Sur de la Florida

Encuesta: Entre hispanos de Florida, Bernie Sanders y Elizabeth Warren a la cabeza

Warren: Queremos tener una política migratoria que sea buena para nuestra economía

La candidata demócrata a la Presidencia Elizabeth Warren dijo el 21 de junio de 2019 durante el foro NALEO en Miami que es necesaria una política migratoria que sea buena para la economía estadounidense.
Up Next
La candidata demócrata a la Presidencia Elizabeth Warren dijo el 21 de junio de 2019 durante el foro NALEO en Miami que es necesaria una política migratoria que sea buena para la economía estadounidense.

Ya se está aproximando la segunda tanda de debates demócratas—20 candidatos se enfrentarán en Detroit el 30 y 31 de julio— pero aún estamos aprendiendo como los debates del mes pasado en Miami impactaron a los televidentes en el sur de la Florida.

A principios de esta semana, New Florida Majority, una organización independiente dedicada a aumentar el poder político de las comunidades marginalizadas de Florida, publicó los resultados de una encuesta interna realizada justo después de los debates del Adrienne Arsht Center. El objetivo era determinar cómo los miembros de la organización jerarquizan a los candidatos demócratas, así como los temas que más les importan.

En total, 512 individuos, incluyendo personas de diferentes afiliaciones políticas y estatus migratorio, participaron en la encuesta. Casi el 20 por ciento de los encuestados se identificaron como hispanos y más del 60 por ciento se identificaron como mujeres. ¿Qué conclusión podemos sacar de la encuesta? Si bien el concurso de la nominación democrática aún está abierto, parece haber mucho interés entre los encuestados en visiones audaces y progresistas.

Por ejemplo: el principal candidato para los hispanos encuestados fue el senador Bernie Sanders, el autodenominado socialista democrático de Vermont. Elizabeth Warren, la senadora por Massachusetts también conocida por su postura muy liberal, llegó en segundo lugar. Entre todos los que participaron a la encuesta, Sanders fue clasificado como el tercer candidato más popular (con un 16.8 por ciento de los votos), justo detrás de Kamala Harris (25 por ciento) y Elizabeth Warren (28.1 por ciento).

“La persona que gane el apoyo de la gente será la que proporcione las soluciones más progresivas con conexiones claras a nuestras comunidades”, dijo Andrea Mercado, Directora Ejecutiva de New Florida Majority. “Fue interesante ver que los latinos en nuestra base son mucho más progresivos de lo que muchos piensan y en realidad se inclinan hacia los candidatos con plataformas audaces”.

El buen desempeño de Sanders con los hispanos en la encuesta de New Florida Majority contrasta con el poco éxito que tuvo ante ese grupo demográfico en las primarias de Florida en 2016, cuando no logró reunir más del 30 por ciento de apoyo en los tres condados del sur de la Florida con la mayor población hispana.

A pesar de una performance ampliamente elogiada en el primer debate, Julián Castro, exsecretario de Vivienda y Asuntos Urbanos en la administración de Obama y único candidato hispano en la primaria, no pareció dar una impresión particularmente fuerte entre los encuestados hispanos de New Florida Majority. Ocupó el primer lugar entre ellos solo en la categoría de candidato de tercera opción —aunque se debe tener en cuenta que en la encuesta posterior al debate de Univision, Castro fue, junto con Harris, el candidato que más impresionó a los votantes elegibles hispanos.

Como todos los equipos de campaña bien saben, los más de dos millones de votantes hispanos en la Florida tendrán un papel clave en el resultado de la elección en 2020, un año en el que, nacionalmente, los hispanos superarán a los afroamericanos como el segundo grupo demográfico más grande. Pero lo que es menos claro es cómo definir políticamente a ese grupo cada vez más influyente.

Tomemos a los cubanoamericanos, un grupo demográfico que a menudo se considera como conservador de manera confiable, y que votó mayormente por Trump en Florida en 2016. Según Pew, la proporción de cubanos que se identificaron como republicanos en realidad ha ido disminuyendo en los últimos años, llegando a 47 por ciento en 2013, desde casi 70 por ciento en 1989-90.

Y aunque la población hispana en general ha votado con más frecuencia a candidatos liberales que conservadores, los demócratas no deben dar por sentado el voto hispano.

Por un lado, los datos muestran que los demócratas hispanos son menos progresivos que otros miembros de la coalición de izquierda: según Gallup, los demócratas hispanos tienen menos probabilidades de identificarse como “liberales” que los demócratas blancos y negros.

Y en 2018, a pesar de que los hispanos emitieron una mayoría decisiva de votos para los candidatos demócratas en el Congreso, apoyaron menos a los demócratas (69 por ciento) que otras minorías, incluidos los afroamericanos (90 por ciento) y los asiáticos-americanos (77 por ciento).

En Florida, los demócratas en 2018 en realidad vieron disminuir su popularidad. En todo el país, los demócratas pasaron de obtener un 62 por ciento de apoyo hispano en 2014 a 69 por ciento el año pasado. Sin embargo, en este estado, los demócratas pasaron del 58 por ciento de apoyo hispano en 2014 a 54 por ciento en 2018.

En el contexto de la primaria demócrata de 2020, hay una última cosa que considerar: aunque Joe Biden no haya figurado de manera prominente en la encuesta de New Florida Majority, está aplastando a sus rivales en la recaudación de fondos dentro del estado.

El candidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos Bernie Sanders afirmó el 21 de junio de 2019 durante el foro NALEO en Miami que si gana las elecciones revertirá todas las políticas de inmigración del Gobierno del presidente Donald Trump.

  Comentarios