Sur de la Florida

Dos personas más se infectan con la bacteria come carne en Florida

Los CDC recomiendan limpiar y cubrir con vendajes limpios y secos todas las heridas abiertas o con secreciones hasta que sanen.
Los CDC recomiendan limpiar y cubrir con vendajes limpios y secos todas las heridas abiertas o con secreciones hasta que sanen. Cortesía

Dos personas más se infectaron con la bacteria come carne en playas de Florida donde se han registrado otros casos, incluyendo una muerte, según medios locales.

Una mujer de Casselberry, en el centro del estado, contrajo la mortal bacteria en una playa de Sarasota en la costa oeste a donde viajó para celebrar su cumpleaños, informó clickorlando.com.

Sarah Martínez tenía un pequeña herida en su tobillo derecho, donde se había cortado mientras se afeitaba las piernas unos días antes del viaje.

“En el momento en que me metí en el agua, sentí un escozor en la pierna y pensé que solo se trataba de la limpieza con agua salada”, dijo Martínez el lunes.

Pero comenzó a sentir mucho dolor en la zona y llegó un momento en que no podía apoyar el pie.

“Treinta minutos después de salir del agua, empezó a enrojecerse la zona. Comenzó a hincharse “, detalló la mujer.

Martínez un día después se trasladó a un hospital y allí le preguntaron que si tenía conocimiento de lo que sucedía con las bacterias en el agua y le hablaron de la fascitis necrotizante, que comúnmente se conoce como la bacteria come carne.

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) explican que se trata de una infección bacteriana rara que se propaga por el cuerpo rápidamente y puede causar la muerte.

“Para detener la infección es importante hacer un diagnóstico preciso, dar tratamiento con antibióticos y operar con prontitud. Vea a un médico de inmediato si tiene fiebre, mareos o náuseas al poco tiempo de haber tenido una lesión o una operación”, indicó.

El otro caso es el de Leann Rose, quien afirmó que contrajo la bacteria en una playa de Manasota Beach, en la costa oeste de Florida, hace dos semanas.

Rose dijo en su cuenta de Facebook que tenía una pequeña cortada en su pie que estaba cicatrizando. Pero después de sumergirse en el agua comenzó a sentir inflamación y dolor en la zona al extremo de que tampoco podía caminar.

“Tenía un pequeño agujero en el pie y una costra allí. No pensé nada de eso. Para el martes se infectó y se hinchó. Ayer por la mañana, el jueves (del 4 de julio) estaba tan hinchado que apenas podía caminar. Debido a que era un día festivo, tuve que esperar por los resultados de una resonancia magnética (...) Esta tarde a las 3 la enfermera entró y me dijo que tenía estreptococos del grupo A. ¿Qué es eso? Le pregunté a Google. Me diagnosticaron la bacteria que come carne”, relató Rose.

La mujer le hizo una advertencia a sus amigos el viernes pasado: Desde Sarasota hasta el puerto de Charlotte hay un aviso sobre la bacteria en el agua “tengan cuidado mis amigos”.

Esa bacteria infectó a un hombre que no entró en contacto con el agua y comenzó a sufrir de inflación en un brazo. Otra víctima fue una mujer de 77 años que falleció luego de que una de sus piernas resultara infectada.

Los CDC informaron en su sitio en internet que desde el 2010 han ocurrido aproximadamente entre 700 y 1200 casos cada año en Estados Unidos.

“Es probable que esta estimación esté por debajo de la cifra verdadera. De acuerdo con los datos del Sistema Central de Vigilancia Bacteriana Activa (ABCS, por sus siglas en inglés), el número de infecciones anuales de fascitis necrosante por estreptococos del grupo A reportado no parece estar en aumento”, señalaron.

La fascitis necrosante puede causar septicemia. También puede derivar en complicaciones permanentes debido a la pérdida de extremidades o cicatrices profundas debido a la extirpación quirúrgica del tejido infectado.

Aun con tratamiento, hasta 1 de cada 3 personas muere a causa de la infección. Entre las personas que contraen fascitis necrosante y síndrome de choque tóxico por estreptococos al mismo tiempo, 6 de cada 10 mueren debido a sus infecciones

¿Quiénes están en riesgo?

Aunque cualquier persona puede contraer fascitis necrosante, esta enfermedad no es común, de acuerdo con los CDC.

“La mayoría de las personas que la contraen tienen otros problemas de salud que podrían reducir la capacidad de su cuerpo para luchar contra las infecciones”, explicaron.

Algunas afecciones que debilitan el sistema inmunitario del cuerpo son: Diabetes, enfermedad de los riñones, cirrosis y cáncer. La fascitis necrosante también puede ser una complicación poco frecuente de la varicela en los niños pequeños.

¿Cómo la bacteria ingresa al cuerpo?

La forma más frecuente en que estas bacterias entran al cuerpo es a través de aberturas en la piel como cortes y raspones, quemaduras, picaduras de insecto, heridas como las causadas por el uso de drogas intravenosas y heridas quirúrgicas.

Sin embargo, las personas pueden contraer la fascitis necrosante después de una lesión como una contusión o magulladura.

Estos son los síntomas

Los primeros síntomas pueden incluir un área enrojecida o inflamada que se extiende rápidamente por la piel, dolor intenso —incluso fuera del área enrojecida o inflamada de la piel— y fiebre.

“Vea a un médico de inmediato si tiene alguno de estos síntomas después de una lesión o una operación. Aunque hay enfermedades leves que pueden causar síntomas como estos, las personas no deberían demorarse en recibir atención médica”, alertaron los CDC.

Los síntomas más avanzados de la fascitis necrosante incluyen úlceras, ampollas o manchas negras en la piel, cambios de color en la piel, pus o secreciones que salen del área infectada, mareos, fatiga (cansancio), diarrea y náuseas.

Cómo prevenir una infección

El sentido común y el buen cuidado de las heridas son la mejor manera de prevenir una infección bacteriana de la piel, de acuerdo con los CDC que recomiendan las siguientes medidas:

—Limpie con agua y jabón todas las lesiones menores que hayan causado aberturas en la piel (como las ampollas y los raspones).

—Limpie y cubra con vendajes limpios y secos todas las heridas abiertas o con secreciones hasta que sanen.

—Vaya a un médico si tiene heridas punzantes u otras heridas profundas o graves.

—Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente, pero si no se las puede lavar, use un desinfectante de manos a base de alcohol.

—Trate las infecciones fúngicas, como el pie de atleta.

—Si tiene una herida abierta o una infección en la piel evite estar en bañeras de hidromasaje, piscinas, cuerpos de agua naturales (por ejemplo: lagos, ríos, el mar).

Y los CDC recuerdan que no hay vacunas para prevenir las infecciones por estreptococos del grupo A, como la fascitis necrosante.

El estado de Florida vigila frecuentemente la calidad del agua de las playas y recoge muestras de algas. Cuando los niveles de toxicidad presentan un riesgo para la salud, el estado emitirá avisos y pondrá señales en las playas.

Siga a Sonia Osorio en Twitter: @soniaosoriog
  Comentarios