Sur de la Florida

Grupo secreto trata de obstaculizar enmiendas a la Constitución de la Florida

Miami Herald -Archivo

Una organización secreta que tiene por objetivo obstaculizar enmiendas aprobadas por los electores ha después del ciclo electoral 2020 ha gastado más de $800,000 en recopiladores de peticiones pagados en los últimos cuatro meses, usando fondos de fuentes no identificadas, lo que plantea la posibilidad de otra batalla reñida por el futuro de la regulación energética en la Florida.

La organización, que se hace llamar Keep Our Constitution Clean, dice que su propósito es proteger la Constitución estatal de medidas ideadas por intereses especiales.

Pero activistas que participan en otras campañas de peticiones creen que el grupo está vinculado con el sector de servicios básicos, que se opone a una enmienda propuesta para desregular los monopolios estatales de servicios básicos, de la misma que el sector de telecomunicaciones se desreguló hace 37 años.

Keep Our Constitution Clean ha formado un comité político y un grupo sin fines de lucro financiado con dinero de fuentes no identificadas para contratar a personas que recojan firmas para una enmienda que exige que cualquier enmienda que los electores aprueben en el futuro tendría que aprobarse dos veces antes de convertirse en ley.

Aunque la organización ha presentado un informe anual ante la División de Corporaciones, como lo exige la ley, no ha identificado a sus donantes, como exigen a las entidades sin fines de lucro el IRS y el Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de la Florida.

Una portavoz de la organización dijo que el grupo ha solicitado al IRS una prórroga de seis meses para presentar la documentación, pero no dijo si ha presentado al estado los documentos necesarios para inscribirse como organización sin fines de lucro, como exige la ley.

“Estamos operando bajo el sistema y la estructura jurídica en vigor. Lo que usted está cuestionando es la estructura. Nosotros no formulamos la estructura”, dijo Sarah Bascom, portavoz de Keep Our Constitution Clean. “Estamos operando bajo la misma estructura jurídica que todos los demás grupos”.

El grupo parece tender raíces bipartidistas.

Tres abogados de Broward con lazos con demócratas floridanos —Jason Blank, Jason Haber y Richard Corey— son los agentes registrados de la entidad sin fines de lucro y crearon el comité político. Blank refirió todas las preguntas a Bascom, quien no dijo quiénes son los organizadores ni los que financian la organización.

Bascom Communications trabaja estrechamente con republicanos y algunas de las mayores corporaciones en el estado, como Associated Industries of Florida, y uno de sus principales fundadores, la electrogeneradora Florida Power & Light. Y ha contratado a una firma de recopilación de firmas de otro estado, Silver Bullet, dirigida por Tim Mooney.

Pero ninguno dice ser el organizador del esfuerzo y esas personas, quienes quiera que sean, no tienen ningún interés en decir a los electores quiénes los financian.

“Son los fundadores las empresas de servicios públicos? La respuesta es no’’, dijo Bascom. “Pero no puedo entrar en más detalles”.

El bufete de abogados Ausley McMullen, de Tallahassee, presentó los documentos de incorporación el 24 de enero de 2018, en momentos que surgían las primeras ideas de la Comisión de Revisión Constitucional, como una propuesta para desregular a las empresas de servicios públicos.

Entre los clientes de ese bufete está TECO, la electrogeneradora con sede en Tampa. Otro bufete que el Herald/Times ha conocido que está trabajando con el grupo es Gray Robinson, entre cuyos clientes está Gulf Power. Florida Power & Light y Gulf Power son propiedad de NextEra Energy.

Florida Power & Light, Tampa Electric Co. y Duke Energy no respondieron a solicitudes de declaraciones.

Bascom dijo que Our Constitution Clean “no se enfoca en ningún tema o enmienda particular”, como la oposición a desregular a las empresas de servicios públicos, aumentar el salario mínimo o prohibir las armas de asalto.

“En su lugar, nos enfocamos en los procesos’, dijo, agregando que solamente en otro estado Nevada, existe la exigencia de aprobar una petición dos veces.

Las opacas leyes de información de la Florida han permitido anteriormente al sector de empresas de servicios públicos del estado ocultarse tras un comité político y un grupo sin fines de lucro para socavar el acceso de los electores una enmienda constitucional para ampliar el uso de la energía solar en las viviendas. Esta enmienda habría impulsado un amplio mercado de energía solar en la Florida al eliminar el obstáculo de las ventas de terceros.

Pero las compañías de servicios públicos respaldaron una enmienda rival que alegaba proteger el derecho a la energía solar. Los defensores de esa enmienda gastaron más de $22 millones, crearon un comité político llamado Consumers for Smart Solar y empleado tácticas duras para eliminar la enmienda favorable a la energía solar.

Consumers for Smart Solar alegó que su enmienda respaldada por las empresas de servicios públicos, pero los defensores de la energía solar alegaron que la propuesta restringiría la ampliación de la energía solar en la Florida.

Este año ha surgido otro grupo que amenaza el monopolio sobre el mercado de energía solar en la Florida, y dice que lo que ha observado es que el sector de las empresas de servicio público está empleado las mismas tácticas.

Citizens for Energy Choices, con sede en Gainesville, ha propuesto una enmienda que desregular la industria de servicios públicos, con el fin de abrir el mercado a la competencia en materia de gas natural, energía solar y otras fuentes alternativas de energía. Los organizadores de Citizens for Energy Choices temen que Keep Our Constitution Clean es una pantalla de la industria de servicios públicos.

Screen Shot.jpg
Captura de pantalla del contrato de Let the Voters Decide. El grupo ha realizado campañas de petición para la enmiendas de Citizen Voters y Keep Our Constitution Clean, las dos financiadas por grupos con financiamiento nada transparente. Miami Herald

La ley federal permite que los intereses especiales establezcan entidades sin fines de lucro 501(c)(4) y 501(c)(6). Estas organizaciones pueden recibir contribuciones ilimitadas de empresas, individuos y sindicatos, y no tienen que informar públicamente sobre esos fondos. Aunque su actividad política debe ser ser limitada, el IRS ha hecho poco por hacer cumplir esos límites, según Opensecrets.org, una entidad no partidista que se dedica a analizar la recaudación de fondos con fines políticos.

Bascom no explicó por qué los donantes del grupo no quieren que el público sepa quiénes son. “No nos estamos ocultado detrás de un 501(c)(4)“, dijo. “No tenemos obligación de revelar esa información, pero no tenemos nada que ocultar”.

Bascom también justificó la creación de una entidad sin fines de lucro 501(c)(4) como algo necesario para evitar las críticas.

“En nuestro ambiente político, hay grupos que presionan a favor de enmiendas y algunos están en desacuerdo con el proceso de aprobar esas enmiendas, con lo que se exponen a diferentes tipos de reacción”, dijo.

Keep Our Constitution Clean “comenzó en 2018 como un esfuerzo por educar a la Comisión de Revisión Constitucional sobre las implicaciones de sus muchas propuestas para enmendar la constitución de la Florida”, dijo Bascom.

Samantha J. Gross, redactora del Miami Herald, contribuyó a esta información.

  Comentarios