Sur de la Florida

‘Miami está contigo, Puerto Rico’: boricuas buscan soluciones para crisis política en la isla

Los políticos puertorriqueños aprenderán a alejarse de la corrupción, dicen boricuas del sur de la Florida

La comunidad boricua del sur de la Florida analiza los cambios que se preparan en la isla después que se desataran protestas en contra del gobernador Ricardo Rosselló tras la filtración de mensajes de texto de contenido profano.
Up Next
La comunidad boricua del sur de la Florida analiza los cambios que se preparan en la isla después que se desataran protestas en contra del gobernador Ricardo Rosselló tras la filtración de mensajes de texto de contenido profano.

Mientras cientos de manifestantes se lanzaron a las calles del Viejo San Juan exigiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló el jueves, unos 30 puertorriqueños de la diáspora en Miami se agruparon para debatir posibles salidas de la actual crisis política que enfrenta la isla.

El evento, llamado “Más Allá de los Partidos Políticos”, se llevó a cabo en el restaurante La Placita, en Biscayne Boulevard, que pese a que apenas abrió sus puertas a principios de este año, ya se ha convertido en una sede fuerte para los boricuas en el sur de Florida.

Joey Cancel, presidente y CEO de La Placita, dijo que ya que una protesta es “injusta” para la comunidad por el ruido y demás incoveniencias que puede causar, la dirección del restaurante decidió servir de anfitrión para un diálogo abierto.

“Nos duele ver lo que está pasando pero debemos mantenernos profesionales”, dijo Cancel. “Debemos expresar nuestra frustración y nuestras ideas sobre cómo queremos trabajar juntos para reconstruir Puerto Rico de forma pacífica”.

PuertoRico_Placita_MHD_jmk_ (7)
Joey Cancel, el presidente y CEO de La Placita, discute soluciones a la actual crisis política que enfrenta la isla durante una reunión de los miembros de la diáspora puertorriqueña en La Placita el 18 de julio de 2019. Jennifer King jking@miamiherald.com

El pasado martes, alrededor de 40 boricuas protestaron al pie de la Torre de la Libertad en Miami, gritando “Ricky, renuncia!” en lo que pareció una noche tranquila.

Pero en Puerto Rico, una protesta de miles el miércoles por la noche se tornó violenta cuando las fuerzas de seguridad le tiraron gas lacrimógeno al público que se acercaba a la residencia del primer ejecutivo, conocida como La Fortaleza, tirando piedras y encendiendo pequeños fuegos.

Los artistas puertorriqueños Residente y Bad Bunny se unieron a cientos de manifestantes en las calles de San Juan el 18 de julio de 2019 para protestar contra el gobernador Ricardo Rosselló y exigir su renuncia.

Una gran parte del pueblo está pidiendo la dimisión de Rosselló, a raíz de que en la semana pasada un escándalo de corrupción llevó al FBI a arrestar a altos funcionarios de la administración del dirigente caribeño. Encima de eso se hizo público recientemente un chat privado de la plataforma Telegram en el que el gobernador y su círculo de allegados insultaban a políticos y periodistas, y hacían comentarios homófobos y misóginos.


Los que asistieron a la reunión en Miami acordaron que la indignación de los puertorriqueños no es nada nuevo, sino un sentimiento que han ido arrastrando por décadas. Y que el vaso que se ha ido llenando poco a poco con cada malversación de fondos de huracanes y cada incremento en la deuda de la economía de la isla, hasta que estas últimas controversias lo rebasaron.

PuertoRico_Placita_MHD_jmk_ (8)
Miembros de la diáspora puertorriqueña en La Placita discuten soluciones a la actual crisis política que enfrenta la isla durante una reunión el 18 de julio de 2019. Jennifer King jking@miamiherald.com

“El pueblo se cansó”, sentenció Hector Díaz, ex presidente de la Asosiación de Profesionales de Puerto Rico (Profesa).

Rosselló “obviamente no va a renunciar” ya que no quiere ser el primero en la historia en hacerlo, de acuerdo con Díaz, un ejecutivo de mercadeo en el Miami Dade College. Por lo tanto, en su opinión, la Cámara de Representantes de Puerto Rico debe iniciar el proceso de residenciarlo, similar al “impeachment” del presidente en el gobierno federal, para remover al gobernador de su cargo.

La otra alternativa sería esperar hasta las elecciones de 2020, pero Díaz no considera esa una buena opción ya que eso no calmara al pueblo y los disturbios ya le están costando millones a la economía puertorriqueña.


Por su parte, Valentina Rivera, una boricua de 25 años que se mudó a Miami hace un mes, manifestó que la única solución que ella considera viable es que el gobernador renuncie considerando que la mayoría del pueblo está vehemente en su contra.

Rivera dijo que vió la protesta en la isla en línea hasta casi las 2 de la madrugada del jueves, cuando las lágrimas le llenaron los ojos al ver la violencia entre la policía y los manifestantes, entre ellos sus familiares y amistades.

Dijo que se siente responsable por los que habitan en la isla y no se olvidará de ellos. Otros se unieron en coro, expresando que la diáspora, compuesta por 5.6 millones, debe velar por los intereses de los 3.4 que aún habitan la isla.

“Por mi madre patria doy lo que sea”, dijo Rivera. “Doy cara, estoy lista para luchar porque no voy a permitir que gente que no merece estar ahí siga en el poder. Soy parte de la generación de ‘yo no me dejo’, como dijo Bad Bunny”.

PuertoRico_Placita_MHD_jmk__2 (2)
Miembros de la diáspora puertorriqueña en La Placita toman una foto después de una reunión para discutir soluciones a la actual crisis política que enfrenta la isla el 18 de julio de 2019. Jennifer King jking@miamiherald.com

La discusión en La Placita sirvió para Rivera como un aliciente: ahora se dedicará a informar a más personas en la Florida que desconocen la realidad de los puertorriqueños, dijo.

Similarmente, otros denotaron que planean minimizar las consecuencias de la crisis lo más posible.

Por ejemplo, Isabel Villalón, presidenta de Progress Puerto Rico, explicó que su organización está luchando para que el alboroto no impida que el Congreso estadounidense apruebe importantes proyectos de ley para Puerto Rico, como el Territories Improvement Act y Puerto Rico Recovery Accuracy in Disclosures Act.

“Debemos seguir celebrando nuestra cultura y respaldando nuestra isla”, dijo Cancel. “Miami está contigo, Puerto Rico”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios