Sur de la Florida

Miami-Dade ya no enjuiciará casos menores de posesión de marihuana

Plantas de marihuana en GB Sciences Louisiana, en Baton Rouge, en una imagen del 6 de agosto de 2019.
Plantas de marihuana en GB Sciences Louisiana, en Baton Rouge, en una imagen del 6 de agosto de 2019. AP

En un significativo cambio de política impulsado a su vez por cambios en las leyes de la Florida, la Fiscalía Estatal de Miami-Dade anunció que ya no enjuiciará cargos menores de marihuana. En Ios casos más graves, la Policía ahora tendrá que usar pruebas de laboratorio para confirmar que la marihuana es tal.

La fiscalía anunció la decisión el viernes en respuesta a una nueva ley estatal que legaliza el cáñamo, una planta de la misma familia del cannabis, muy parecida en aspecto y olor, pero que que tiene una cantidad mucho menor de la sustancia activa de la marihuana. La decisión se presentó en un memorando de tres páginas enviado a todas las entidades policiales del Condado Miami-Dade.

“Como el cáñamo y la marihuana vienen de la misma especie de planta, tienen un aspecto y olor muy parecido”, escribió la fiscal estatal Katherine Fernández Rundle al explicar su decisión.

Pero la decisión destaca las complicaciones cada vez mayores para las agencias policiales en la Florida y el resto del país en estados donde la marihuana con fines recreativos es ilegal pero el cáñamo ahora es legal.

Las agencias policiales de toda la Florida han batallado por navegar la falta de uniformidad creada por la nueva ley. El mes pasado, el fiscal estatal de Tallahassee instruyó a su personal que interrumpiera el enjuiciamiento de casos de posesión de marihuana, citando la nueva ley estatal que autoriza el cáñamo, y alegó que los laboratorios no pueden detectar la diferencia entre ambas plantas.

El elevado costo de presentar casos penales por pequeñas cantidades de marihuana también es otra preocupación para los fiscales más allá de Miami-Dade. En los condados Seminole y Brevard , reportó el Orlando Sentinel, fiscales dicen que el costo adicional de enviar la marihuana decomisada a laboratorios fuera del estado y usar expertos para que declaren en los tribunales hace estas opciones “prohibitivas, excepto en los casos más graves”.

Pero incluso antes del memorando de esta semana, los casos menores de posesión de marihuana no se estaban encausando tan agresivamente como en años anteriores, en momentos que la actitud del público sobre la marihuana se ha vuelto menos estricta en años recientes.

Miami-Dade y municipalidades en todo el sur de la Florida han creado programas que imponen multas por casos menores de posesión de marihuana.

Incluso personas arrestadas por posesión de marihuana en el último par de años no han sido encausadas agresivamente. La Fiscalía Estatal de Miami-Dade tuvo un programa en que se desestimaban los cargos si un acusado de mantenía fuera de problemas durante al menos 60 días.

El representante estatal Shevrin Jones, demócrata por West Park, quiere asentar esto en la ley con la despenalización de la posesión de pequeñas cantidades de marihuana en todo el estado. Su propuesta, presentada el miércoles, especifica que una persona con 20 gramos o menos de cannabis y productos derivados que contengan 600 miligramos o menos de tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia activa de la marihuana, enfrentarán penalidades reducidas. En este momento, la posesión de estas cantidades es un delito menor de primer grado con penalidades que incluyen un año de prisión y una multa de $1,000.

Mientras tanto, las preocupaciones jurídicas que rodean la marihuana y el cáñamo siguen aumentando desde la aprobación de una ley federal en diciembre pasado, que eliminó la prohibición a la producción industrial del cáñamo en vigor desde 1937.

A la luz de esa ley federal, la Legislatura de la Florida aprobó un proyecto de ley este año que permite al Departamento de Agricultura crear un programa estatal de cáñamo. La nueva ley, que entró en vigor el 1 de julio, también ofrece una guía a los que deseen vender extracto de cáñamo, como pruebas de calidad independientes, códigos de barra para propósitos de identificación e información de investigaciones y una declaración de que el producto no contiene más de 0.3% de THC.

El programa del cáñamo entrará en vigor una vez que sea autorizado por el Departamento de Agricultura federal.

En los tribunales penales, el nuevo enfoque de Miami-Dade parece ser el más detallado en el estado.

Fernández Rundle describe en el memorando lo que debe hacer la Policía, que en en lo fundamental casi despenaliza la posesión de pequeñas cantidades de marihuana. En la Florida es un delito menor tener 20 gramos a menos de marihuana.

Esos casos, indicó Fernández Rundle, sencillamente no merecen enjuiciarse. Ahora será necesario usar testigos expertos en casos de marihuana, lo que hace excesivamente costoso llevar a juicio casos menores, y solamente se hará en “circunstancias excepcionales”, indica el memorando.

En otros cambios en Miami-Dade, como el cáñamo y la marihuana tienen el mismo aspecto y olor, los policías ya no pueden detener a alguien porque huelan la planta, según el memorando. Los policías tienen que tener en cuenta otros factores, como que un sospechoso “esté sudando cuando no hay calor”, evitar el contacto visual” o posesión de armas de fuego, pipas o “desechar, destruir o tratar de ocultar una sustancia”.

El memorando de hecho suspende el encausamiento de casos de marihuana en Miami-Dade, al menos a corto plazo, porque en este momento ningún laboratorio pericial en el sur de la Florida tiene la capacidad de realizar pruebas para detectar la presencia del THC. El laboratorio de la Policía de Miami-Dade espera tener esa capacidad en los próximos tres a seis meses.

“Una vez que el laboratorio de la Policía de Miami-Dade pueda realizar esta prueba, entonces todo queda bajo control”, dijo Fernández Rundle en un comunicado enviado al Miami Herald. “Esto es solamente un obstáculo en el camino, no la eliminación del encausamiento de los casos de marihuana”.

En el sur de la Florida, los departamentos policiales no se sorprendieron con el anuncio de la Fiscalía Estatal.

Juan Pérez, jefe de la Policía de Miami-Dade, dijo que la legalización del cáñamo forzó la decisión y que “estamos trabajando para poder superar los retos”.

En Miami Beach, el jefe policial Richard Clements envió un correo electrónico a sus agentes en que expresa que “no deben realizar arrestos por infracciones penales relacionadas con la marihuana hasta que el departamento pueda encontrar un laboratorio para someter la droga a pruebas. Pero los agentes deben seguir decomisando la droga sospechosa para pruebas futuras, escribió.

En una declaración enviada al Miami Herald, Clements escribió que el cambio en la ley y la “decisión de la Fiscalía Estatal de Miami-Dade de no enjuiciar casos de marihuana afecta grandemente nuestros esfuerzos por abordar los aspectos todavía ilegales que rodean a la marihuana”.

“Vamos a trabajar con nuestros aliados policiales para incluir a la Fiscalía Estatal y asegurar que podamos superar este obstáculo y mantener nuestro compromiso de mantener la seguridad de nuestros vecinos y visitantes”.

El redactor Charles Rabin, del Miami Herald, contribuyó a esta información.

  Comentarios