realidad que el mundo debe conocer: la agresión a los periodistas y medios en Venezuela se ha convertido en una política de Estado”, dijo a el Nuevo Herald el secretario general del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) seccional Caracas, Edgar Cárdenas.

Gran parte de las agresiones físicas son perpetradas por los paramilitares del régimen conocidos como “colectivos”, quienes el martes lanzaron su más reciente ataque a periodistas y diputados tras finalizar la sesión de la Asamblea Nacional.


“Ellos buscan hostigar, someter al periodista y eso crea miedo, zozobra. E inclusive buscan la censura de la labor del periodista”, dijo el directivo.

La represión de las fuerzas de seguridad es otro de los peligros que enfrentan. Cárdenas calificó de “alarmante” el número de detenciones arbitrarias del 2019 frente al 2018, cifras que consideró “una barbaridad”.

El caso del reportero gráfico venezolano Jesús Medina, encarcelado desde hace nueve meses, es seguido muy de cerca por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJAmericas), con sede en Nueva York, que realiza una campaña para que sea liberado.


Medina está acusado de presunto agavillamiento y asociación para delinquir y se encuentra detenido en la cárcel militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas. Fotos divulgadas recientemente muestran su deterioro físico.

El CNP Caracas ha contabilizado, además de las agresiones y deportaciones, 17 casos en los que se le borró el material informativo a periodistas y 19 casos de robo de equipos.

Natalie Southwick, coordinadora del CPJAmericas, dijo a el Nuevo Herald que el régimen chavista lleva años implementando varias estrategias para controlar la información, aplicar la censura y cerrar espacios a los medios críticos e independientes.

“Lo llamativo de Venezuela es que no es una estrategia sino que son varias que se implementan con leyes restrictivas a la información, como la ley Antiodio. Crean una estructura legal y jurídica que le permite al Estado criminalizar a algunos medios”, explicó.


Otra de las tácticas es controlar la materia prima de los periódicos, como la distribución del papel, lo que ha obligado a algunos ha cerrar sus ediciones impresas y migrar a internet o reducir las páginas y los días de circulación.

“En los últimos cinco años hemos visto más de 50 medios que se han visto obligados a cerrar o reducir los días de circulación o migrar a internet. Esa es otra manera de controlar la información y la circulación de los medios, en un sentido muy básico”, comentó Southwick.

La directiva mencionó otras tácticas, como sistemas digitales que se usan para atacar y criticar a los periodistas, el bloqueo a algunas páginas y el riesgo de violencia física a los periodistas por parte de colectivos o de agentes del Estado.


Carlos Correa, director de la organización venezolana Espacio Público, coincidió en que hay una política de Estado que considera “enemigos” a los periodistas y medios: existe una descalificación permanente a su labor, se les agrede cuando realizan coberturas y el régimen utiliza a las instituciones gubernamentales para perseguirlos.

“Esto genera un entorno tóxico, difícil, y los desafíos son múltiples”, afirmó en una entrevista desde Medellín, Colombia.

El activista consideró que el derecho a la libertad de expresión tampoco está garantizado en Venezuela y que se han reducido los espacios para el ejercicio del periodismo.

“Hay cada vez menos periódicos y los que existen tienen menos ediciones y páginas. Eso es un tema que afecta profundamente al periodismo”, precisó.

Destacó que el elemento clave en el ejercicio del periodismo es que cada vez hay más dificultades para acceder a la información pública y “ahí es donde se presentan los principales problemas. El año pasado se registró al menos un incidente cada día que afecta el derecho a la libertad de expresión y este año van dos casos [cada día]”.

Correa mencionó que los bloqueos a los medios digitales venezolanos es otro de los aspectos que complica el ejercer el periodismo en Venezuela.

“Hay censura en internet, hemos tenido censura sectorizada: páginas que han sido bloqueadas cuando hay eventos de interés público. Esto, sin duda, es uno de los elementos emergentes de este año 2019”, dijo.

Sonia Osorio es integrante de APEVEX. Sígala en Twitter: @soniaosoriog
  Comentarios