Sur de la Florida

Le ofreció al muchacho dinero para limpiar un patio. Pero terminó acusado de abuso lascivo y secuestro

Un hombre de Lake Worth está acusado de agresión lasciva contra un menor de edad en un incidente que ocurrió el pasado sábado y que sirve para recordar las advertencias habituales de los padres sobre extraños que merodean en sus automóviles en busca de víctimas inocentes.

Un adolescente de 14 años le dijo a detectives de la policía del Condado Palm Beach (PBSO) que escapó de Osvaldo Vicente, un hombre de 52 años, aprovechando que la camioneta de Vicente cuando se detuvo en un semáforo en la esquina de Atlantic Avenue y Congress Avenue, en Delray Beach, y saltó del vehículo. El lugar queda a unas 12 millas de donde el muchacho dijo que Vicente lo convenció de que dejara a su hermano pequeño y le ofreció pagarle dinero por limpiar el jardín y el césped de una casa.

Desde su arresto el sábado, Vicente está preso en la cárcel del Condado Palm Beach sin derecho a fianza, acusado de abuso lascivo, secuestro e interferencia en la custodia. Aparte de haberse declarado culpable de estar en posesión de parafernalia de drogas en 2017, sus anteriores problemas con la ley en los condados Palm Beach y Broward tuvieron que ver con infracciones de tráfico.

En el incidente del 6 de julio, como lo describió el joven de 14 años, se vio envuelto una camioneta Ford, de cuatro puertas, de color negro y de un modelo viejo.

El muchacho de 14 años y su hermano de 12 se dirigían a la biblioteca de Lake Worth, ubicada en North M Street, poco después de las 10 a.m. La madre de los dos jóvenes, que estaba con la hermana de ambos cerca, les permitió que fueran a la biblioteca sin ella, tras pensar que estarían seguros dada la cantidad de personas que a esa hora había en la calle.

Pero el adolescente de 14 años dijo que Vicente ofreció pagarle si lo ayudaba cortar la hierba y a recoger basura en una casa que quedaba a solo una cuadra de distancia.

Sin embargo, no era la primera vez que Vicente le pedía a los muchachos que lo ayudaran con algún trabajo, le dijo al chico de 14 años a los detectives del PBSO. Una vez, en una esquina cerca de su casa, el muchacho llamó a su madre y la mujer no le gustó la idea porque no conocía a Vicente. En otra ocasión, dijo el jovencito, él y su hermano rechazaron un ofrecimiento que les hizo Vicente.

Esta vez, el muchacho dijo que estaba bien y le hizo señas a su hermano para que lo acompañara. Pero dijo que después mandó a su hermano a la biblioteca cuando Vicente le dijo que solo le hacía falta uno de ellos.

Las estadísticas del Centro del Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que más de 700,000 niños son referidos a agencias de protección infantil como resultado de abuso o negligencia en los Estados Unidos cada año. Según Purva Grove

Después que subió a la camioneta, dijo el muchacho, Vicente tomó en dirección sur por la autopista I-95. El joven le preguntó por qué lo hacía y Vicente le respondió que tenía que cambiarse de ropa en su casa.

Pero después de una conversación intrascendente, el chico dijo que Vicente comenzó a tocarlo en la cara, el pecho, los muslos y dentro de los pantalones. Cuando el jovencito le dijo a Vicente que parara, el hombre lo hizo pero le dijo que era un “chico lindo” y de nuevo trató de tocarlo.

El muchacho le dijo a los investigadores que se sintió “incómodo”, y luego Vicente abrió sus pantalones y le pidió que también él lo tocara. Vicente le dijo que si no lo tocaba no lo llevaría de regreso a la casa. Luego de pensar que no tenía otra opción, el jovencito cumplió los deseos de Vicente.

El adolescente le dijo a los investigadores que pensó que Vicente lo iba a violar por “la expresión que tenía en la cara y porque al mismo tiempo se estaba riendo”.

De modo que cuando Vicente detuvo la camioneta en el semáforo de Atlantic y Congress, el chico saltó y corrió hasta una cercana gasolinera Chevron. Desde allí, vio a Vicente entrar en una gasolinera Shell que estaba al cruzar la calle, y luego se fue cuando el cajero de la estación Chevron salió y lo miró.

Una llamada al 911 que condujo a la policía de Delray Beach, y después una llamada a la madre del niño hizo que la familia se reuniera. Los dos muchachos dieron una detallada descripción del vehículo de Vicente, en tanto el muchacho de 14 años recordó diversas características de la camioneta.

Tras revisar varios varios videos de vigilancia del área de Lake Worth, la policía de Palm Beach encontró y arrestó a Vicente.

  Comentarios