Sur de la Florida

Magnate estadounidense inculpado de tráfico sexual de menores intentó comprar testigos

El inversor estadounidense Jeffrey Epstein, protagonista de un escándalo que provocó la renuncia del secretario de Trabajo de Donald Trump, intentó sobornar a dos testigos potenciales del caso en el que se le acusa de abuso sexual de menores, según informó The New York Times.

En noviembre y diciembre de 2018, Epstein pagó un total de $350,000 a estas dos personas, que probablemente iban a entregar un testimonio comprometedor en su contra en caso de un juicio, dijo el viernes el periódico.

Estos pagos se produjeron justo después de que el periódico The Miami Herald revelara que el multimillonario había negociado un acuerdo secreto con las autoridades de Florida.

El caso le costó el viernes su puesto al secretario de Trabajo de Estados Unidos, Alexander Acosta, quien renunció en medio de críticas por haber dado un trato favorable a Epstein en 2008, cuando era fiscal de ese estado.

El acuerdo alcanzado con Epstein requería que éste admitiera un cargo único por solicitar la prostitución a un menor y registrarse como delincuente sexual.

Epstein, de 66 años, fue acusado el lunes por fiscales de Nueva York de un cargo de tráfico sexual de menores y un cargo de conspiración para cometer tráfico de menores. El inversor se enfrenta ahora a un máximo de 45 años de prisión.

Los fiscales intentaron demostrar que tenía un historial en intentar obstruir las investigaciones sobre sus acciones.

Según los fiscales, Epstein abusó sexualmente a decenas de niñas adolescentes menores de edad en sus hogares en Manhattan y Palm Beach, Florida, entre 2002 y 2005. Algunas tenían solo 14 años.

  Comentarios