Sur de la Florida

Ofensiva de la CBP contra viajeros de autobuses Greyhound en el sur de la Florida

TNS

Agentes federales de inmigración están redoblando sus esfuerzos por arrestar a inmigrantes indocumentados en el sur de la Florida como parte de una iniciativa nacional para “mantener las comunidades seguras” tanto tierra adentro como en la frontera.

El objetivo: las terminales de transporte.

En las últimas semanas, pasajeros de la línea de autobuses Greyhound han visto a agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en estaciones en todo Miami-Dade y Broward, pidiendo documentos a los pasajeros en los autobuses o los que están por subir.

La Patrulla Fronteriza lo confirmó en un correo electrónico al Miami Herald:

“La Patrulla Fronteriza ha estado ha estado implementando medidas de cumplimiento lejos de la frontera como medio para impedir que las organizaciones delictivas que se dedican al tráfico, el contrabando y otras actividades aprovechen nuestra infraestructura de transporte para viajar al interior de Estados Unidos.... Agentes en la Florida hacen cumplir las leyes de inmigración a la vez que trabajan estrechamente con aliados policiales locales, estatales y federales para mantener las comunidades seguras a la vez que protegen las zonas fronterizas costeras”.

La presencia de agentes de inmigración en terminales de transporte no es nada nuevo. Sin embargo, las operaciones de cumplimiento de la CBP —así como misiones de la Policía de Inmigración y Aduanas— han aumentado significativamente como parte de la visión del presidente Donald Trump de “arreglar” el “maltrecho sistema de inmigración” del país.

“Las personas [que no tienen documentos] saben que no pueden llegar por avión debido a su estatus. ¿Qué hacen entonces? Toman un tren o un autobús Greyhound. Esto se sabe, especialmente el ICE y CBP”, dijo Tammy Fox-Isicoff, destacada abogada de inmigración del sur de la Florida que pertenece a la junta directiva de la Asociación de Abogados de Inmigración de Estados Unidos.

Fox-Isicoff dijo que uno de sus clientes, una filipina, fue arrestada hace tres semanas en una parada de la Greyhound en Miami. Había venido de Las Vegas para una reunión de antiguos alumnos de su escuela secundaria.

“A mi cliente le pidieron identificación y prueba de su estatus legal en el autobús antes de comenzar el viaje. Cuando no los entregó, la arrestaron. Ahora está bajo custodia del ICE en Broward”.

Según la ley federal, los agentes de la CBP no necesitan una orden judicial “para abordar e identificar a extranjeros en cualquier medio de transporte en las aguas territoriales de Estados Unidos, así como trenes, aviones y vehículos de cualquier tipo... a una distancia razonable de cualquier parte de la frontera”.

La ley define “distancia razonable” como 100 millas de la frontera marítima, lo que cubre a todo el estado de la Florida.

“Aunque la mayor parte del trabajo de la Patrulla Fronteriza se realiza en la frontera misma y sus inmediaciones, los agentes tienen una autoridad amplia y no están limitados a un área geográfica dentro de Estados Unidos”, indicó la CBP en un comunicado. “Tienen la autoridad para interrogar a personas, hacer arrestos y tomar y estudiar pruebas”.

Cuando la CBP contacta a una persona sin estatus legal —como la residencia permanente o documentos de visa, como exige la ley federal— la detienen de inmediato y la colocan temporalmente bajo custodia antes de entregarla a la Policía de Inmigración y Aduanas.

“Si yo fuera turista, no vendría por nada a Estados Unidos, especialmente a la Florida”, dijo Fox-Isicoff. “Digo, ¿quién lleva el pasaporte a la playa? Y olvídese de los turistas, ¿quién camina por ahí con sus documentos encima? Nadie. Pero, desafortunadamente, hay que hacerlo”.

12Qd9W.So.79.jpeg
Una estación de autobuses Greyhound. Brian Tietz

La Ley de Inmigración y Nacionalidad exige que todo extranjero de 18 años y mayor “lleve consigo prueba de sus documentos de registro” (como el Formulario I-94 o la tarjeta verde) “en todo momento”, incluso cuando viaja dentro del país o sencillamente sale a la calle.

“Cualquier extranjero que no cumpla lo establecido puede ser declarado culpable de un delito menor y tiene que pagar una cantidad no mayor de $100, o ser condenado a prisión por no más de 30 días, o las dos cosas”, según las leyes federales.

Los que tengan visa también tienen que llevar la documentación debida. Si una persona ha solicitado una extensión su estadía, o un cambio de estatus, si la solicitud está pendiente en los tribunales, y la persona lleva prueba de esa solicitud, técnicamente no tiene un estatus legal y puede ser arrestada, dijo Fox-Isicoff.

Greyhound declaró al Miami Herald que “los registros de la CBP han afectado negativamente a nuestros cliente y nuestras operaciones”.

“Greyhound no coordina con la CBP estas acciones, ni las apoyamos. Exhortamos al Congreso y apoyaremos esfuerzos positivos en ese sentido”, indicó la compañía. “Como un transportista regulado, Greyhound tiene la obligación de cumplir las solicitudes de los agentes federales; sin embargo, entendemos la importancia de que nuestros clientes estén al tanto de verificaciones potenciales. Por ello, ofrecemos información en inglés y español en nuestras terminales y también en internet“.

Pero la American Civil Liberties Union (ACLU) está en total desacuerdo. Hace dos semanas, abogados de la ACLU de todo el país enviaron una carta escrita en términos fuertes a FirstGroup, la compañía matriz de Greyhound, en que indicaron que “varios incidentes en todo Estados Unidos han resultado en el acoso y la caracterización racial de personas de minorías y sus familiares, sin importar su estatus inmigratorio, así como la detención y deportación de clientes de Greyhound”.

“Como empresa privada, Greyhound tiene el derecho constitucional contemplado en la Cuarta Enmienda de negar a la CBP autorización para subir y hacer requisas sin causa probable o una orden judicial, suponiendo que sean rutas nacionales y que no pasen por cruces fronterizos oficiales”, indica la carta. “Sin embargo, Greyhound se ha negado a ejercer ese derecho o informar al Departamento de Seguridad Nacional, que maneja la CBP, que no permitirá que los agentes aborden ilegalmente sus autobuses”.

border patrol
Los controles de inmigración a lo largo de la frontera con Canadá y México, como este en 2010 en la estación de Amtrak en Buffalo-Depew Amtrak, no son nada nuevo. Pero la verificación de estatus inmigratorio de pasajeros de autobuses Greyhound en la Florida sí lo es. TODD HEISLER NYT

La ACLU indicó que un fallo de la Corte Suprema federal de 2018, en el caso Collins vs. Virginia, significa que las autoridades tienen que tener causa probable para subir a un autobús.

En ese caso, el alto tribunal falló que “tiene que haber causa probable para el registro... al hacer cumplir la prohibición de la Cuarta Enmienda contra registros poco razonables, el tribunal ha insistido en la causa probable como una exigencia mínima para un registro razonable” permitido por la Constitución.

“Por lo tanto, la CBP tiene que tener causa probable para abordar y buscar infracciones de inmigración”, escribió la ACLU. “Este comportamiento es inaceptable y FirstGroup Plc tiene la autoridad para cambiarlo“.

Greyhound declinó comentar sobre la postura de la ACLU.

Si tienes una orden de deportación, estas opciones podrían ayudarle para frenar su caso.

  Comentarios