Sur de la Florida

Compradores de armas y activistas a favor del control se cruzan en ‘gun show’ de Florida

Asistentes a un gun show en el Charles F. Dodge City Centar pasan al frente de un grupo de residentes de Pembroke Pines. Ellos estaban ofendidos que, mientras se llevan a cabo funerales en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, Pembroke Pines tuvo su primer gun show el sábado 10 de agosto de 2019.
Asistentes a un gun show en el Charles F. Dodge City Centar pasan al frente de un grupo de residentes de Pembroke Pines. Ellos estaban ofendidos que, mientras se llevan a cabo funerales en El Paso, Texas y Dayton, Ohio, Pembroke Pines tuvo su primer gun show el sábado 10 de agosto de 2019. pportal@miamiherald.com

Había dos tipos de personas al frente del Charles F. Dodge City Center en Pembroke Pines: las que llevaban municiones y armas de fuego recién compradas —con las puntas de los cañones de los rifles a veces saliendo de sus envoltorios de plástico— y las que agitaban carteles contra la violencia armada. (Los dibujos de rifles visibles en los carteles estaban en su mayoría tachados con una gran “X” roja).

Ese fue el tipo de contraste visible en el Condado Broward el sábado por la mañana, cuando un controvertido gun show de dos días abrió sus puertas solo una semana después de que 31 personas murieron en tiroteos en El Paso, Texas y Dayton, Ohio.

“Estoy de luto”, dijo Rosann Roxy Jentes, una de las manifestantes que trabaja en Pembroke Pines. “Treinta y una personas fueron asesinadas el fin de semana pasado. La gente todavía esta haciendo entierros. Pero aquí estamos, en un gun show. Es espantoso “.

A los 19 años, Daniel Zemon era demasiado joven para comprar armas en el show: a partir del año pasado, tienes que tener 21 años o más en Florida para comprar armas de fuego. Fue al evento solo para mirar y hablar con la gente, algunos de los cuales, como él, vestían ropa con la insignia del Presidente Trump. Reconoce que el timing del evento no es ideal, pero dice que no hay que exagerar su importancia.

“El gun show fue planeado hace meses, mucho antes de que ocurrieran los tiroteos”, dijo. “Esos fueron terribles, pero no es relevante para lo que está sucediendo aquí. La gente no está a favor de los tiroteos masivos. Vinieron solamente a mirar las armas “.

Al igual que Jentes, un puñado de los manifestantes presentes el sábado por la mañana había asistido a una reunión de la comisión de Pembroke Pines a principios de semana. Allí, los comisionados dijeron que, aunque no quieren que haya un gun show en Pembroke Pines este fin de semana, la ciudad firmó un contrato con el promotor del evento, Florida Gun Shows, en enero del 2019. Según el abogado de la ciudad, cancelar el evento podría violar una ley estatal que prohíbe a los funcionarios electos locales hacer sus propias regulaciones sobre las armas de fuego.

“Algunos de los comisionados actuaron como si realmente les importara, como si no tuvieran otra opción, pero el contrato se hizo en enero”, dijo Jentes. “Eso fue después de lo que pasó en el club nocturno Pulse. Eso fue después de Marjory Stoneman Douglas”.

El sitio de la exhibición de armas de este fin de semana se encuentra a solo 30 minutos de Marjory Stoneman Douglas, la escuela secundaria de Parkland donde un hombre armado mató a 17 estudiantes el año pasado. Además de dar la bienvenida a varios vendedores de armas — los organizadores del evento dicen que todos tienen licencia y se adhieren a las regulaciones que requieren background checks — el gun show también está acogiendo una campaña de registro de votantes del partido Republicano.

FRICCIÓN ENTRE CLIENTES Y MANIFESTANTES

Hace muchos años que Candace Larman, de Coral Springs, empezó a ir a gun shows. Ella dice que es aficionada a la historia y se siente atraída por las armas de fuego antiguas y las historias que cuentan.

“He estado rodeada de armas de fuego toda mi vida. [...] En las exhibiciones de armas hay mesas, hay personas. Todos son muy amigables; no es como un ambiente intimidante “, dijo. “Como mujer, me siento segura yendo allí y hablando de cosas”.

A pesar de las múltiples visitas de Larman a gun shows en el pasado, el sábado fue la primera vez que se encontró con manifestantes cerca de la entrada.

“Nunca había visto esto antes. Fue algo realmente extraño para mí. Hay muchas suposiciones sobre por qué la gente viene a este tipo de eventos. [Pero] es difícil ponernos a todos en la misma canasta “.

Mientras observaba una discusión entre manifestantes y clientes, dijo que la gente necesita “reunirse y hablar sobre los problemas” para encontrar soluciones contra la violencia armada en Estados Unidos.

“Creo que una de las peores cosas es que las personas de ambos lados se gritan acusaciones. “Eres un asesino”, “eres un comunista”. No ayuda a nadie, realmente no ayuda“.

Confrontaciones breves eran comunes frente al Dodge City Center el sábado.

“La gente me ha pasado diciendo ‘Ja, ja, tengo 3,000 municiones’. Otro dijo: ‘Tengo tres pistolas aquí’.

Otra manifestante, Lourdes Díaz, residente de Pembroke Pines y Directora de la Liga de Mujeres Votantes, no evitó las discusiones, pero dijo que el tema de la seguridad era algo que le preocupaba.

“Tenía miedo de venir aquí”, dijo. “Les estaba diciendo a todos: ‘Espero que no pase nada porque somos muy pacíficos, no queremos pelear con nadie. Solo esperaba que no viniera un fanático como el de El Paso, porque eso podría pasar”.

Mike Horning sostenía en silencio un cartel justo al lado de las puertas de entrada al gun show, de modo que todos los que entraban tenían que pasar cerca de él. Dijo que nunca se sintió inseguro, a pesar de varios momentos incómodos.

“Esta es mi primera manifestación en un gun show”, dijo. “¿Me siento ansioso porque es un gun show? No, no creo que alguien salga y nos dispare a todos. No creo que haya un problema así.

Al salir del gun show, con un nuevo rifle para cazar jabalíes, William Hopkins dijo que no le preocupaba la “agenda” de los manifestantes.

“Nosotros no le hacemos caso a eso. Yo conozco esa agenda porque me crié en Cuba, un país comunista”, dijo. “Siempre voy a gun shows y es muy bueno y asi hago ejercicio de la segunda enmienda que nos protege de todos los comunistoides esos que tenemos por aquí”.

Otro hombre que también adquirió un arma el sábado por la mañana dijo que los tiroteos del fin de semana pasado inspiraron su compra.

“Lo que pasó el fin de semana pasado y la manifestación es honestamente una de las razones por las que decidí venir hoy”, dijo. “Porque si no hubiera visto nada en las noticias sobre cómo trataron de cerrar el gun show, probablemente no habría venido”.

El hombre, que llevaba una camiseta con las palabras “2da Enmienda”, solo dio su primer nombre: Mike. Había conducido 45 minutos desde Homestead para apoyar el gun show.

Lautaro Grinspan is a bilingual reporter at the Miami Herald and el Nuevo Herald. He is also a Report for America corps member. Lautaro Grinspan es un periodista bilingüe de el Nuevo Herald y del Miami Herald, así como miembro de Report for America.
  Comentarios