Sur de la Florida

Organización de ayuda a venezolanos recién llegados reabre sus puertas en Miami

El alcalde de Doral, Juan Carlos Bermúdez, posa para una foto con el equipo de voluntarios de Raíces Venezolanas, una organización de ayuda a los venezolanos recién llegados.
El alcalde de Doral, Juan Carlos Bermúdez, posa para una foto con el equipo de voluntarios de Raíces Venezolanas, una organización de ayuda a los venezolanos recién llegados.

En julio, Angelina Estrada, una periodista venezolana originaria de Maracaibo, cruzó el Río Grande con su hijo de dos años, Martín, a cuestas. Su meta era llegar a los Estados Unidos a través de la frontera mexicana y eventualmente hacerse camino hasta Florida.

Dos meses después —y luego de haber pasado una corta estadía en un centro de detención en McAllen, Texas— Estrada está en Miami. Nuevamente con Martín a cuestas, pasó este viernes por la tarde revisando donaciones almacenadas en un deposito ubicado al oeste del aeropuerto de Miami.

“Venía sobre todo por una silla de carro para el niño porque ando con una prestada. [También] me ofrecieron ropita porque cuando crucé el río yo tuve que dejar el bolso [que llevaba]. Me quedé sin nada y acá nos han dado un poquito de cosas que nos hacen falta y bueno, son bien recibidas”, dijo. “Uno llega aquí y comienza desde cero, sin nada”.

La organización que la ayudó a comenzar de nuevo se llama Raíces Venezolanas. Fundada en 2016 por Patricia Andrade, activista de derechos humanos e inmigrante venezolana, Raíces entrega artículos domésticos donados (muebles, ropa, juguetes, mantas y vajilla) a los venezolanos recién llegados que los necesitan.

El local que visitó Estrada había abierto el día de su visita. Luego de haber pasado dos meses en un deposito que se encontraba frente a El Arepazo, en Doral, Raíces se pudo mudar a este espacio con mayor capacidad. La mudanza tomó dos meses.

“Todo el mundo nos decía, ‘¿Cuando van a abrir? ¿Cuando van a abrir?’ Es que es duro, montar todo esto”, dijo Andrade. “Y ahora yo veo más necesidad que nunca. De broma no se lo llevan a uno [cuando la gente vienen a recoger cosas]”.

Cada una de las 10 unidades que alquila Raíces en su nuevo depósito tiene un tema. Hay una para artículos de cocina, lleno de ollas, arroceras, sartenes, licuadoras y cafeteras. “El venezolano toma mucho café”, explica Andrade. Hay una solo para sábanas, otro para peluches y juegos de mesa. Según Andrade, el 90% de los objetos son usados, y el 95% de ellos son donaciones de miembros de la comunidad venezolana ya establecida en el sur de Florida.

Como explica Andrade, las visitas a Raíces de personas como Estrada, que alguna vez formaron parte de una clase media educada en Venezuela pero que han tenido que cruzar la frontera con México para venir a Florida, se están volviendo cada vez más comunes.

“Ahora están empezando más y más a entrar por la frontera. Yo escucho sus historias y me pegan mucho”, dijo. “Pensar en la necesidad que lleva a una mamá a pasar por todo eso. La verdad es que te conmueve”.

En la re-apertura de Raíces estuvo presente el alcalde de Doral, Juan Carlos Bermúdez. En su ciudad vive una de las comunidades de inmigrantes venezolanos más grandes de Florida.

“Yo creo que esto es un gran ejemplo de la generosidad de nuestra comunidad. Es importante porque la gente sabe que hay que ayudar al pueblo de Venezuela, pero también entendemos que hay muchos venezolanos que están llegando que vienen sin nada. [Raíces] es como una obra de amor, y obviamente esta gente se merece el apoyo”.

Añadió el alcalde: “Todos nosotros que hemos venido, como yo que vine muy joven, a los tres años con unos padres que tuvieron que irse de Cuba, entendemos lo que es cuando te ayudan”.

Aunque los voluntarios de Raíces estaban felices de trabajar en un espacio más grande y más conveniente, la mudanza y la re-apertura de la organización benéfica no fue un asunto completamente festivo. Después de todo, si Raíces se está expandiendo, es porque la necesidad que sienten los venezolanos recién llegados también está creciendo.

“Ayudar significa que el problema sigue,” dijo Andrade.

Además de continuar apoyando a los recién llegados de Venezuela, Raíces también está canalizando algunos bienes donados, como agua embotellada y alimentos enlatados, para ayudar a los afectados por el huracán Dorian en las Bahamas.

Cualquiera que busque ayudar puede comunicarse con Andrade a través del sitio web de su organización.

Lautaro Grinspan is a bilingual reporter at the Miami Herald and el Nuevo Herald. He is also a Report for America corps member. Lautaro Grinspan es un periodista bilingüe de el Nuevo Herald y del Miami Herald, así como miembro de Report for America.
  Comentarios