Sur de la Florida

CBP rechaza a cientos de evacuados de las Bahamas

Residentes sin hogar de las islas Abaco esperan transporte y donaciones

Los evacuados se reúnen en el puerto de Marsh Harbour en Abaco el viernes 6 de septiembre de 2019 en espera de abandonar la isla después de que el huracán Dorian azotara las Bahamas.
Up Next
Los evacuados se reúnen en el puerto de Marsh Harbour en Abaco el viernes 6 de septiembre de 2019 en espera de abandonar la isla después de que el huracán Dorian azotara las Bahamas.

Cientos de evacuados de las Bahamas que intentaban viajar a Estados Unidos fueron rechazados en el aeropuerto internacional de Nassau.

Además del pasaporte, los funcionarios de la aerolínea confirmaron al Miami Herald que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) ahora exige que algunos bahameños tengan visas para viajar a EEUU.

Varios pasajeros, algunos con visa y otros sin visa, que llegaron al aeropuerto internacional de Miami el miércoles por la noche le dijeron al Herald que solo se les permite permanecer en el país durante dos semanas. A los viajeros de Ábaco y Gran Bahamas los están sometiendo a controles adicionales por parte de agentes de inmigración estadounidenses en Nassau, dicen los pasajeros y los funcionarios de las aerolíneas.

Otros documentos que solicitan los agentes de la CBP incluyen comprobantes de ingresos, propiedades, facturas de servicios públicos, información de contacto del empleador y comprobantes de vuelos de regreso comprados previamente.

Narración: Abel Fernández. Las noticias más destacadas del viernes, 13 de septiembre de 2019.

Las evaluaciones más exhaustivas representan una desviación dramática de la relación de inmigración fluida que existía entre los Estados Unidos y las Bahamas antes del huracán Dorian.

“No puedo demostrar que poseo propiedades cuando la tormenta se llevó todos mis documentos. Me piden lo imposible”, dijo Rachel Thomas de Abaco, quien fue rescatada de su techo en medio de las crecientes aguas.

Thomas fue rechazada por la CBP el lunes porque no tenía pruebas de sus ingresos. “¿Cómo se supone que debo proporcionar copias de mis facturas de luz cuando todo lo que me queda es la ropa que llevo puesta?”.

Antes de la tormenta, los bahameños podían abordar vuelos con destino a los Estados Unidos después de presentar sus pasaportes y pruebas de que no tenían antecedentes penales. Ahora, los bahameños que esperan evacuar a los Estados Unidos desde Gran Bahamas y Abaco, zonas arrasadas por la tormenta, se enfrentan a largos escrutinios adicionales por parte de funcionarios estadounidenses, lo que hace que muchos sean rechazados o pierdan sus vuelos.

“Solo porque éramos de Abaco nos separaron. Perdimos nuestro vuelo esperando en la fila”, dijo Jade Darling, de 24 años, quien llegó a MIA el miércoles en Bahamasair con su pasaporte bahameño y su registro policial.

Señaló que los funcionarios le pidieron el nombre y la información de contacto de su jefe, así como la cantidad de dinero que tenía en el banco. También querían saber qué tan grave había sido el daño a su casa en Abaco, y señaló que las autoridades les decían a los pasajeros que no inscribieran a sus hijos en las escuelas de los Estados Unidos.

La CBP no hizo comentarios sobre la situación, pero le dijo al Herald que los requisitos de la agencia para los ciudadanos de las Bahamas “no han cambiado”. El tiempo que la persona puede permanecer en los Estados Unidos siempre ha sido a discreción del funcionario de la CBP y varía según el caso, dijo la agencia.

Por lo general, la duración predeterminada de la estadía es de aproximadamente seis meses. Sin embargo, los oficiales de la CBP tienen en cuenta varias cosas cuando toman su decisión sobre cuánto tiempo podrá quedarse el ciudadano bahameño.

“Cada solicitud es diferente y depende del criterio del funcionario”, dijo un portavoz de la CBP. “Siempre observamos cuántas veces la persona ha viajado a los Estados Unidos y cuánto tiempo ha pasado aquí durante el año. Tenemos en cuenta si creemos o no que su intención es quedarse aquí o eventualmente regresar.

Un portavoz de la CBP refirió al Herald a la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que dice que los agentes también pueden considerar los activos de una persona, o si un viajero tiene ciertas enfermedades contagiosas o condenas penales.

La administración Trump anunció que no otorgaría el estatus de protección temporal a los bahameños, lo que les habría permitido trabajar y vivir en los Estados Unidos hasta que pudieran regresar con seguridad.

Cuatro pasajeros que llegaron a Miami desde Nassau el miércoles por la noche le dijeron al Herald que solo se les concedió unas dos semanas en los Estados Unidos. El martes, una madre que busca reunirse con su hija de 12 años, quien se separó de su familia en el aeropuerto Palm Beach International, dijo que los agentes de la CBP le dijeron que también estaba restringida a una estadía corta.

“Me dieron hasta el 26 de septiembre. ¿Cómo se imaginan que eso está bien? Ni siquiera quiero pensar en lo que haría si tuviera que irme antes de poder reclamar a mi propia hija”, dijo. Su hija permanece bajo custodia del gobierno de Estados Unidos.

Un asistente de MIA confirmó que alrededor de 60 personas habían abordado lo que originalmente se suponía que era un vuelo nocturno de 120 personas desde Nassau el miércoles.

“Los vuelos que estaban totalmente reservados despegan con casi ningún pasajero a bordo”, dijo al Herald un agente de boletos de Bahamasair en Nassau. Ella pidió no ser identificada por temor a que la despidieran. “La CBP rechaza a muchas personas y estamos emitiendo reembolsos”,

Woodrow Wilson, consultor sénior de ventas en Bahamasair, confirmó que las personas de Abaco y Grand Bahamas se enfrentan a escrutinios más estrictos.

“Normalmente, los bahameños podían viajar sin visa una vez que tuvieran un registro policial en su poder”, dijo Wilson al Herald el miércoles. Ahora, “si no cumplen con los requisitos de la Patrulla Fronteriza, serán rechazados”.

Thomas, quien fue rechazada y abandonada en Nassau, ahora se queda con los pastores cristianos que conoció en el aeropuerto. Su madre enferma, con quien viajaba, también fue rechazada por los oficiales de la CBP. La madre de Thomas, Shirley, tiene diabetes, Alzheimer y enfermedad vascular crónica. Ella recibe tratamiento en los Estados Unidos regularmente.

“Pidieron pruebas de que regresaríamos, aunque compramos boletos completos de ida y vuelta”, dijo.

Sus maletas llegaron a Florida, aunque ella no lo logró.

  Comentarios