Sur de la Florida

Propuesta de marihuana recreativa en Florida recauda $1 millón

Una campaña de marihuana recreativa de tres semanas de antigüedad respaldada por la industria de la yerba ha recaudado más de seis veces la cantidad de dinero recogido por una iniciativa popular de larga data para legalizar la droga para uso por parte de adultos.

La propuesta Make it Legal Florida (Legalicémoslo, Florida) está presidida por Nick Hansen, cabildero de una cadena de marihuana medicinal, MedMen, con sede en California, y ex asesor del representante estatal republicano Jeff Brandes, de San Petersburgo.

MedMen y el gigante de la marihuana Surterra, con sede en Atlanta, ambos con operaciones en la Florida, están detrás de los casi $1.2 millones recaudados hasta el momento, según la División de Elecciones.

El incipiente esfuerzo, presentado el 22 de agosto, espera enmendar la Constitución para permitir a los adultos mayores de 21 años tener, usar, comprar y transportar hasta 2.5 onzas de marihuana para “uso personal” y les da a los centros de tratamiento de marihuana medicinal existentes en el estado el derecho exclusivo de venderla.

Hansen dice que apenas están comenzando.

“Estamos decididos a ganar”, dijo

Dijo que recién comenzaron a recolectar firmas utilizando una empresa pagada de recolección de peticiones esta semana, y están usando correo directo, redes sociales, correo electrónico y anuncios en línea para llegar a los votantes potenciales. Hansen se abstuvo de revelar qué firma de recolección de peticiones ha contratado.

La iniciativa también ha lanzado un sitio web donde los votantes pueden imprimir, firmar y enviar peticiones, y contrató a la misma dinámica firma de relaciones públicas que logró la enmienda de los derechos de las víctimas de la “Ley de Marsy para Florida” en la papeleta electoral en 2018.

El grupo se dirige a los votantes que firmaron peticiones para legalizar la marihuana medicinal en 2014 y 2016, así como a ciertos grupos que apoyaron otras iniciativas del uso ampliado de cannabis.

“No vamos a escatimar esfuerzos”, dijo. “Vamos a agotar todas las vías”.

Regulate Florida, presidida por el abogado de Tampa Michael Minardi, ya ha reunido suficientes firmas para una propuesta que suscite una revisión judicial y financiera, pero solo ha recaudado alrededor de $180,000 desde que comenzó en 2015.

La narrativa de Minardi igualmente limita el consumo de marihuana a personas de 21 años o más, pero también incluye el cultivo de marihuana.

Una diferencia clave es el lenguaje que exige que el estado adopte una nueva estructura de licencias para el cultivo, fabricación, prueba y venta de marihuana, y no menciona a los titulares de licencias existentes como parte de la propuesta.

La estructura actual para las licencias de marihuana medicinal es “verticalmente integrada” y ha sido ampliamente criticada por grupos de base y activistas de la marihuana en la Florida. Según la estructura actual, los titulares de licencias deben ocuparse del crecimiento, procesamiento, prueba, distribución y venta de su producto sin ayuda de terceros. Los críticos dicen que el sistema ha disuadido a las empresas locales más pequeñas de unirse al mercado debido al amplio conjunto de competencias (y presupuesto) necesarios para administrar una empresa de “de semilla-a-ventas”.

En cambio, las grandes empresas nacionales adquieren las licencias, que a veces se venden por millones de dólares. MedMen pagó $53 millones por su licencia el año pasado.

Todo el sistema podría trastornarse si la Corte Suprema de la Florida retoma un caso clave presentado por Florigrow, la compañía de marihuana con sede en Tampa. El representante Anthony Sabatini, un republicano del condado de Lake, está tratando de debatir el caso totalmente en un proyecto de ley que levantaría los límites de las licencias y anularía el sistema de integración vertical.

Minardi dijo que cree que los componentes clave de su enmienda, como permitir la marihuana de cosecha propia y la protección de los empleados, son cruciales por lo que podría convertirse en ley en Florida.

“Apoyo un avance con la legislación, pero no me gustan las limitaciones”, señaló Minardi, quien también dijo que trató de proponer sugerencias para el texto del voto de Hansen. “Seguimos presionando, seguimos avanzando”.

Hansen dijo que el lenguaje estricto de su campaña es intencional y los ayudará a cumplir con la ley lo más posible. La ley de Florida requiere que una iniciativa solo aborde un tema o asunto, y no intente cambiar la ley de múltiples formas.

La campaña de Minardi fue criticada por la Fiscal General Ashley Moody, quien señaló que el texto era más largo que el Artículo I de la Constitución de la Florida.

“No hay forma de que puedan resumirse claramente 10 páginas de la ley en 75 palabras, y menos y transmitirles adecuadamente a los votantes exactamente aquello por lo que votarán “, escribió Moody en un comunicado.

Los expertos en peticiones de marihuana dicen que el lenguaje restringido junto con el respaldo de la industria pesada es lo que hará que la campaña de Hansen sea exitosa.

“No pueden llegar y tratar de cambiar el mundo porque esa no es su lucha”, dijo John Morgan, el destacado abogado de lesiones personales de Orlando que financió dos campañas de petición para legalizar la marihuana medicinal. “Estoy de acuerdo en que la integración vertical elimina la competencia. Soy un capitalista de mercado libre. Pero esa es una contienda para otro día”.

Morgan agregó que las donaciones son “financieramente obvias“ para las empresas que podrían vender la marihuana legal cuando llegue el momento.

“El dinero es una gota en el mar”, dijo. “Si las tiendas de licores solo pudieran vender spitzers de vino y luego pudieran vender licores fuertes; pero tienen que gastar $10 millones para hacerlo. Es así”.

Morgan no está formalmente involucrado con ninguna de las peticiones.

Taylor Biehl, director de políticas de la Asociación Comercial de Marihuana Médica, dice que las grandes donaciones son una buena señal, pero que más compañías “tendrán que hacerse presentes” para financiar una campaña relativamente rápida. Ingresaron a la carrera apenas el mes pasado y tienen hasta febrero para recolectar 766,200 firmas.

Donar no solo es “la inversión más sabia que puede hacer un MMTC hasta la fecha”, dijo, sino que el lenguaje también ofrece la mejor oportunidad de lograr la aprobación constitucional.

“Es un buen momento para una enmienda que pueda soportar cualquier desafío judicial si se implementa correctamente”, dijo.

Roz McCarthy, fundador de Minorities for Medical Marijuana, dijo que tener mucho dinero y empresas poderosas que lideren la promoción de la marihuana recreativa no es algo malo, siempre y cuando usen sus voces para enaltecer a las personas de color y para abordar la forma como se han visto desmedidamente afectadas por cargos penales por delitos de marihuana.

“Los MedMen y Surterras del mundo tienen el dinero, el respaldo y el privilegio”, dijo. “Realmente pueden cambiar la dinámica de esta conversación”.

  Comentarios