Sur de la Florida

Plan autoriza a policías condales a trabajar con el ICE. Miami-Dade no se ha sumado

Un hombre es detenido por agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas en Los Ángeles.
Un hombre es detenido por agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas en Los Ángeles. Getty Images

Durante los últimos tres meses, la mayoría de las agencias condales de policía de la Florida han aceptado un plan para que la Policía de Inmigración y Aduanas capacite y autorice a agentes locales para arrestar y detener a indocumentados.

Pero el Condado Miami-Dade —de inclinación liberal y el condado más diverso del estado— no se ha sumado al plan.

El acuerdo fue formulado en mayo como una forma en que las agencias policiales puedan cumplir más fácilmente una controversial ley estatal aprobada durante el último período legislativo, que prohibió a las llamadas ciudades santuario proteger a los indocumentados de la deportación.

El ICE y algunas agencias policiales que se han sumado al acuerdo lo defienden como poco más que un ajuste legal, no una ampliación de la autoridad de las policías locales en materia de inmigración.

Los partidarios dicen que el plan tiene por fin abordar un fallo judicial federal de 2014 que indicó que las cárceles locales, una vez que se deciden los cargos, no pueden retener a los detenidos reos para enfrentar la posible deportación sencillamente con una solicitud federal. El nuevo acuerdo, dicen, permite a las cárceles autorizadas retener a los reos un máximo de 48 horas sin una orden de retención de inmigración emitida por un juez.

E insisten en que el acuerdo no da a los agentes la habilidad de detener a inmigrantes sencillamente por sospechas de que puedan ser indocumentados.

“Esto es válido solamente en las cárceles locales, no tiene efecto fuera de las cuatro paredes de la cárcel”, dijo Bob Gualtieri, jefe de la Policía del Condado Pinellas, quien ayudó a crear el plan. “Para que esto afecte a una persona, tiene que haber sido detenida por cometer un delito”.

Pero críticos del acuerdo dicen que es una ampliación de la ofensiva del presidente Trump contra los inmigrantes y dicen que solamente es asunto de tiempo antes que el acuerdo sea impugnado en los tribunales.

“Este es otro intento de crear temor en la comunidad. A pesar de su alcance aparentemente limitado, el efecto es el mismo, restar confianza de las comunidades de inmigrantes en las fuerzas policiales”, dijo Adonia Simpson, abogada quien dirige el Programa de Defensa de la Familia de la organización Americans for Immigrant Justice. “Estos intentos de autorizar a las policías locales a nombre del ICE le costarán dinero del contribuyente a nuestras comunidades y los van a impugnar en los tribunales”.

Gaby Guadalupe, portavoz de la American Civil Liberties Union de la Florida, calificó el plan de “otro intento equivocado” en convertir a los policías locales en agentes del ICE.

“Desafortunadamente, nuestros funcionarios locales han escogido ser cómplices de programas antiinmigrantes basados en la caracterización racial y con muchas prácticas inconstitucionales, lo que ha llevado a la separación de familias en la Florida y en sembrar la desconfianza en la Policía en nuestras comunidades”.

Miami-Dade no se ha sumado el programa no parece inclinado a hacerlo. En el pasado, líderes políticos condales han dicho que no apoyarían la autorización federal de policías locales para propósitos de hacer cumplir las leyes de inmigración. Pudiera resultar difícil convencer a las autoridades locales de participar en las redadas del ICE debido a la enorme comunidad de inmigrantes de Miami-Dade, que se ha inclinado políticamente por los demócratas en años recientes. Daniel Junior, jefe de Correccionales de Miami-Dade, reconoció la sensibilidad del asunto.

“Yo mentiría si dijera que no reconozco que tenemos una comunidad [de inmigrantes] grande y diversa. Así que el factor humano pesa. No queremos que la gente se vea afectada por esto”, dijo Junior.

Durante los últimos tres años, Miami-Dade ha respetado las solicitudes del ICE de retener a indocumentados durante 48 horas. Eso se debe a que en 2016 el alcalde condal Carlos Giménez emitió la directiva de retener a los indocumentados después que el presidente Trump amenazó con retener fondos federales a los gobiernos locales que ofrecieran santuario a indocumentados.

“No hay necesidad de dar autoridad especial a nuestros policías”, dijo Junior, el jefe de Correccionales de Miami-Dade. “Su detención ha sido aprobada. Si [el ICE] no los recoge en 48 horas, los liberan”.

Los partidarios del programa dicen que las críticas de los grupos defensores de los inmigrantes son exageradas y alegan que el acuerdo tiene otros beneficios para los condados, como proteger a las agencias locales de demandas y facilitar el reembolso de dinero gastado en mantener detenidos a los indocumentados.

La cláusula del reembolso pudiera beneficiar a Miami-Dade. Junior dijo que el costo de la detención de indocumentados es aproximadamente $200 diarios, y que a pesar de repetidas solicitudes el ICE no ha devuelto ningún dinero al condado desde que comenzó a mantener indocumentados detenidos. Registros de Miami-Dade indican que en el primer año que Giménez ordenó la implementación de la política, las autoridades han retenido aproximadamente una persona diaria.

Para que un agente local reciba la autorización federal, el condado para el que trabaja tiene que firmar un memorando de entendimiento con el ICE que indica cuántos agentes desea que reciban la autorización. Entonces reciben ocho horas de capacitación.

En el Condado Pinellas, 40 policías han recibido la capacitación requerida. Gualtieri restó importancia al impacto del acuerdo. Aunque los policías autorizados federales tendrían técnicamente la autoridad para hacer arrestos, hacer cumplir órdenes judiciales e interrogar detenidos por infracciones de inmigración, dijo que en la práctica eso no sucedería.

Eso se debe a que los policías no tienen manera de saber si hay una orden de deportación hasta que al sospechoso se le tomen las huellas dactilares y se pasen a una base de datos federal a la que ICE tiene acceso. Es solamente después que el ICE revisa las huellas dactilares que las agencias locales conocen si hay una orden de deportación, dijo. En ese momento, si hay una orden de retención, los nuevos policías con autorización federal pueden mantener al sospechoso bajo detención, pero solamente por un máximo de 48 horas, para que el ICE los vaya a buscar.

Si el ICE no los recoge a tiempo, se libera a la persona. Según Gualtieri, la diferente entre lo que se hace en Miami-Dade en este momento y el nuevo programa es que los policías autorizados federalmente ahora pueden implementar la solicitud de retención de una manera legal.

Hasta hace dos semanas, unos 40 de los 67 condados de la Florida, entre ellos Broward, habían firmado el acuerdo, según la Asociación de Jefes de Policía del estado, que Gualtieri preside y que es responsable de coordinar el acuerdo entre los condados y el ICE.

Al igual que Miami-Dade, Hillsborough es un condado urbano grande que incluye a Tampa, y tampoco se ha sumado al programa. Allí, el jefe policial Chad Chronister declaró al diario Tampa Bay Times hace unos meses que participar en el programa “pudiera desalentar a las víctimas de denunciar [los delitos que sufren], lo que va contra nuestro propósito”.

Es un argumento contra el programa del que se hizo eco Thomas Kennedy, director de Política de la Florida Immigrant Coalition, quien prometió impugnar el programa.

“Los legisladores que se oponen a los inmigrantes y que tratan de imponer esta carga adicional sobre nuestros policías están haciendo lo imposible por infringir el proceso debido de individuos sometidos a las órdenes de retención”, dijo Kennedy. “Es una política irresponsable que se va a impugnar”.

Si tienes una orden de deportación, estas opciones podrían ayudarle para frenar su caso.

  Comentarios