Sur de la Florida

¡Cuidado donde nada! Detectan heces fecales en las playas más populares del sur de la Florida

Antes de ir a la playa, lo mejor que puede hacer es cerciorarse de que se trata de un lugar seguro para nadar, entrar al agua y disfrutar del día.

Elevados niveles de excrementos han obligado al Departamento de Salud de la Florida a emitir el miércoles advertencias sobre el peligro de entrar al agua y nadar en ocho playas del Condado Miami-Dade. Otras playas del estado —entre ellas seis que están en el Condado Okaloosa— también fueron puestas en alerta.

Las advertencias emitidas para Miami-Dade corresponden a las siguientes playas: Surfside, ubicada en la calle 93; North Shore, localizada en la calle 73; Collins Park, en la calle 21; South Beach, en la avenida Collins; South Beach, en South Pointe Drive, y Virginia Beach.

Las dos playas de Key Biscayne llevan varios días bajo advertencias: Crandon South desde el 2 de agosto, y Crandon North desde el 7 de agosto.

Las advertencias se dieron a conocer después que en las muestras de agua que se tomaron, se detectó un alto nivel de enterococci, una bacteria que por lo general se encuentra en el tracto intestinal de humanos y animales.

El sur de la Florida no es la única región que tiene problemas en las playas.

También el miércoles, el Departamento de Salud emitió advertencias para seis playas del Condado Okaloosa.

Liza Jackson Park, Garniers Park, Marler Park, Wayside Park, Lincoln Park y Rocky Bayou State Park debieron cerrarse por los altos niveles de la bacteria que se hallaron, según un parte de prensa.

Las seis playas obtuvieron resultados “pobres”, lo que quiere decir que las muestras tienen más de 71 o más unidades de la bacteria enterococci por cada 100 mililitros de agua.

Una y otra vez, algunas de estas playas, como Rocky Bayou y Garniers, han arrojado malos resultados. Casi la mitad de las muestras de agua tomadas este año en Rocky Bayou fueron negativas, de acuerdo con archivos estatales. De igual modo, las últimas tres pruebas hechas en Garniers indican el hallazgo de altos niveles de la bacteria.

Aunque no está del todo claro por qué las playas de Okaloosa han tenido últimamente un aumento en los niveles de la bacteria, la agencia señaló que el problema podría estar relacionado con los desagues de tormentas, vida silvestre, excrementos de mascotas y aguas residuales.

  Comentarios